Última actualización: 27.06.19

 

Manómetro – Opiniones, Análisis y Comparativa en 2019

 

Mantener a raya la presión de tus neumáticos es clave, tanto para la seguridad de tus viajes como para ahorrar combustible durante los mismos. En ambos casos, un buen manómetro es todo lo que necesitas para este fin. Aunque dado lo importante que resulta esta medición, es clave que el manómetro sea de calidad y se ajuste a tus necesidades. Si no quieres complicarte mucho, el manómetro WZTO 9000-TYJD cuenta con un diseño tipo profesional, con pantalla LCD en la que ver las lecturas y capacidad para medir hasta 255 PSI de presión. Si prefieres algo más sencillo y económico, el modelo TireTek Flexi-Pro mide hasta 4 bares de presión, cuenta con una buena precisión y puedes llevarlo a donde quieras por su tamaño compacto.

 

 

Los mejores manómetros del mercado

 

Cuando se trata de saber cuál es el mejor manómetro que podemos encontrar para llevar con nuestro coche o tener en nuestro taller son muchos los aspectos que se nos plantean. Tantos casi como modelos existentes actualmente. Por suerte, para que encontrar el mejor manómetro del momento no sea un proceso que te deje sin aire te presentamos algunos productos destacados por su precio y buena calidad.

 

Manómetro digital

 

WZTO 9000-TYJD

 

Dentro de los mejores manómetros del 2019 se encuentre el medidor WZTO 9000-TYJD. Un manómetro digital de carácter mixto, que nos sirve tanto para medir la presión actual de nuestros neumáticos como para inflar los mismos, con solo conectar una entrada de aire adecuada.

Un modelo que tiene varias ventajas, como la de ofrecer una pantalla digital y retroiluminada, que hace fácil ver las mediciones incluso durante la noche. Para ello, cuenta con una pantalla de buen tamaño y números grandes, que hacen fáciles las comprobaciones rutinarias.

También cuenta con un amplio rango de trabajo, que va desde los 0 a los 255 PSI o 18 bares de presión, siendo apto incluso para su uso en camiones y otros vehículos industriales. Un producto tan eficiente como fácil de usar, gracias a su maneta de inflado, su válvula de desinflado y su botón de encendido, que activa el dispositivo.

Si estás buscando un manómetro de presión de aire de un rango amplio conoce algún detalle más sobre este modelo y sus funciones.

 

Pros

Amplio rango: Con este modelo podemos medir presiones de motos, coches, furgones y hasta camiones.

Pantalla retroiluminada: La pantalla retroiluminada hace fácil ver los datos en cualquier circunstancia.

Uso dual: Puede usarse como manómetro o inflador, con solo conectarlo a un compresor de aire adecuado.

Exacto: El medidor tiene una precisión considerable, con un margen de error del 1%.

Unidades: Puede presentar los datos en PSI, BRP, KPA o incluso kilos de presión por centímetro cuadrado, según necesites.

 

Contras

Válvula de salida: Aunque es eficiente en su cometido, la válvula de alivio tiene un diseño que es un imán para el polvo y la suciedad.

 

 

 

Manómetro de presión

 

TireTek Flexi-Pro

 

Pensado para quienes busquen un modelo barato pero de calidad, el manómetro de presión TireTek Flexi-Pro es una propuesta interesante. Un modelo con una calificación de precisión de grado B, de modo que sus resultados tienen un margen de error del 2%, apenas apreciable durante las mediciones.

Este modelo cuenta con una estructura de alta resistencia, a fin de evitar las fugas de aire durante el proceso de medición de las presiones, siendo íntegramente mecánico, así que funciona sin necesidad de preocuparnos por las pilas. Además, cuenta con ventajas para su uso, como la válvula de giro libre con la que es más fácil ajustarnos al ángulo de medida que requiere la rueda.

Se remata con la válvula de salida, para cuando sea necesario desinflar tus ruedas. Así pues, con tanto para ofrecer al usuario, no es extraño que este modelo esté considerado como el mejor manómetro de relación calidad precio de nuestra selección.

Sepamos algunos detalles más de este modelo y en qué puede ayudarnos en lo que a controlar la presión de nuestros neumáticos se refiere.

 

Pros

Fiable: Su fiabilidad es elevada, con un margen de error estimado del 2%.

Dial de gran tamaño: Tanto la aguja como los números del interior son grandes, para que veas con más claridad las medidas.

Punta giratoria: La punta giratoria facilita orientar el manómetro a la hora de realizar las mediciones.

Compacto: Es un producto de tamaño compacto y un peso ligero, que podrás llevar en tu coche cómodamente.

 

Contras

Rango de trabajo: El modelo tiene un rango de trabajo que va de 0 a 4 bares, por lo que no es apto para vehículos que trabajen a mayores presiones.

Tubo de conexión: Como modelo compacto que es, la manguera de conexión no es demasiado larga.

 

 

 

Manómetro para neumáticos

 

Schrader 19000

 

Proveniente de la que es, para muchos, la mejor marca de manómetros del momento, el modelo Schrader 19000 es ya un clásico en muchos talleres. Entre otras cosas por la amplia experiencia de la marca, que cuenta además con el respaldo de Michelin.

Un modelo que tiene ventajas como el contar con certificación Aenor o permitir medidas que van desde 0,7 a 11 bares de presión. Un producto que estaría cerca de ser el mejor manómetro actual si le preguntamos a un profesional, por contar con una construcción robusta y resistente.

Además, su dial combina una precisión elevada con un buen tamaño de lectura, para que obtengamos lecturas exactas sin tener que dejarnos la vista. Una comodidad que se remata con el buen tamaño del gatillo de inflado, para evitar pellizcos y otros inconvenientes durante el uso del dispositivo.

Si necesitas un manómetro para neumáticos homologado este modelo profesional posiblemente colme tus expectativas.

 

Pros

Alta resistencia: El manómetro cuenta con una construcción de calidad para soportar las condiciones de trabajo más intensas.

Licencia Michelin: Este producto ha sido fabricado bajo licencia de Michelin, lo que añade un extra de calidad a su diseño.

Certificado: El modelo cuenta con la certificación Aenor NFR:63, como prueba de su calidad y precisión.

 

Contras

Conexión: Este modelo debe conectarse obligatoriamente a un compresor o similar para que funcione.

Racor: No incluye el racor macho para conectar la manguera, que deberemos comprar por separado.

 

 

 

Manómetro Topeak

 

Topeak Shuttle

 

Aunque no sea uno de los manómetros más baratos de nuestra selección, el manómetro Topeak Shuttle es otro de los que merecen nuestra atención. Este manómetro ha sido diseñado para motos y bicicletas, aunque puede usarse sobre todo tipo de vehículos dentro de su rango de presión, pues incluye las válvulas adecuadas para ello. Un rango que, según dial, va desde los 0 hasta los 21 bares de presión, aproximadamente.

Hablamos de un manómetro resistente y con una fabricación de calidad, que soporta el uso y el paso del tiempo. Cuenta también con un dial de buen tamaño con un interesante marcado en blanco sobre fondo negro y aguja en amarillo, que hacen más fácil la lectura de la presión. Algo a lo que también ayuda su diseño rígido, frente a las mangueras flexibles, siendo adecuado para este tipo de usos.

Sepamos algunos detalles más de este modelo, para que te sea más fácil decidir qué manómetro comprar.

 

Pros

Compacto: Es uno de los manómetros más pequeños del mercado, siendo idóneo para bicicletas o motos.

Resistente: El modelo ha sido fabricado con materiales de alta resistencia, para durar más tiempo.

Adaptador: Se acompaña de los adaptadores necesarios para trabajar con diversos tipos de válvula.

 

Contras

Instalación: El proceso de instalación puede ser complejo, siendo recomendable ceñirse a las instrucciones.

Pérdidas de aire: Conviene asegurar bien el manómetro durante las mediciones, para reducir las pérdidas de aire.

 

 

 

Manómetro Michelin

 

Michelin Eurodainu Wonder

 

La pistola y manómetro Michelin Eurodainu Wonder es un modelo de corte profesional y con licencia original de la marca con la que inflar nuestros neumáticos con plena seguridad y control.

Para ello, el dispositivo dispone de una precisión ajustada, así como una resolución de 0,1 bares en su dial, simplificando el proceso de elegir la presión más adecuada para nuestras ruedas. Una presión que puede ir desde los 0,7 a los 11 bares que soporte el dispositivo, reflejando en el dial estas separaciones.

En cuanto a la manguera, la misma cuenta con un tamaño de 1,5 metros y una fabricación de alta resistencia, capaz de soportar sin deterioro las presiones más altas a las que funciona el dispositivo. Se remata con la palanca de inflado así como la válvula de salida, para que el ajuste de la presión sea aún más cómodo.

Para que tengas más claro lo que te ofrece este manómetro, veamos sus funciones y características más destacadas.

 

Pros

Calidad: El manómetro mantiene la calidad de fabricación habitual de la marca, para darnos una mayor durabilidad de uso.

Protector de goma mejorado: El protector de goma evita deteriorar el manómetro a causa de los golpes y caídas accidentales.

Manguera: Se acompaña de una manguera de 1,5 metros de largo. Muy adecuada para cuando sea necesario trabajar con cierta distancia del neumático.

 

Contras

Antigüedad: Siendo  un modelo de 2015, el mismo queda algo desfasado aunque sigue siendo eficaz en su cometido.

Escala: La escala solo se presenta en bares y no en PSI, lo que puede ser confuso para algunos usuarios.

 

 

 

Manómetro presión neumáticos

 

MotoDia MD2

 

Aunque por su nombre pueda parecer un producto diseñado para el mundo de las dos ruedas, el manómetro de presión de neumáticos MotoDia MD2 es un producto polivalente y con un margen más amplio de trabajo. Tanto como nos demuestran los 4 bares de presión que puede llegar a medir, suficientes incluso para algunos vehículos industriales ligeros, tales como furgonetas.

Este manómetro es idóneo para llevarlo con nosotros a cualquier parte, pues cuenta con un tamaño compacto y un peso muy ligero. También es fácil de usar, pues basta conectar la válvula, girar el dial para que lo veamos y hacer la lectura. Todo ello en un modelo situado entre los manómetros más baratos que hemos analizado, así que disponer de él no te supondrá tener que gastar demasiado en su compra ni tampoco tener que renunciar a funciones básicas de este tipo de dispositivos.

Pensado para quien busque un producto bueno y barato, veamos más datos sobre este manómetro.

 

Pros

Pantalla de gran tamaño: Aún en su tamaño reducido, el dial se ve con claridad y las lecturas se perciben de forma precisa.

Rango de trabajo: Es capaz de llegar a presiones de hasta 4 bares, siendo idóneo para motos, bicicletas y turismos.

Válvula giratoria: La válvula giratoria facilita la conexión al neumático y la lectura de la presión.

 

Contras

Ajuste: Algunos usuarios comentan la necesidad de apretar la válvula sobre el neumático para impedir fugas de aire.

Resistencia: EL producto no es excesivamente resistente, así que conviene tratarlo con cuidado.

 

 

 

Manómetro digital Topeak

 

Topeak Smartgauge D2

 

Para quien prefiera un manómetro digital Topeak, en el modelo Smartgauge D2 encontrarán una buena propuesta. Un dispositivo de pequeño tamaño aunque con una buena pantalla, en la que podemos realizar la lectura de la presión al momento, tanto en bares como en PSI, según nos interese.

Un producto compatible con válvulas Presta y Schrader, así que podrás usarlo con la gran mayoría de neumáticos del mercado sin complicaciones. Para ello cuenta con diversas mejoras, como un sistema giratorio que permite ajustar la válvula con comodidad, botonera para cambiar de medida e incluso válvula de salida, por si necesitas sacar algo de aire de las ruedas. Y aunque su tamaño engañe, este modelo es capaz de realizar mediciones de hasta 17 bares o 250 PSI, siendo así apto para todo tipo de neumáticos y usos.

Si eres de los que no quieren ir peleando con agujas, este manómetro digital es una alternativa de buena calidad.

 

Pros

Rango de trabajo: El manómetro puede medir presiones que van hasta los 17 bares o los 250 PSI.

Botón de liberación: El botón de liberación de presión facilita ajustar la misma en caso necesario.

Ligero: El producto pesa 63 gramos y tiene un tamaño muy ligero, así que puedes llevarlo a cualquier parte.

 

Contras

Decimales: La presión en bares solo se muestra con un decimal, echándose de menos el segundo.

Pilas: El producto pierde presión a medida que las pilas van reduciendo su carga, según comentan los usuarios.

 

 

 

Guía para comprar manómetros

 

El manómetro es el dispositivo clave para viajar con tranquilidad en carretera y mantener la presión de nuestros neumáticos a raya. Un producto que podemos encontrar en muchas gasolineras, pero con el inconveniente de que, muchas veces, el mismo está deteriorado, no es fiable o, aún peor, incluso nos obligan a pagar para usarlo. Por eso puede interesarte hacerte con un manómetro personal, más aún viendo cuánto cuesta el mismo. Una búsqueda que hacemos más fácil con nuestra guía para comprar el mejor manómetro y los consejos que te ofrecemos a continuación.

Guía de compra

 

Tipo de manómetro por conexión

Si nos asomamos a una comparativa de manómetros veremos cómo son muchas las opciones existentes. Para ir segmentando toda esta gama vamos a ver diversos aspectos, que te guiarán a la hora de encontrar un manómetro económico y de calidad. Y para empezar, hablaremos del tipo de manómetro según su conexión.

En el mercado podemos encontrar manómetros independientes y otros conectados. Los independientes son aquellos que no sirven para medir la presión en cualquier parte, sin necesidad de contar con un compresor o similar. Obviamente, son modelos que no sirven para inflar ruedas sino solo para medir su presión.

Si lo que queremos es medir la presión de los neumáticos y poder inflar los mismos, entonces sí es necesario contar con un manómetro conectado. Estos son los manómetros que vemos en los talleres y las gasolineras, que se conectan a un compresor de aire con el que ofrecer esa posibilidad de inflado que necesitemos. Así que, según lo que quieras hacer, deberías elegir un modelo u otro.

 

Analógico o digital

Tradicionalmente, los nanómetros siempre han sido analógicos, contando con una aguja oscilante en función de la presión medida, que se mueve sobre un dial pautado y regulado con los diferentes niveles de presión que pueda medir el dispositivo. Una solución sencilla y que, hoy día, ofrece una alta capacidad de visibilidad, aunque siempre hay que fijar algo la vista para dar con la medida exacta.

Para solventar esta pequeña molestia hoy día disponemos de los manómetros digitales. Estos dispositivos eliminan la aguja y el dial y lo reemplazan por una pantalla LCD de buen tamaño y, generalmente, retroiluminada. Una vez colocada la válvula del manómetro y pulsado el botón de activación veremos la medida correspondiente en pantalla y en la unidad de medición que hayamos elegido. Un método simplificado que hace más fácil y claro ver la presión de nuestras ruedas.

 

Rango de trabajo

Con estos dos parámetros ya tenemos elementos para ir descartando nanómetros que no nos interesen de nuestra selección. Pero hay uno que es clave para nuestra elección: el rango de trabajo del dispositivo.

Al igual que ocurre con los compresores de aire, los manómetros también trabajan con diferentes rangos o capacidades de presión. Así que, dependiendo de la presión que necesite el vehículo con el que vayamos a trabajar, así deberá ser el rango de presión aceptable o medible por el manómetro.

Como referencia, un manómetro de 0 a 4 bares es más que suficiente para controlar la presión de turismos, motos, bicicletas e incluso furgonetas ligeras. Sin embargo, en caso de que aumentemos el tamaño del vehículo, como pasa con los furgones de gran tamaño, camiones o autobuses, es necesario ampliar el rango de medida. El más habitual para estos usos es el que va de 0 a 11 bares, aunque para casos extremos podemos contar incluso con manómetros capaces de medir hasta 18 bares de presión.

