Última actualización: 30.07.21

 

Uno de los datos más importantes de cualquier vehículo es su antigüedad. Y cuando se trata de saber cuántos años tiene un coche desconocido, porque queremos comprarlo, por ejemplo, su matrícula es la clave más útil para estimar su edad con precisión.

 

Conocer la antigüedad de matriculación de un vehículo es muy útil para estimar la edad real del mismo. Generalmente, este año de matriculación es el que establece el valor real de ese coche a la hora de usar las diferentes tablas existentes en el mercado. Y aunque hay algunas alternativas para conocer la antigüedad de un vehículo, lo cierto es que usar la fecha de matriculación sigue siendo lo más sencillo.

Esta fecha de matriculación suele ser, salvo raras excepciones, la fecha real en la que el vehículo empezó a circular.Un extra de seguridad frente a ideas como evaluar la antigüedad del modelo, que puede generar resultados erróneos. Algo parecido pasa si evaluamos el equipamiento del vehículo, pues hoy día podemos ponerle una radio moderna 2DIN, un adaptador Bluetooth o cualquier complemento de última tecnología a los coches antiguos sin dificultades.

Y por si lo estabas pensando, mirar la fecha de fabricación de los neumáticos (verifica en este enlace algunas opciones de compra) tampoco servirá de mucho. Por eso, te conviene saber cómo comprobar una matrícula para verificar la antigüedad del vehículo, así como tener clara la forma de conocer los antecedentes de un vehículo solo con disponer de esa matrícula.

Historia de la matrícula en España

Antes de entrar en materia, vamos con un poco de historia. Dado que los primeros vehículos en España llegaron con el siglo XX, el primer sistema de matriculación procede del año 1907. Puesto que no había mucho que matricular, se usó un código de dos letras para la provincia y un número de dos cifras. El problema de este sistema es que provincias como Badajoz y Baleares usaban las mismas letras. Por eso, en 1908 se lanzó una norma que corrigió estos inconvenientes. De todos modos, el primer reglamento que regula la matrícula de coche con cierta seriedad data de 1926. Este sistema usaba dos letras para la provincia y seis números para matricular cada vehículo, lo que evitaba las duplicidades ya comentadas.

Habría que esperar hasta 1971 para pasar a un sistema que te será más conocido. Hablamos del que consta de dos letras para la provincia, cuatro números y otras dos letras más al final. Un sistema que todavía está disponible en cualquier buscador de matrículas, donde es fácil conocer la fecha de matriculación de un vehículo. La última matrícula emitida bajo este sistema fue la M 6814 ZX, de un Volkswagen Sharon, y que demuestra cómo de agotado estaba el sistema por aquél entonces.

Al rescate llegó el último cambio de importancia en las matrículas, puesto en marcha en septiembre de 2000. Hablamos de las matrículas europeas. Estas placas constan del código del país, ES en el caso de España, junto con cuatro números y tres letras. Desaparecen las indicaciones provinciales y la numeración es correlativa y compartida para todo el país.

Lo más sorprendente de estas placas es que no hay un formato unificado para toda Europa, sino que cada país diseñó las matrículas a su gusto. De todos modos, y en lo que nos interesa, si un vehículo español cuenta con una placa europea, ya sabemos que el año de matrícula del mismo será de septiembre de 2000 en adelante.

 

Los buscadores de matrículas

Si te das un paseo por la red, encontrarás diferentes buscadores de matrículas, aptos tanto para localizar las matrículas europeas actuales como para las matrículas provinciales que hemos comentado anteriormente. Estas webs usan los datos que ha ido publicando la DGT, respecto de cuáles son las últimas matrículas usadas cada mes. Estas páginas buscan la matrícula que le indicamos en su base de datos y no da como respuesta la fecha en la que la misma se emitió.

Dependiendo del buscador, la exactitud de la misma puede ser anual o mensual, según el tipo de datos que el desarrollador haya decidido utilizar en el sitio. De todos modos, la mayor parte de estas páginas usan información mensual, para dar resultados más precisos.

 

Excepciones

Aunque calcular el año de matrícula es la forma más fácil de saber la antigüedad de un vehículo, este método tiene un par de excepciones. Una de ellas es la que se produce cuando se compra un vehículo de segunda mano en un país extranjero y se trae a España. La matrícula que se recibe aquí no corresponderá con la antigüedad del coche, como es esperable.

Algo parecido pasa cuando el dueño del vehículo pide actualizar una matrícula del sistema provincial a una placa de formato europeo. En este caso, la fecha de matriculación por matrícula del vehículo se pierde, toda vez que estamos rematriculado el mismo en una fecha mucho más reciente que la de su puesta en marcha.

Recurriendo a la DGT

Aunque el método de obtener la antigüedad de un coche por su matrícula es útil, con una pequeña inversión podemos obtener mucha más información al respecto de un coche concreto. Para ello, basta con dirigirnos a la DGT y pedir el informe de vehículo de la matrícula que nos interese. Unas gestiones que incluso pueden hacerse online, si dispones de certificado digital. Respecto del coste, el informe reducido es gratuito, mientras que los demás informes tienen una tasa de 8,50 euros por unidad.

Entre estos, tenemos el completo, ideal cuando se trata de cómo saber a quién pertenece una matrícula. Este informe incluye la identificación del titular, el municipio de matriculación, kilometraje actual según ITV, historial de propietarios y si existen o no cargas que afecten al citado vehículo. También se recogen los datos técnicos del vehículo, tales como modelo, motor o potencia.

Para saber el modelo de coche por matricula, basta con pedir el llamado informe técnico. En este informe, se indican tanto la marca y el modelo del vehículo como su número de bastidor, su primera matriculación y siguientes, así como todos los datos técnicos del coche que figuran en su tarjeta de ITV. Incluso se recogen los resultados de esas ITVs, lo que puede ser útil para saber si el coche está cuidado o no.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS