Última actualización: 13.12.19

 

Usar el chaleco reflectante en los momentos adecuados puede salvar tu vida, como también evitarte problemas con la ley. Tener todas las normativas en cuenta es imperativo e, incluso si no conduces un coche, existen casos donde tú también deberás equiparte con un chaleco de calidad. Ser un ciudadano informado sobre cuándo y dónde debes usar el chaleco, qué puede pasar si no lo haces y por qué es una buena idea te ayudará a todo esto.

 

Los chalecos reflectantes son prendas que, aunque todo el mundo las conoce y sabe de su importancia, pocos utilizan en su día a día y de utilizarlos, lo hacen por obligación, sin tener la información completa sobre por qué es tan importante usarlos y cuáles son las implicaciones legales que vienen con su desuso.

Un chaleco no es una prenda de moda y ni siquiera debería considerarse, por las personas forzadas a utilizarlo, como una alternativa o una tediosa obligación. Utilizar un chaleco reflectante es sinónimo de proteger tu vida y la de otras personas también, significa prevenir accidentes y cumplir con las leyes de diversos países del mundo.

A pesar de que en ciertos momentos su uso sí es opcional y depende de cada persona, existen situaciones en las cuales colocártelo es completamente obligatorio, sin peros, excepciones o flexibilidades.

 

¿Cuándo es necesario usar un chaleco reflectante?

Un chaleco reflectante homologado para la seguridad debe ser usado en diversas situaciones y por diferentes personas de manera obligatoria. Saber cuándo es requerido esto podrá ahorrar disgustos con los oficiales y también evitará los riesgos a los que se exponen las personas al estar en la vía.

 

Si te desplazas en moto o en bicicleta

Las leyes que dictaminan el uso del chaleco en motos y bicis dependen de una cosa, la dotación de elementos reflectantes homologados que el reglamento determine sobre el medio de transporte utilizado.

En el caso de las motocicletas, como estas tienen luces, no es realmente necesario que el motociclista use un chaleco reflectante. No obstante, es recomendable su uso en condiciones de poca visibilidad para un extra de protección y alerta a los demás conductores.

Si se trata de una bici, el uso del chaleco es completamente necesario si por alguna razón no cuentas con alguno de los elementos estipulados como la luz delantera blanca, la luz delantera roja y el catadióptrico casero. Sin embargo, debido a que el uso de estos elementos es exigido por la ley, podrías enfrentarte a problemas si no llevas alguno de ellos.

 

 

En accidentes o cuando el coche falle

Si te encuentras varado porque tu coche se quedó sin gasolina o tuvo un fallo y necesitas salir de él, no debes hacerlo si no llevas puesto el chaleco reflectante. Esto forma parte de la normativa de tránsito vial y no realizarlo puede comprometer tu seguridad y meterte en problemas. Si eres víctima de un accidente, la misma ley aplica. Esto podría resumirse diciendo que cualquier persona que salga de un coche, sin importar su razón, deberá portar un chaleco reflectante.

 

Circulación de peatones en la calzada

Los peatones no están obligados a llevar un chaleco reflectante si se encuentran caminando por la acera o por pasos peatonales, sin importar la hora en la que esté desplazándose. Si hace uso de algún scooter o patineta, por ejemplo, y se desplaza a baja velocidad por la acera, tampoco será necesario que use un chaleco reflectante.

No obstante, portar uno se vuelve obligatorio en el momento en el que se deba recorrer la calzada, sin importar si es un espacio corto de tiempo. Al hacer esto, estás entrando al territorio de los coches y, aunque un conductor siempre debería estar atento, quienes estén tras el volante no están contando con que un peatón camine por la vía a mitad de la noche. Si el conductor no ve a tiempo al peatón esto podría propiciar un accidente, pero este podría haber sido evitado 

 

Ciertas profesiones

Algunas áreas de trabajo, desafortunadamente, vienen con una exposición constante a riesgos, y en el caso de algunas, este peligro consiste en estar en la carretera junto a los carros sin más protección que un chaleco. Este es el caso de los oficiales de tránsito y también de algunos trabajadores obreros que se encargan de asfaltar las vías, pintar las divisiones y los cruces o hacer arreglos en alcantarillas, por ejemplo. Las personas que trabajen de esta forma necesitarán llevar siempre un chaleco y, a diferencia de los demás casos, esto no suele limitarse a horarios nocturnos.

 

 

¿Qué podría pasar si no se utiliza?

Siempre habrá un rebelde que decida no usar el chaleco, sin embargo, esta decisión además de afectarlo a sí mismo, también puede afectar a los demás. La probabilidad de ser víctima de accidentes aumenta y esto puede, a su vez, ocasionar accidentes al resto de conductores.

Sin embargo, las consecuencias no solamente serán físicas, pues también puede haber resultados negativos legales en todos los países en los que el uso del chaleco sea obligatorio. En el caso de España, el solo hecho de ir en el coche sin tener un chaleco reflectante en la guantera puede acarrear una multa de hasta 200 euros junto a la pérdida de 3 de los 12 puntos del carné de conducir. Esto último también puede conllevar la cancelación temporal o permanente del documento.

 

¿Cuándo es recomendable usarlo?

Hay momentos en los que no es necesario usar uno pero sí es recomendable hacerlo. Por ejemplo, si vas en caminatas nocturnas con tu mascota y con tu hijo, incluso si siempre irás en la acera, es una buena idea hacerse notar para evitar ciclistas o conductores que no logren verte.

Afortunadamente existen chalecos reflectantes en tallas pequeñas para niños de 4 años en adelante, aproximadamente, y, además de eso, los perros también pueden contar con una de estas prendas que podrá protegerlos del frío, la lluvia y también hacerlos visibles en cualquier momento.

Estar seguro en la carretera es algo que no tiene precio, por lo tanto, tómate tu tiempo pensando cuál es el mejor chaleco reflectante para ti y comprométete a salvaguardar tu vida y las de los demás.