Otras características

Llegados a este punto, ya tenemos todos los elementos necesarios para elegir un manómetro seguro y adecuado a nuestras necesidades y preferencias. Pero aún quedan un par de cosas que pueden serte útiles para tomar tu decisión final.

Una de ellas es la construcción del manómetro. En el mercado encontramos desde manómetros económicos y de construcción mejorable a modelos profesionales, pensados para su uso en taller de forma intensiva y capaces de soportar las condiciones más duras. Hay gustos como precios, así que dependiendo de lo que necesites y prefieras podrás optar por una opción u otra.

La otra cuestión a valorar es el tamaño, en el caso de los manómetros independientes. Si tienes pensado usarlo en ruta, llevarlo en el coche o en tu moto probablemente te interese que el producto tenga un tamaño reducido y un peso ligero. Por suerte, es algo que han tenido en cuenta los fabricantes y que también podemos encontrar con facilidad entre la amplia oferta de nanómetros disponible actualmente.

 

 

 

Preguntas más frecuentes

 

Q1: ¿Cómo funciona un manómetro de Bourdon?

El manómetro de Bourdon fue un invento del ingeniero francés Eugene Bourdon y data de 1849. Un dispositivo que tiene ciertas similitudes con los manómetros actuales, dado que por aquel entonces empleaba un sistema similar para medir la presión. En concreto, este manómetro consta de un tubo curvado en unos 270 grados con uno de los extremos cerrados y el otro abierto. En función de lo mucho o poco que la presión interna variaba, este tubo movía una aguja, situada al otro lado, para indicar al usuario cual era la presión correspondiente de aquello que estuviese midiendo.

 

Q2: ¿Qué ventajas tiene un manómetro homologado?

Un manómetro homologado es aquel que ha pasado por un proceso de certificación en el que ha sido sometido a una serie de pruebas, conforme a lo que establezca la norma de homologación correspondiente. Por tanto, un manómetro homologado nos ofrece la garantía adicional de que el producto ha sido probado y comprobado, ofreciendo unas lecturas de mayor calidad y precisión que uno que no haya pasado por ese proceso.

 

Q3: ¿Cómo se lee un manómetro?

En el caso de un manómetro analógico la lectura se efectúa sobre la escala indicada, viendo a donde apunta la aguja una vez realizada la medida. Es muy importante tener clara la medida sobre la que estamos midiendo (PSI, bares, etc) para saber si la presión es la adecuada o no. En caso de tener entre manos un manómetro digital el proceso es más sencillo, puesto que tras el encendido del dispositivo nos aparecerá en pantalla la presión medida junto con la unidad correspondiente.

 

Q4: ¿Para qué sirve un manómetro con aguja de máxima?

La aguja de máxima es un elemento que nos indica cual es el valor máximo que ha tocado la presión en un manómetro digital. Esta aguja se mantiene en este máximo hasta que sea reseteada y solo se mueve si se alcanza un nuevo máximo en la presión. Este tipo de manómetros no suele emplearse para las mediciones de presiones de neumáticos sino para otro tipo de usos, principalmente industriales, en los que el exceso de presión en un circuito cerrado puede tener consecuencias graves.

 

Q5: ¿Cómo se calibra un manómetro?

Para calibrar un manómetro este se conecta a un circuito controlado, el cual cuenta con un generador de presión de aire y un sistema de control que permite crear presiones exactas. Durante el proceso se procede a generar diferentes presiones, dentro del rango de trabajo del manómetro, verificando si las lecturas corresponden a las presiones que previamente se han generado. Si estas presiones son las correctas entonces el manómetro habría pasado la calibración, mientras que si las mismas difieren de estas más allá de lo que establece la norma o precisión del dispositivo la calibración sería negativa.

 

Q6: ¿Qué es mejor, manómetro digital o analógico?

Todo depende de nuestras preferencias, la verdad. Si es cierto que es mucho más fácil ver las lecturas de presión exactas en un modelo digital, dado que las mismas se reflejan de forma numérica, sin tener que ir viendo y contando rayas. Pero también es verdad que en los manómetros analógicos vemos la variación de la presión al momento, tanto a la hora de inflar como de desinflar el neumático. Así que, como decimos, todo es cuestión de preferencias y del uso que vayamos a darle al producto.

 

Q7: ¿Cómo saber cuándo un manómetro no es confiable?

La mejor manera de verificar si un manómetro funciona como debe es comparar sus mediciones con las de un manómetro homologado o de calidad verificada. Si las mismas son muy dispares es posible que el manómetro que estemos evaluando esté averiado. Algo parecido pasa si, tras realizar algunas mediciones seguidas sobre un mismo neumático, los resultados de las mismas son muy diferentes. En última instancia, siempre podemos calibrar dicho manómetro, para verificar si está o no en condiciones.

 

Q8: ¿Manómetro y barómetro es lo mismo?

Aunque ambos dispositivos se utilizan para la medición de presiones, lo cierto es que son dos elementos diferentes. En el caso del manómetro, este se utiliza para medir presiones en circuitos cerrados como puedan ser neumáticos, compresores o maquinaria. En el caso del barómetro, este se utiliza para medir la presión ambiental, utilizando para ello un sistema abierto. Es decir, un barómetro no necesita de mangueras ni otros elementos para proceder a la medición de la presión.

 

 

 

Cómo utilizar un manómetro

 

El proceso de uso de un manómetro es casi tan importante como la propia calidad y precisión del dispositivo, dado que si lo utilizamos de una forma incorrecta es altamente probable que el mismo no sirva para nada. Por eso, te vamos a dar a continuación algunas orientaciones sobre cómo obtener mediciones precisas de forma sencilla.

 

 

Neumáticos siempre fríos

Como paso previo, es importante recordar que los neumáticos siempre tienen que estar fríos a la hora de realizar una medición. Esto se traduce en que el vehículo no debería de haber rodado en los minutos previos a la medición, o al menos no más de cinco kilómetros y a velocidades no muy altas. Recordemos que los neumáticos se calientan por el roce y esto incrementa el volumen del aire interior.

 

Colocando el vehículo

Además de tener los neumáticos fríos, también es necesario que el vehículo se encuentre sobre una superficie plana. Esto garantiza que el peso del vehículo se distribuya de modo uniforme entre esos neumáticos y no caiga más sobre uno que sobre otros, tal como pasaría si aparcamos en una cuesta, por ejemplo.

 

Quitando el tapón

Como último paso previo, retiraremos el tapón de la válvula y soplaremos el interior de la misma para retirar los restos de polvo y suciedad que pueda haber en el interior. No te olvides de guardar bien los tapones, para colocarlos de nuevo una vez que acabemos el proceso de revisión de presiones.

 

Colocando la válvula

Para medir la presión es preciso colocar la válvula del manómetro sobre la válvula del neumático, asegurándonos de que la misma encaje a la perfección y no se produzcan fugas de aire. En algunos manómetros contamos con una especie de gatillo en la válvula, que hasta que no se suelta no activa la medición, ayudándonos así a colocar dicha válvula sin perder aire. En caso necesario mantén apretada la válvula durante el proceso de medida.

 

Leyendo la presión

Una vez que hemos soltado el gatillo y colocado la válvula tendremos la medición al momento en pantalla, en los modelos analógicos. En el caso de los digitales es probable que tengamos que pulsar el botón de encendido o medida para obtener la lectura. En todo caso, ten claro en qué estás midiendo (bares o PSI) puesto que una confusión en las medidas puede tener consecuencias catastróficas.

 

 

Ajustando la presión

Prácticamente todos los manómetros cuentan con una espita para liberar aire del interior en caso necesario. No obstante, en caso de que tus neumáticos estén calientes no deberías liberar presión, a fin de evitar dejar el neumático con menos aire del que debe. En caso de que tengas un manómetro conectado a un compresor o bomba de aire también contarás con una palanca para inflar los mismos a la presión correcta.

 

Finalizando el proceso

Para finalizar el proceso no tenemos más que retirar la válvula del manómetro del neumático y volver a colocar el tapón en su sitio, asegurándonos de que este quede bien colocado y cerrado. Un tapón mal colocado puede ser causa de fuga de aire o deterioro prematuro de la válvula y su interior.