Última actualización: 27.06.19

 

Alcoholímetro – Opiniones, Análisis y Comparativa en 2019

 

A la hora de medir tu nivel de alcohol en sangre, tienes dos opciones: que lo haga la policía, con las consecuencias que ello tiene si vas pasado de copas, o bien hacerlo tú mismo, con un alcoholímetro de calidad y buena precisión. Modelos como el alcoholímetro Drivaid LCD, que nos ofrece unas mediciones precisas y que, además, incluye alarma en caso de que superes los 0,25 miligramos de alcohol por litro de aire, actual límite legal. Otro modelo interesante es el Bedee CR3388BD, que ofrece un buen nivel de precisión en un diseño compacto y fácil de llevar contigo a cualquier parte.

 

 

Los mejores alcoholímetros del mercado

 

Conducir después de haber tomado un par de copas es un riesgo considerable. No solo por la multa, que también, sino porque esto puede ser causa de accidentes. Algo que podemos evitar si encontramos el mejor alcoholímetro conforme a nuestras necesidades y presupuesto. La buena noticia es que, tal como podrás ver en nuestra selección de los mejores alcoholímetros del 2019, hay tanto modelos baratos como de precio algo más elevado, pero siempre con una adecuada calidad y fiabilidad. Sepamos qué opciones tenemos a la hora de elegir.

 

Alcoholímetro homologado

 

Drivaid LCD

 

Cuando buscamos el mejor alcoholímetro del momento, es necesario que ese producto nos de seguridad. Una labor en la que el modelo Drivaid LCD merece nuestra confianza.

Hablamos de un alcoholímetro homologado con pantalla LCD de buen tamaño, pese a su diseño compacto, de modo que podemos llevarlo con nosotros y conocer nuestro nivel de alcohol de forma sencilla. Todo ello no afecta a su carácter profesional, lo que añade más precisión y seguridad a las mediciones, siempre que se hagan conforme a lo que indican las instrucciones del producto.

De todos modos, el proceso es tan fácil como colocar la boquilla, soplar unos segundos y ver la medición en la unidad que queramos. Además, cuenta con indicador sonoro en caso de positivo, por encima de 0.25 miligramos por litro de aire, para que no haya dudas de si estamos pasados o no de alcohol a la hora de conducir.

Veamos las características completas de este modelo, situado como el mejor alcoholímetro actual por muchos usuarios.

 

Pros

Proceso: Solo tenemos que pulsar el botón y soplar para obtener la medida de alcohol en aire al momento.

Pantalla: La pantalla LCD retroiluminada hace más sencillo ver los resultados del proceso en cualquier circunstancia.

Alarma: El modelo incluye una alarma, que se activa en caso de superar los 0,25 miligramos de alcohol en sangre.

Unidades: Muestra los resultados en diferentes unidades como BAC o miligramos por litro.

Boquillas: Se acompaña de 24 boquillas, pudiendo además usar boquillas universales de su medida.

 

Contras

Tiempos: Es preciso esperar 3 minutos entre prueba y prueba, así como 20 minutos desde que tomamos la última copa.

 

 

 

OMORC Negro

 

El alcoholímetro de OMORC es otro modelo interesante para controlar nuestro nivel de alcoholemia en cualquier parte. Un alcoholímetro homologado por la FDA y la Unión Europea, contando con un margen de error de solo 0,01 Mg por litro de aire.

Perfecto pues para quienes quieren tener la tranquilidad de obtener resultados eficientes en cualquier parte. Una tarea que también es sencilla de ejecutar, para lo que basta con pulsar un botón y soplar unos segundos para obtener la medición correspondiente. Además, es un modelo de tamaño compacto y de un peso de apenas 64 gramos, así que podrás llevarlo contigo a donde quieras sin que sea una molestia.

Tampoco lo son las pilas AAA que incluye, con las que realizar hasta 200 mediciones sin que estas pierdan precisión. Como complemento, cuentas con 20 boquillas de reemplazo, para cuando sea necesario ir cambiándolas.

Para quien no sepa qué alcoholímetro comprar, resumimos a continuación todo lo que este modelo de Omorc tiene para ti.

 

Pros

Homologado: El producto dispone de homologación de la FDA y de la UE, para una mayor seguridad.

Precisión: Este dispositivo tiene una precisión de 0.01 miligramos por litro de aire en las mediciones.

Esperas: El producto está listo para medir en apenas 20 segundos y realiza la medición en solo 5 segundos.

Batería: Con tres simples baterías AAA, puedes realizar hasta 200 mediciones con total seguridad.

Boquillas: Se acompaña de 20 boquillas de recambio, para cuando sea necesario reemplazar la que estés usando.

 

Contras

Tiempo de limpieza: En caso de dar positivo, necesitarás esperar unos minutos para repetir la prueba.

Acabados: Los acabados del producto tienen un aspecto mejorable, aunque no afecta a su funcionalidad.

 

 

 

Alcoholímetro digital

 

Bedee CR3388BD

 

El alcoholímetro digital Bedee CR3388BD es una solución eficiente para tener una referencia de tus niveles de alcohol en sangre sin muchas complicaciones.

Un modelo tipo pistola con un tamaño muy compacto y un peso extremadamente ligero. Esto no afecta a sus funciones, que mantiene el nivel habitual en lo que se refiere a precisión, tiempos de espera para las pruebas y tiempo de calentamiento del dispositivo.

Como ventaja, este modelo tiene dos pilas en vez de tres, aunque esto “limita” la capacidad de mediciones de cada par de pilas a unas 80, que siguen siendo muchas. Unas mediciones que se presentan en su pantalla retroiluminada, disponiendo de tres medidas para elegir y alarma en las mediciones superiores a 0.25 miligramos por litro.

Te dejamos un resumen de las funciones de este modelo a la hora de medir tu alcoholemia.

 

Pros

Compacto: Es uno de los modelos más ligeros y compactos de nuestra selección.

Diseño moldeado: El diseño moldeado hace más fácil sujetar el producto durante las mediciones.

Medidas: Sus medidas son de 11 centímetros de largo por unos 3 de ancho, siendo extremadamente compacto.

Alarma: La alarma coincide con el límite legal de alcohol en España, que es de 0.25 mg/L.

 

Contras

Pantalla: La pantalla es algo más pequeña que la de otros modelos, aunque sigue viéndose bien.

Boquillas: No incluye otras boquillas adicionales, tal como pasa con otros modelos.

 

 

 

Luwu Store LUWU17HD0151

 

Por mucho que sorprenda, entre los modelos más baratos de nuestra selección encontramos el alcoholímetro digital Luwu Store LUWU17HD0151. Un modelo extremadamente pequeño pero con unos parámetros de medida adecuados, tanto como para ser el mejor alcoholímetro de relación calidad precio de los que hemos visto en nuestra selección.

Este modelo no necesita de boquillas, lo que ya es un ahorro y un problema menos a la hora de tomar mediciones. A cambio, dispone de un sistema sencillo de activación, así como unos tiempos de espera ajustados a la hora de calentarse o tomar las medidas.  

Todo ello en un producto alimentado por dos simples pilas AA y que da un rendimiento similar al de otros modelos de mayor tamaño y coste.

Si no tienes claro cuál es el mejor alcoholímetro actual pero buscas un modelo compacto y económico, esta es una buena opción.

 

Pros

Sin boquillas: Este modelo no requiere de boquillas para su uso, ahorrándote dinero y molestias.

Compacto: Es uno de los modelos más pequeños y ligeros que hemos visto.

Precisión: El nivel de precisión es considerable, teniendo en cuenta su precio y medidas.

 

Contras

Pantalla: Por su tamaño, no tiene una pantalla especialmente grande, aunque tampoco se ve mal.

Alarmas: Los niveles de alarma se activan a 0,2 miligramos por litro, algo menor a otros modelos.

 

 

 

Alcoholímetro fiable

 

Oasser T3

 

El modelo Oasser T3 es otro alcoholímetro fiable en el que podemos confiar las mediciones de nuestro nivel de alcohol en sangre. Un producto que destaca, a primera vista, por ofrecer un aspecto mucho más sólido y de calidad que otros modelos similares.

En concreto, este alcoholímetro emplea un sistema de alta precisión, similar a la de los modelos profesionales. También mejora la alimentación, que no requiere de pilas, sino que funciona con una simple batería con carga USB de 350 mAh.

Por si fuera poco, incluye otras funciones avanzadas como la de memoria, para almacenar hasta 10 lecturas, o un elemento de prueba, para verificar el buen estado del dispositivo. Un cúmulo de funciones que hacen de este modelo una buena opción, siempre que estés dispuesto a pagar el precio del alcoholímetro, claro.

Aunque no está claro cuál es la mejor marca de alcoholímetros del mercado actual, este modelo bien podría pertenecer a la misma.

 

Pros

Aspecto: El aspecto es mucho más sólido y de confianza que otros modelos similares.

Memoria: Almacena las 10 últimas mediciones, para su verificación posterior desde la pantalla.

Batería: Este modelo no funciona con pilas, sino que lleva una batería con carga por USB.

 

Contras

Boquillas: El modelo solo incluye 4 boquillas, aunque acepta el uso de boquillas universales.

Ajuste: El proceso de cambiar las unidades de medida es complejo, según comentan los usuarios.

 

 

 

VicTsing VT-1030-A

 

Si estás buscando un alcoholímetro fiable, el modelo VicTsing VT-1030-A es otra de nuestras recomendaciones. Un producto ya veterano en el mercado, que nos ofrece un sistema de medición mediante boquilla capaz de alcanzar una precisión de 0.01 miligramos por litro de aire.

Un sistema que se combina con las alarmas, que se disparan cuando la medición supera el valor legal, de 0.25 miligramos por litro de aire expirado. Este alcoholímetro cuenta con detalles de calidad, como una pantalla retroiluminada, en la que ver fácilmente la medición, o bien las 20 boquillas incluidas, que hacen más fácil contar con mediciones más precisas sin tener que gastar de más.

Un modelo que también tiene la ventaja de ser compacto, con un peso de unos 62,5 gramos en servicio y un tamaño que facilita guardarlo en cualquier parte.

Conoce en detalle este modelo, con el análisis que te ofrecemos a continuación sobre sus características más destacadas.

 

Pros

Alarma: La alarma salta justo al nivel legal de alcohol en sangre, de 0,25 miligramos por litro.

Pantalla: La pantalla retroiluminada tiene un buen tamaño, para verlo todo más claro.

Boquillas: El modelo se acompaña de 20 boquillas, para realizar muchas mediciones sin necesidad de comprar más.

 

Contras

Esperas: Las esperas son elevadas, debiendo pasar 3 minutos entre prueba y prueba.

Modo de ahorro: El ahorro de energía apaga el producto 5 segundos después de la prueba. Demasiado rápido.

 

 

 

Otros productos

 

Dräger Alcotest 3820

 

El alcoholímetro Dräger Alcotest 3820 es un modelo de corte profesional y que sería apto incluso para su uso por parte de la policía, gracias a su homologación y su nivel de exigencia.

Un modelo que genera mediciones rápidas sin más que cambiar la boquilla, contando con la resistencia necesaria para soportar un uso intensivo. De hecho, el producto es capaz de realizar hasta 1.500 pruebas con una sola carga de batería. Respecto de las lecturas, las mismas se reflejan directamente en su pantalla de gran tamaño y retroiluminada.

Un modelo que tampoco requiere de un aprendizaje complejo, pues basta pulsar un simple botón para iniciar la prueba y obtener los resultados. Sin olvidarnos de que la pantalla puede configurarse en español, para un uso más intuitivo. Se acompaña de funda de almacenamiento, para proteger el producto cuando no esté en uso.

Si lo que necesitas es un alcoholímetro profesional, este producto es justo lo que necesitas.

 

Pros

Precisión: Un producto de alta precisión y considerable calidad, a la hora de medir alcoholemias.

Fácil de usar: Cuenta con funcionamiento sencillo, con un solo botón para todas las operaciones.

Profesional: No tiene esperas, cuenta con una precisión elevada y una carga aguanta hasta 1.500 mediciones.

 

Contras

Precio: Como producto de alto nivel, tiene un coste más elevado que el del resto de modelos que hemos analizado.

Capado: Algún usuario ha recibido versiones “capadas”, en las que no puede cambiarse el idioma o la unidad de medida.

 

 

 

ACE+ DA-7100

 

El modelo ACE+ DA-7100 es otro producto interesante para quienes busquen alcoholímetros de corte profesional. En concreto, este modelo dispone de un sensor electroquímico de alta calidad, así como un sistema de medición sencillo, con un alto nivel de precisión.

Sin embargo, el proceso de medición es tan fácil como pulsar un botón y empezar a soplar en la boquilla lateral. Boquillas que son de carácter universal, así que esto tampoco supone un problema de cara a incrementar los costes operativos del dispositivo. De todos modos, el alcoholímetro se acompaña de 10 boquillas, para empezar a medir al momento. Cuando el proceso concluye, se obtienen directamente los resultados en pantalla, que además está retroiluminada, para una mayor claridad en su visualización.

El alcoholímetro se acompaña de una funda protectora, para que puedas llevar el alcoholímetro contigo a donde quieras sin complicaciones.

Medir alcoholemias como un profesional es sencillo con este modelo de ACE+, que analizamos a continuación.

 

Pros

Pantalla: La pantalla de gran tamaño hace más fácil verlo todo claro a la hora de medir alcoholemias.

Uso sencillo: Basta pulsar un botón para iniciar el proceso de medida y obtener la lectura correspondiente.

Funda: Se acompaña de funda a juego, para evitar el deterioro propio del trasiego que le des al producto.

 

Contras

Calibrado: El producto debe calibrarse cada 500 lecturas, lo que no es precisamente económico.

Instrucciones: Las instrucciones del producto son breves y, además, no demasiado claras, según comentan los usuarios.

 

 

 

Guía para comprar alcoholímetros

 

Aunque aún no hemos llegado al nivel de Francia, donde es obligatorio portar un alcoholímetro en el coche, lo cierto es que llevar uno de estos dispositivos en nuestro vehículo no es mala idea. No solo por la multa, que depende de si encontramos controles o no, sino porque una tasa de alcohol elevada al volante es un grave riesgo de accidente. Algo que puedes evitar si sigues los consejos de nuestra guía para comprar el mejor alcoholímetro y te haces con uno de estos dispositivos.

Guía de compra

 

Profesional o “doméstico”

La primera pregunta que siempre surge al comprar un alcoholímetro es si optar por un modelo profesional o por uno doméstico. Son muchos los comentarios que indican la “precisión reducida” de estos segundos modelos, aunque lo cierto es que en nuestro análisis del mercado hemos encontrado opciones viables a precios razonables.

De todos modos, la respuesta depende de nuestro uso y necesidad concreta. Si lo que necesitamos es medir nuestra alcoholemia de forma puntual tras una noche de copas, seguramente nos sirva cualquier modelo, incluso uno desechable. Pero si estas mediciones deben efectuarse con mucha frecuencia y requieren de una alta precisión, entonces la idea de hacernos con un modelo de más calidad se antoja viable.

Una cuestión en la que también influye el coste, dado que los modelos profesionales raramente bajan de los 100 euros, mientras que podemos encontrar alcoholímetros sencillos a partir de unos 15 o 20 euros aproximadamente.

 

Homologación y precisión

En línea con lo que hemos planteado anteriormente, hay dos elementos que pueden sernos de utilidad a la hora de revisar cualquier comparativa de alcoholímetros que tengamos a mano. Hablamos de la homologación y la precisión del dispositivo. Empezando por la homologación, esta nos certifica que el producto ha pasado por un proceso de verificación, lo que añade un extra de calidad al dispositivo. No obstante, siempre está la duda de saber si la homologación es real o simplemente es un invento del fabricante.

Donde hay menos engaño, aunque también lo hay, es en la precisión. Esta precisión nos indica el margen de error que tiene el dispositivo en cada medición. Cuanto menor sea este margen de error, mayor será la precisión del dispositivo. Así que conviene buscar productos con márgenes reducidos que no sean mayores a 0.02 miligramos por litro o bien a un 5% de la medición. Niveles mayores pueden acabar siendo fuente de problemas a la hora de interpretar los resultados.

 

Batería

El proceso de medición del alcohol en sangre requiere de energía. Una energía que, según hablemos de un alcoholímetro económico o de un modelo algo más caro, tendrá un origen diferente.

En el caso de los alcoholímetros baratos, es habitual que esa energía proceda de dos o tres pilas AAA, que deberemos cambiar a medida que las mismas se agoten. La otra opción, algo más avanzada, es que el alcoholímetro cuente con una batería tipo USB, que no requiere más que un cable de este tipo para proceder a su carga.

En ambos casos, es fundamental que tengamos siempre claro el nivel de batería que le queda al dispositivo, que suele mostrarse en pantalla. Sobre todo si tenemos en cuenta que la mayor parte de los alcoholímetros del mercado tienen la mala costumbre de perder precisión a medida que se quedan sin batería.

Mantenimiento

Como último aspecto, resulta imprescindible hablar del mantenimiento del producto que hayamos elegido. Un aspecto que debemos considerar en todos los casos, pero especialmente si tenemos previsto darle un uso intensivo al producto.

Esto nos lleva a evaluar las boquillas que usa el producto. Lo ideal sería usar una boquilla en cada prueba y desechar la misma, pero si es para un uso doméstico, lo cierto es que podemos lavar las mismas con agua y jabón y desecharlas solo cuando estén muy deterioradas. No obstante, no dejes de verificar si el producto puede usar boquillas universales, así como el precio de las mismas.

El otro coste del mantenimiento tiene que ver con la calibración. Un proceso que suele ser bastante caro y que debe ejecutarse cada cierto número de mediciones. En el caso de los modelos más económicos, suele ser más barato comprar un nuevo dispositivo que mandarlo a calibrar, pero si hemos optado por un modelo caro, es algo que debemos considerar, respecto de cuánto cuesta poner ese alcoholímetro al día.

 

 

 

Preguntas más frecuentes

 

Q1: ¿Cómo calibrar alcoholímetro?

El proceso de calibración de un alcoholímetro se ejecuta en un laboratorio especializado, en el que se conecta el dispositivo a un sistema que genera muestras de aire con un nivel de alcohol determinado en las mismas. Durante este proceso de calibración, se verifica que el alcoholímetro sea capaz de medir con precisión las muestras dadas. Si el proceso de calibración es positivo, el producto puede volver a servicio, mientras que si no lo es, será necesario repararlo por parte de un profesional especializado.

 

Q2: ¿Cómo hacer alcoholímetro casero?

Para hacer este alcoholímetro casero, recurriremos a un sensor MQ, el usado para medir el nivel de alcohol en sangre, junto a una placa de circuito con 10 tomas para LED y el resto de elementos de circuiteria correspondientes, así como los LEDs correspondientes que medirán el nivel de sangre y nos lo informarán de manera más clara. Todo ello sin olvidar la fuente, así como la alimentación correspondiente. Todos estos elementos deberán conectarse correctamente para ejecutar las citadas mediciones de alcohol en sangre. De todos modos, en la red existen procesos más detallados de este montaje.

 

Q3: ¿Qué es mejor, un alcoholímetro o etilómetro?

Aunque técnicamente son lo mismo, existen diferencias entre un alcoholímetro y un etilómetro. Generalmente, el alcoholímetro es un equipo portátil, que podemos llevar a cualquier parte y usarlo con comodidad para medir la alcoholemia. Por el contrario, el etilómetro suele ir fijo, montado en un furgón policial, ser bastante más caro y, al menos, bastante más preciso que el alcoholímetro. Además, el etilómetro suele incluir memoria e impresora, para dar carácter legal a las pruebas ejecutadas. Eso sí, es obvio que salvo los cuerpos policiales, nadie comprará uno de estos modelos dado lo elevado de su precio y lo “poco operativo” para mediciones puntuales.

 

Q4: ¿En qué se diferencia un alcoholímetro homologado?

Tal como pasa con otros productos, el alcoholímetro homologado es aquel que ha pasado por un procedimiento de laboratorio por el que el producto ha sido puesto a prueba con muestras cuya concentración ya es conocida. En caso de que el alcoholímetro sea capaz de medir con precisión tales muestras, recibe la homologación correspondiente, que al final lo que nos asegura es que contamos con un producto cuyas mediciones son precisas o, al menos, correctas.

 

Q5: ¿Es obligatorio llevar un alcoholímetro en el coche?

En España todavía no es obligatorio llevar uno de estos dispositivos en el coche. Pero en caso de que circules por Francia, sí deberás llevar un alcoholímetro desechable en tu vehículo, tal como llevas el chaleco reflectante. Una medida que va y viene en el país vecino y que la DGT tiene en estudio desde hace años para España, aunque sin tomar una decisión al respecto. De todos modos, la llegada de vehículos con alcoholímetro incorporado parece estar cerca, así que igual no tienes que pensarlo mucho.

 

Q6: ¿Es seguro usar un alcoholímetro usar y tirar?

Como todo, depende de la calidad de fabricación del dispositivo. No obstante, los productos de usar y tirar no llevan electrónica, sino que llevan un compuesto químico que reacciona al alcohol presente en el aire, en un planteamiento similar a las pruebas de drogas que vemos en los programas de aduanas de la tele. En todo caso, conviene verificar si el producto está homologado y tiene un margen de error reducido, dado que estos dos elementos son pruebas de un sistema más eficiente a la hora de medir nuestro nivel de alcohol.

 

Q7: ¿Cómo hacer un alcoholímetro con arduino?

El proceso de elaboración de un alcoholímetro con arduino es bastante sencillo, dado que sigue el mismo proceso que el de creación de otros dispositivos similares. En este caso, el secreto está en el sensor, que deberá ser capaz de leer estas concentraciones de alcohol en aire. El resto del esquema no requiere más que una batería, que alimente el dispositivo, así como una pantalla LCD, en la que ver los resultados de las mediciones que realicemos.

 

Q8: ¿Cómo se lee un alcoholímetro BAC?

En verdad, el alcoholímetro BAC no es diferente a cualquier otro que tengamos a nuestro alcance. La diferencia radica en la medida. BAC son las siglas de Breath Alcohol Content o contenido de alcohol en aliento, una vez traducido. En la práctica, esta medida es equivalente a los miligramos por litro que tenemos como referencia en España, con la salvedad de que el BAC usa el litro de aire como base. Así que, una concentración de 0,05% BAC sería equivalente a 0,05 miligramos de alcohol por litro. De todos modos, casi todos los alcoholímetros permiten cambiar entre unidades, para no liarnos.

 

 

 

Cómo utilizar un alcoholímetro

 

Seguramente que si viajas por la noche por zonas con discotecas y otros locales de ocio, ya habrás pasado alguna que otra prueba de alcoholemia. Pero si este no ha sido tu caso o simplemente quieres saber cómo utilizar un alcoholímetro, te damos una pequeña guía de cómo proceder y viajar con mayor seguridad cuando bebas un poco, siempre que tengas uno en la guantera.

 

 

Inicializando el producto

Prácticamente todos los alcoholímetros que tenemos en el mercado necesitan de un pequeño tiempo de calentamiento, a fin de que el sistema medidor alcance la temperatura necesaria para realizar dicha medida. Según el modelo, este tiempo suele ir de unos 5 a unos 30 segundos. Una vez listo para empezar, el producto nos lo hará saber directamente en su pantalla y, dependiendo de su planteamiento, con un aviso sonoro.

 

Soplando

Dado que es un proceso de medición de aire, será necesario soplar a través de la boquilla o la toma del aire del alcoholímetro. Es importante mantener el flujo de aire durante todo el tiempo que el dispositivo requiere, que suele ir de 5 a 10 segundos. En general, el alcoholímetro nos avisará con un pitido o alarma cuando ya no sea necesario soplar más. Algunos modelos mantienen un pitido continuo mientras soplamos, como prueba de que lo estamos haciendo correctamente.

 

Leyendo el resultado

Mientras recuperas el aire, es momento de esperar a que el resultado aparezca en pantalla. Una vez completo el proceso, es posible que te salte una alerta, en caso de que esa medición esté por encima del nivel determinado por el fabricante o por nosotros mismos, según el modelo. En todo caso, el nivel de alcohol se mostrará en pantalla en la unidad que hayamos elegido de forma clara y visible.

 

 

Interpretando el resultado

Dejando de lado las alarmas, con el resultado ya visto es momento de decidir si estamos en condiciones de conducir o no. En líneas generales, el límite máximo de alcohol en aire en España es de 0,25 miligramos para todos los conductores, aunque con algunas excepciones. Una de ellas es la de los conductores noveles, con menos de dos años de carnet, que reduce el límite a 0,15 miligramos por litro de aire. Esta tasa también se aplica a los conductores profesionales. Si tu nivel de alcohol es superior al indicado, no deberías conducir. Aunque nuestro consejo es que, al volante, 0 alcohol siempre es lo mejor.

 

Mantenimiento

Como punto final, echamos un vistazo al mantenimiento del producto, que debe centrarse en dos elementos principales. Uno de ellos es la batería. Si tienes un producto que funcione con pilas convencionales, deberás cambiar las mismas cuando veas que el nivel de energía en pantalla es reducido. Si es un modelo de batería, no tendrás más que conectar el producto a cualquier cargador USB, para recuperar la energía perdida. Es importante recordar que estos modelos pueden perder eficiencia con poca energía.

Respecto de las boquillas, el otro aspecto importante, conviene recordar que las mismas pueden lavarse con agua y jabón, desechándose solo cuando estén muy deterioradas. Lo que sí es importante es que, si tienes previsto hacer varias pruebas a la vez, uses boquillas distintas, para evitar contaminación cruzada de las pruebas.