Última actualización: 14.04.21

 

Al igual que pasa con la línea de la carrocería, el frontal o los neumáticos de un vehículo, la matrícula del coche es un elemento distintivo del mismo. Pero, además, esta matrícula es fuente de mucha información, relativa sobre todo a la fecha de matriculación del vehículo.

 

Todas las personas que vivimos en España tenemos un carnet de identidad. Con los vehículos pasa lo mismo, pero en este caso el dato nos lo ofrecen las matrículas de los coches. Esta combinación de números y letras identifica de forma fehaciente al vehículo y también es fuente de gran cantidad de información, siempre que sepas dónde buscarla.

A diferencia de lo que ocurre en otros países, las matrículas españolas funcionan mediante un sistema de asignación fijo y claramente definido, por lo que es no posible tener una matrícula personalizada, con unas letras y números concretos. Pero lo que sí puedes saber, o al menos estimar, es cuál es la matrícula que te correspondería si matriculas un vehículo nuevo en una cierta fecha. Algo interesante si tienes interés en conseguir un vehículo con unas siglas concretas, aunque siempre que las mismas no estén muy alejadas de la última matrícula vista en las calles.

 

Cómo funcionan las matrículas en España

El sistema de matrículas en España fue instaurado en el año 1900, con un formato donde se representaba la provincia y el número de orden correlativo del vehículo conforme a la fecha de matriculación del coche. Estas placas tenían una o dos letras para la provincia y 5 números.

El agotamiento de esos números causa que en 1971, y con el boom del automóvil en pleno apogeo, sea necesario modificar el sistema. El cambio consiste en añadir una o dos letras al final de la placa, al tiempo que se reducen a cuatro los números de la matrícula, frente a los cinco originales. 

Todos estos planteamientos pasan a la historia con la llegada de las matrículas europeas, cuya importancia es considerable a la hora de buscar matrículas y también de tener claro qué matrícula se nos puede entregar para nuestro vehículo nuevo. 

Este sistema utiliza un formato de cuatro números y tres letras, que se van otorgando de forma correlativa a los nuevos vehículos matriculados. Es importante saber que este sistema elimina el planteamiento provincial, por lo que ahora las matrículas se asignan a nivel nacional. Por tanto, ya no hay cincuenta y dos numeraciones diferentes conforme a la provincia, sino que todas las ventas de vehículo se suman a una numeración común y única para todo el país. Algo que hace fácil estimar, conforme a la última matrícula de la DGT, la que nos corresponde para ese nuevo vehículo. 

 

Cómo conocer la última matrícula en España

A la hora de conocer esta última matrícula, tenemos un problema: no hay fuentes oficiales al respecto. La DGT, que sería el organismo competente para darnos ese dato, no lo hace público, ni en su web ni en cualquier otro medio. Algo curioso, porque del último vehículo que se matriculó con el antiguo sistema provincial conocemos hasta su modelo. De hecho, es el único caso en que podemos saber el modelo del coche por su matrícula.

No obstante, esto no siempre ha sido así. Mientras estaba vigente el sistema provincial de matrículas, era habitual que la revista Tráfico, que publica la DGT, incluyera una sección en la que se indicaban cuáles eran las últimas matrículas que cada provincia había emitido a la fecha de redacción de la revista. Hoy día, ese dato ya no figura en la revista.

Esto nos deja como fuente de datos la observación directa. Si echamos un vistazo a la red, son varias las páginas web dedicadas al mundo del automóvil en la que se recoge cuál es la última matrícula vista en nuestras calles o carreteras. Este dato puede provenir de diferentes fuentes, tales como las aseguradoras, los concesionarios o simples aficionados que se dedican a “cazar” esta matrícula. Por cierto, el dato nunca aparece completo, sino que a dicha matrícula se le ocultan las dos últimas cifras, por cuestiones de privacidad. No obstante, conociendo las letras, los miles y las centenas de dicha matrícula, tenemos la información necesaria para saber qué matricula nos puede tocar.

Por cierto, recuerda que para obtener una nueva matrícula no hace falta comprar un coche nuevo, sino que puedes rematricular un coche usado con matrícula antigua o bien uno con matrícula extranjera. Algo que conviene tener en cuenta a la hora de comprobar una matrícula, si vemos que la fecha de matriculación del vehículo no coincide con la que teóricamente correspondería por fecha.

Para qué más sirve la matrícula

Dejando de lado el aspecto más trivial de la matrícula, como es tratar de obtener unas ciertas letras o conocer la última en aparecer, lo cierto es que este elemento es de gran importancia para saber los datos por la matrícula del coche relativos al propio vehículo.

Para obtener estos datos, no tenemos más que disponer de la matrícula y acceder al buscador que la DGT pone a nuestra disposición. Con este dato podemos solicitar el informe completo del vehículo en cuestión, donde veremos su historial de multas, transferencias y cualquier posible sanción o inmovilización pendiente que pueda tener.

También es posible obtener un informe técnico, en el que se indican datos como su identificación, potencia, combustible o el historial de inspecciones de la ITV que haya pasado. 

Finalmente, el último informe importante es el que indica las cargas que pueda tener el vehículo de cara a una posible transferencia, tales como embargos o similares. Una información muy práctica y fácil de acceder al comprar un coche de segunda mano, siempre que tengamos a mano la matrícula del vehículo en cuestión.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments