Qué es un seguro contra todo riesgo y por qué conviene contratarlo

Última actualización: 16.06.24

 

Hasta el momento, nadie puede predecir el futuro. Ante esta premisa, lo único que podemos hacer es estar preparados para afrontar cualquier accidente y salir adelante de la mejor manera para pagar los daños. En tal sentido, el seguro de coches contra todo riesgo tiene mucho que ofrecer.

 

Para millones de personas el subir al coche y conducir diariamente es una rutina inevitable. No obstante, colocarse el cinturón no es suficiente para garantizar que ante un suceso desafortunado podremos mantener nuestra integridad física y económica. 

Por suerte, existe lo que llamamos seguro de coche, un servicio que se contrata a un tercero para ayudarnos a enfrentar diversos gastos y requisitos legales derivados del accidente en el que haya estado involucrado nuestro coche.

Si bien el seguro de coche es un término con el que estamos familiarizados y en la página de algunas compañías, como por ejemplo  https://www.allianz.es/seguro-de-coche.html puedes obtener toda la información en detalle acerca de las pólizas que puedes contratar, aquí queremos compartir contigo de forma sencilla en qué consisten algunas de las coberturas más comunes que se ofrecen en el mercado, para que, en determinado caso, puedas elegir la que mejor va a resguardar a tus bienes y a tus seres queridos ante un siniestro.

Solo las enunciamos brevemente, para hacer una diferencia contra la cobertura contra todo riesgo, en la cual nos centraremos más adelante.

Seguro de coche a terceros: Es el seguro más económico del mercado y que cumple con los requisitos mínimos exigidos por la ley. Te permite enfrentar los gastos que hayan sido causados por tu coche a otras personas y bienes. Sin embargo, algunas compañías añaden cláusulas para hacerlo más atractivo. Incluye cobertura contra daños corporales del conductor en la mayoría de los casos, así como indemnización por los daños generados durante el accidente hasta cierto límite establecido claramente en el contrato.

Seguro de coche a terceros ampliado: Además de contar con la cobertura del coche a terceros, puede incluir aspectos como daños por robo, incendio o  aquellos causados por fenómenos de la naturaleza, como inundaciones o huracanes.

Seguro contra todo riesgo: Cubre los daños que un vehículo cause a otros tanto en sus bienes como en su persona derivado de un suceso de circulación. No excluye los beneficios que se otorgan con las pólizas anteriores. Por el contrario, se amplían y se añaden otros beneficios más.

Incluye indemnización por muerte, gastos que se deriven de la hospitalización y atención médica e invalidez del conductor. También, ofrece ayuda para asistir a las personas involucradas en el accidente y en muchos casos puede incluir un vehículo de sustitución.

 

Con franquicia o sin franquicia

Existe un término que a muchos usuarios puede confundir al momento de contratar un seguro contra todo riesgo: la franquicia. Este término está relacionado con la manera en que se cubrirán los daños propios o los que sufra nuestro vehículo en el siniestro. Para aclararlo, diremos que un seguro a todo riesgo sin franquicia es aquel en el que la aseguradora se encargará de cubrir los daños ocasionados a tu vehículo en un accidente de tránsito en el que seas culpable o no exista a quién hacer responsable. 

Por su parte, un seguro a todo riesgo con franquicia es aquel en el que la compañía solo asume el coste de los daños generados por el accidente a partir de cierto importe pactado previamente. Por ejemplo, si se ha establecido una franquicia de 300 euros y el importe que implica reparar tu coche es menor a eso, la aseguradora no tendrá que hacerse cargo de nada; pero si el importe supera los 300 euros, entonces correrá por parte de la aseguradora.

Generalmente el coste de una póliza de seguro a todo riesgo con franquicia es más barata, pero si llega a ocurrir un accidente se aplicará la franquicia para aquellos daños infringidos para reparar el vehículo propio.

¿Qué sucesos quedan fuera de la cobertura que ofrece el seguro contra todo riesgo?

Debes tener en cuenta que no por el hecho de contratar una póliza contra todo riesgo quiere decir que estés cubierto por los daños que causes a otros como resultado de un acto de negligencia. Es decir, no podrás reclamar si has conducido bajo los efectos del alcohol o de alguna sustancia que afecte tu desempeño motriz y tus reflejos. 

Tampoco aplicará la cobertura si el vehículo que ha causado el daño es conducido por alguien que el propietario no autorizó. Asimismo, quedará inválida la póliza si se determina que el coche fue utilizado para algún evento ilegal, incluyendo carreras o concursos de coches.

 

Otros aspectos a considerar

Te recomendamos analizar con cuidado el límite de cada una de las indemnizaciones. En muchas ocasiones allí radica la diferencia entre contratar con una compañía y otra del mercado. Aunque se trata de un seguro contra todo riesgo es muy probable que no quede cubierta la pérdida de accesorios que estén dentro del coche, como podría ser un ordenador, el soporte de gps para coche o DVD portátil, a menos que así esté indicado en la póliza, en cuyo caso suele existir un límite establecido.

En conclusión, si lo que deseas es poder circular sin preocupaciones con tu coche, sin preocuparte por la forma en la que algún evento desafortunado podría impactar tu economía y tu bienestar, conviene que evalúes en detalle adquirir una póliza contra todo riesgo sin franquicia. Puede que el coste sea más elevado, pero evitará que tengas que extraer de tu bolsillo todos los gastos que se deriven para reparar tanto tu coche como el de aquellos que hayan resultado afectados. No obstante, si consideras que eres una persona con un buen historial de conductor y pocos siniestros, podrías considerar una póliza a todo riesgo con franquicia. Solo ten en cuenta que la franquicia se paga en cada accidente.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS