Subastas de coches – Cómo funcionan y que debes saber antes de comprar

Última actualización: 03.03.24

 

Al día de hoy existen muchas alternativas para comprar un coche. En este sentido, una de las modalidades que ha cobrado mayor fuerza en los últimos años es la subasta de coches, que para muchas personas es la manera de llevarse a casa justo lo que necesitan a un precio inmejorable. 

Cuando pensamos en comprar un coche usado siempre queremos adquirir el mejor y al precio más asequible. Una de las maneras de lograrlo podría ser a través de las denominadas subastas de coches, que ponen al alcance de presupuestos ajustados algunos modelos que quizá de otra manera no se podrían comprar.

En las siguientes líneas explicaremos en detalle en qué consiste esta manera de adquirir un coche y los aspectos más importantes que debes conocer antes de involucrarte en una subasta.

 

¿Qué es una subasta de coches?

Al igual que sucede con subastas de obras de arte, piezas de colección, etc. Una subasta de coches no es otra cosa que poner un coche en venta y permitir que se lo lleve el mejor postor. Generalmente ocurre a través de un intermediario que será quien gestione todo el proceso y, por supuesto, obtendrá alguna ganancia.

Actualmente existen varias modalidades cuando se trata de subastas de coches. En primer lugar tenemos las físicas y las que se realizan online. Asimismo, existen las subastas públicas y las privadas. Cada modalidad tiene sus ventajas y desventajas.

Por ejemplo, mientras que en una subasta física puedes tener mayor oportunidad de interactuar con la unidad de tu preferencia, en la subasta online tendrás que guiarte por la información escrita y la reputación de la página en la que te has dado de alta.

 

¿Qué tipos de coches puedes encontrar en las subastas?

Las subastas incluyen todo tipo de coches, los cuales pueden provenir de empresas o particulares. Es muy común encontrar flotas de alquiler o renting, ya que las empresas buscan renovar sus unidades de forma periódica y recuperar algo del dinero invertido de manera rápida. 

También, con un poco de suerte, en las subastas se pueden encontrar algunos coches provenientes de concesionarios, los cuales no lograron venderse en el tiempo esperado.

Por otro lado, en las subastas públicas se pueden encontrar coches que anteriormente pertenecían a oficiales del gobierno, así como aquellos provenientes de embargos, fianzas e incautaciones.

En el caso de estos últimos, es necesario tener mucho cuidado, ya que en el historial del coche podría estar registrado que estuvo involucrado en algún hecho delictivo o también podría tener deudas pendientes por cubrir.

 

¿Quiénes pueden participar en una subasta?

Algunas subastas están limitadas para profesionales que están registrados en el Impuesto de Actividades Económicas. No obstante, en las subastas online y en las subastas públicas cualquier particular puede participar y pujar por el coche de su preferencia sin ninguna restricción.

En cuanto a los requisitos, algunas subastas requieren el pago de un depósito para poder participar de ellas. Lo más común es que se trate de un porcentaje que está entre el 15 o 20% del precio de salida del coche. Tal importe se perderá si se puja por una unidad y después de ganar la subasta no se paga.

De igual forma, algunos organizadores de subastas piden pagar una comisión después de haberse llevado a cabo la venta. Dicho importe servirá, entre otras cosas, para cubrir algunos gastos derivados de la inspección del coche, lo cual permitirá que los interesados tengan al alcance más información en relación al estado mecánico del vehículo.

Cabe destacar que en el caso de que un coche tenga pagos pendientes, el comprador deberá saldar la deuda, independientemente del pago de comisiones o depósitos por la subasta.

¿En qué debes fijarte al comprar un coche a través de una subasta?

Si bien, comprar un coche en subasta puede terminar como una aventura exitosa, lo cierto es que no se puede ir a ciegas. Como en todo, debes conocer algunos conceptos, familiarizarte con ciertos términos y políticas, además de ser bastante precavido y suspicaz.

 

Algunos consejos

Ten muy claro qué quieres comprar y cuál es tu presupuesto

No pierdas nunca de vista qué coche necesitas, cuáles son las características principales con las que debe cumplir y cuánto estás dispuesto a pagar por él. Es muy probable que encuentres alguna oportunidad asombrosa que no quieres perder y termines gastando más de lo esperado.

Infórmate muy bien

Cuando hayas identificado un coche que cumple con tus expectativas, infórmate muy bien acerca de él. Investiga todo lo que puedas y trata de convertirte en un pequeño experto acerca de ese coche en particular. Dentro de los datos que debes tener muy en cuenta está el precio de mercado del modelo, ya que en la puja podrías perderte y terminar pagando más. Esto es muy común cuando alguien suele encapricharse porque está convencido de que el coche en cuestión es lo que quiere.

Analiza todo respecto al estado de la carrocería, el sistema eléctrico, cámaras traseras para coche, daños identificados y otros aspectos como el tipo de transmisión, combustible, etc.

Revisa el kilometraje y el historial de mantenimiento del coche

Nunca compres un coche en subasta o de segunda mano sin antes haber revisado muy bien estos datos. De ser posible, investiga si la unidad cuenta con un certificado de kilometraje para evitar ser presa de alguna trampa. También, echa un vistazo a los servicios que han sido aplicados al coche y si existe algún documento que contenga un historial de todos los mantenimientos a los que se ha sometido.

Esto será especialmente importante si el coche que ha captado tu atención cuenta con un kilometraje alto. El exterior puede que no tenga ningún detalle estético de importancia; no obstante, el motor ha sufrido un desgaste inevitable que solo puede minimizarse si los lubricantes y otros fluidos han sido reemplazados con la frecuencia necesaria.

Estado legal del coche

Algunos sitios de subastas pueden ofrecer coches con multas, las cuales deben quedar liquidadas al momento de la adquisición. Si tienes dudas puedes acercarte a las oficinas de tráfico y solicitar un informe del coche.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS