Última actualización: 23.09.21

 

El kilometraje y el transcurso del tiempo son elementos determinantes en la aparición de ciertos ruidos en el coche, a los cuales debemos poner atención porque podrían llegar a ser molestos. Pero, si se agudiza el oído, es posible detectar de forma prematura cualquier avería y solucionarla a tiempo, evitando males mayores y riesgos en los recorridos.

 

En principio, es importante recordar que no necesitas ser un especialista en mecánica, pero sí es conveniente que conozcas bein tu coche y que tengas algún tiempo con él, para que puedas precisar ciertos detalles durante su conducción que serían una alerta de que algo no está bien.

A medida que pasa el tiempo con nuestro coche vamos conociendo cada crujido y todas sus mañas, así que es conveniente la lectura de este post para que estemos pendientes de cada silbido o sonido de grillo que pueda presentar. Pues, ello podría ser el aviso de cualquier cambio en el buen funcionamiento del vehículo, lo que en todo caso nos permitirá ahorrar dinero y evitar un gasto mayor.

 

Ruidos más comunes que suelen aparecer en el coche

Resulta que en función de la pieza específica de donde proviene el sonido, te puedes encontrar con diferentes tipos de ruidos, siendo los más comunes los siguientes:

  • Ruidos mecánicos
  • Ruidos de impacto
  • Ruidos de holgura
  • Ruidos de rozamiento
  • Ruidos en el motor

De tal manera que, si sabes cómo es el ruido del coche, es posible hacerse una idea de cuál es el problema. Así que, ahora hablaremos de los posibles síntomas de averías y sus soluciones.

 

Ruido al frenar

Si sientes un sonido agudo al frenar los neumáticos, es probable que exista un desgaste en las pastillas de freno del coche. Esto sucede porque al desgastarse el ferodo de la pastilla empieza un roce entre el hierro y el disco de freno. En algunos casos, el fabricante incorpora un sensor en el panel del coche que te avisa cuando las pastillas se acaban, pero no todos los vehículos llevan ese sistema. 

Otro chirrido que suele oírse en el caso de las pastillas de freno es cuando existe suciedad entre estas y el disco, o en el caso de la cristalización de las pastillas. Para el primer caso, se puede quitar el sonido con una buena lavada en el área. Mientras que en el segundo supuesto, es necesario cambiar las pastillas debido a que los frenos no funcionarán al 100% y podrían causar marcas en los discos, lo que acarrearía que también haya que cambiarlos antes de que finalice su vida útil.

En el caso de las vibraciones al frenar es muy importante estar alerta, porque en condiciones normales de funcionamiento no deberíamos sentir vibraciones cuando frenamos, por lo que si este es tu problema ten en cuenta que ello puede deberse a que las pastillas ya están en mal estado o por algún disco que se ha deformado, siendo necesario su cambio inmediato.

Sonidos provenientes del motor

El motor es uno de los componentes más complejos y de suma importancia para tu vehículo, porque está conformado por muchos elementos que trabajan en conjunto. Así que, si notas alguna falla o una avería, es recomendable detectar si se trata de sólo una parte o si por el contrario, es una gran falla que afecta a varios apartados del sistema, por lo que si encuentras a tiempo el problema, podrás ahorrarte mucho dinero en la reparación.

En algunos casos pareciera que el sonido ocurre en el motor, pero podría suceder que se trate de algún elemento que desempeña una función paralela. Veamos algunos ejemplos:

  • Problemas con la batería: Es posible que al encender el coche suene como en cámara lenta, lo que podría ser un indicador de que la batería se está agotando. Esto sucede cuando el tiempo útil de la batería llega a su final, si pasas mucho tiempo sin usar el coche o en las temporadas de frío. Una solución sería llevar a cargar la batería, y si no resulta, entonces será necesario comprar una nueva.
  • Fallas en el ralentí: Al efecto del motor funcionando en vacío, vale decir, cuando el coche está encendido, pero se encuentra parado y sin acelerar, se conoce como ralentí. En este caso, el motor del coche encendido tiene que ser sin altibajos, totalmente estable. Así que, si notamos un ruido metálico del motor en el ralentí, o que no es regular sino que baja y sube, la solución podría estar en el cambio del filtro de aire y de gasoil, porque de esa forma el motor respira bien. También, debemos verificar si no existen obstrucciones.
  • Silbido al acelerar: En el caso de motores tipo turbo es normal escuchar una especie de sonido de aspiradora durante la aceleración, el cual sucede porque el compresor está cogiendo presión para empezar a trabajar. Si ese sonido es muy elevado, puede significar que existe una fuga de presión en algún manguito, lo que es barato y fácil de solucionar. Ahora bien, si el ruido al acelerar el coche en marcha procede del turbocompresor, aquí la cosa cambia porque la reparación resulta bastante cara. Otro ruido metálico al acelerar el coche, que es bastante típico, suele ser un tipo de petardeo que se produce por defectos en las juntas que tiene el escape, por lo que debes estar pendiente para su reparación.
  • Sonido estridente cuando el motor está en marcha: Este sería uno de los sonidos más fáciles de identificar, porque es muy irritante y por lo general, se trata de una correa que ya está desgastada y se encuentra patinando en las poleas que están en el motor. En principio, si se cumple con los períodos de mantenimiento recomendados, las correas no tendrían por qué sonar, pero es probable que, debido a los cambios de humedad o de temperatura, las correas puedan averiarse, siendo el recambio la solución. Por ejemplo, si se detecta un ruido en la correa del alternador o también llamada de servicio, es necesario cambiarla de inmediato, porque ella guarda relación con la bomba de agua, el compresor del sistema de aire acondicionado, con el movimiento de giro que produce el motor en conjunto con el alternador o con la bomba de dirección asistida, entre otros.
  • Sonido con el motor en frío: Es probable que sientas algún ruido al arrancar el coche en frío y, por lo general, ello se debe a que no existe lubricación de aceite en las piezas. Este es un sonido que al poco tiempo de encendido desaparece. Ahora bien, si al abrir la tapa del motor el sonido que se escucha proviene de la parte superior de este, el problema podría estarse generando en las válvulas, siendo necesario llevar el coche a un mecánico para que ajuste la holgura de estas. 
  • Después de apagar el motor: Por otro lado, si escuchas un ruido después de apagar el motor de tu coche, es probable que el sonido provenga de la tapa de presión localizada en el radiador. Se trata de una tapa diseñada para que haya liberación en el excedente de calor producido por el refrigerante sobrecalentado, pero en ocasiones el sello que viene en la junta de goma de esta pieza se rompe y por ese motivo el aire se escapa.

Ruidos en la suspensión 

La dirección y la suspensión son elementos muy importantes en nuestro coche, porque están relacionados directamente con la seguridad y, en caso de fallar alguno, podríamos tener graves accidentes en las carreteras. Ahora bien, si se produce algún ruido en esta zona, podría tratarse de la falla de algún componente que conforma la suspensión, ya sea de los resortes, los amortiguadores o de las barras estabilizadoras. Así que, lo primero a determinar es si el ruido se produce en la parte delantera del coche, o si por el contrario, se trata de un ruido en la suspensión trasera. 

Sin embargo, en ambos casos, al detectar de donde proviene el sonido es necesario ajustar los mecanismos involucrados o cambiarlos.

Ten en cuenta que tu seguridad, así como la de tu familia o amigos cuando utilizas un coche, depende del cuidado y mantenimiento que le hagas a este. Por tanto, es de vital importancia estar alerta ante cualquier situación anómala que pueda presentarse al conducir, para restablecer a la brevedad su correcto funcionamiento.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS