La movilidad eléctrica es la solución para la sostenibilidad

Última actualización: 25.09.23

 

La movilidad eléctrica es la solución para la sostenibilidad en vistas al futuro. Los vehículos inteligentes ofrecen eficiencia, bajos costes de mantenimiento y reducen los niveles de contaminación ambiental. En materia de transporte, la movilidad eléctrica soluciona problemáticas en las emisiones contaminantes.

 

La sostenibilidad a escala mundial es una de las temáticas de mayor relevancia para los organismos internacionales. La Comisión Europea, por ejemplo, establece nuevos objetivos para el año 2030 en cuanto a emisiones de CO2 para vehículos pesados, con la finalidad de reducir significativamente las emisiones que derivan del transporte.

En este mismo contexto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta acerca de la amenaza que significa el cambio climático. En este sentido, la OMS aconseja una reducción de las emisiones de efecto invernadero a través de una mejor elección de medios de transporte, enfocada en la utilización de energías inteligentes. 

Como respuesta a tales alertas y objetivos se han desarrollado cada vez más soluciones de movilidad basadas en la energía eléctrica, debido a las nuevas fuentes que pueden generarla de forma limpia. Siendo así, no es extraño que surjan propuestas como el  SUV eléctrico de Smart, un vehículo que compite en comodidad, potencia y equipamiento con los vehículos tradicionales impulsados por energías fósiles. De igual manera, la infraestructura de transporte busca reducir el volumen de tránsito y hacer más eficientes los métodos de movilidad para las personas, que les permitan cumplir con el propósito de trasladarse de un lugar a otro empleando menos recursos.

En conclusión, el empleo de la movilidad inteligente permite reducir notablemente la contaminación del aire y alcanzar los objetivos planteados por las organizaciones, por lo que es una solución eficiente a largo plazo.

 

Movilidad inteligente y movilidad eléctrica

La movilidad inteligente surge como un concepto innovador, que va más allá de solo permitir el transporte de personas y suministros de forma eficaz. Pretende lograr tal objetivo, además, dándole prioridad a cuestiones de tipo ambiental y energético, con la mirada fija en promover una mejor calidad nivel de vida para la humanidad y en beneficio de todo el planeta. 

Hay que tener en cuenta que la movilidad inteligente no puede desvincularse de otro concepto: Ciudad inteligente. Esto es debido a que no puede concebirse que exista la movilidad inteligente en su más amplia expresión si no existe un entorno que la favorezca, en donde se gestionan los recursos de forma razonable. 

La movilidad inteligente implica un gran trabajo de planificación en donde se buscan soluciones alternativas a las clásicas, adaptándose a los cambios y aprovechando las ventajas de la era digital. En este sentido, todos los datos que arrojan las estadísticas y la logística se analizan para determinar las necesidades y dar lugar a una comunicación fluida entre los actores sociales que requieren moverse de un lugar a otro.

Dentro de las ideas que se relacionan con la movilidad inteligente están  propuestas como la de compartir bienes y servicios, entre muchas otras, de tal manera que la huella de contaminación y el gasto de energía que implica el transporte se vea reducida de forma significativa. 

Desde este punto de vista es sencillo deducir que la movilidad eléctrica se puede incluir perfectamente dentro del complejo engranaje que implica la movilidad inteligente, y que será determinante para el futuro de la humanidad. Recordemos que el uso de la energía eléctrica generada a partir de fuentes renovables y limpias está libre de problemas como el efecto invernadero, la polución ambiental y el smog, que son inconvenientes que genera el uso de combustibles fósiles.

La movilidad eléctrica en el futuro a corto plazo

La adopción de la movilidad eléctrica será implementada a nivel mundial en un futuro cercano. Si bien hay países del Primer Mundo que ya lo están implementando, se espera que en los próximos años se pueda establecer como una alternativa viable para la movilidad en las grandes urbes, como así también en los pueblos más alejados.

En definitiva, la adopción de vehículos eléctricos deberá ser afín en gran parte del planeta si se quieren lograr niveles de polución aceptable. La movilidad eléctrica posee un papel importante debido a que es un medio de transporte sostenible para reducir los niveles de emisiones en las grandes urbes. Justamente, las ciudades que tengan, en su mayoría, movilidad inteligente serán más limpias, eficientes y tendrán un futuro más prometedor, lo que permitirá un desarrollo evolutivo sostenible en el tiempo.

 

Ventajas de la movilidad eléctrica con un Smart

La movilidad eléctrica supone un desplazamiento eficiente, seguro y conveniente. En tal sentido, el SUV eléctrico de Smart brinda las siguientes ventajas:

Disminución del efecto invernadero a gran escala.

Reduce los costes de movilidad y mantenimiento a largo plazo.

Potencia y rendimiento a coste reducido.

Experiencia de conducción confortable.

Son muchas las ventajas que implica tener un modelo eléctrico para trasladarse por la ciudad, por lo que las mencionadas antes son solamente un ejemplo escueto. En definitiva, la movilidad eléctrica es una gran ventaja, no solamente a nivel personal sino también a escala mundial porque se logran reducir, de manera significativa, las emisiones de gases invernadero. De este modo, contribuye de manera eficiente en la sostenibilidad del medioambiente.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS