Aspectos a considerar al elegir un remolque para tu coche

Última actualización: 13.04.24

 

En muchas ocasiones, la capacidad del maletero de nuestro coche no es suficiente para transportar todo lo que deseamos. Por suerte, existen los remolques; una solución sencilla para colocar en ocasiones puntuales para, de esta forma, brindar la oportunidad de llevar con seguridad lo que se desea. 

 

Para viajar dentro de la ciudad lo más común es optar por un coche con el suficiente espacio para transportar las cosas del día a día. No obstante, cuando salimos de vacaciones o visitamos a nuestros familiares llevar todo lo necesario puede ser un desafío. 

En este sentido, no necesariamente se debe tener un coche extra de mayor capacidad, ya que esto podría implicar un coste excesivo, que quizá no se justifique del todo; ya que, lo más probable, es que solo se llegue a utilizar en un par de ocasiones al año. De hecho, podrías tener más que suficiente con un buen remolque, ya que estas estructuras se pueden enganchar a tu coche en unos minutos y cuentan con diferentes características para adaptarse justo a lo que necesitas. 

Además, se trata de una sección a la que podrás darle mantenimiento de forma sencilla, ya que sitios como TrailerPlus ofrecen una amplia variedad de piezas para conservar tu remolque como nuevo sin gastar demasiado. 

Si estás considerando adquirir tu propio remolque, a continuación, te mostraremos cuáles son los puntos en los que debes fijarte, así como algunas recomendaciones indispensables para evitar cualquier inconveniente al momento de conducir con este anexo enganchado en tu coche.

 

Tipos de remolque 

Hay que decir que las opciones al momento de elegir un remolque son muy variadas tanto en diseño como en capacidad. La elección dependerá de lo que quieras transportar, para que puedas garantizar que tus pertenencias viajen de forma segura y evites que se deterioren. 

• De lujo: Encontrarás que existen remolques de lujo que se pueden cerrar completamente a través de un par de puertas de acceso. Tales remolques están pensados para proporcionar un segundo maletero gigante, en el que podrás colocar todo lo que se te ocurra. Suelen contar con un par de puertas de acceso con llave de seguridad y ofrecen un buen aislamiento de los elementos del clima. Tales modelos de remolques pueden tener un acabado de pintura automotriz de alto brillo, para no afectar la estética de tu coche cuando los enganches. 

• Tipo carretilla: También existen los remolques que simulan una carretilla anexa a tu coche, la cual puede o no tener cubierta para mantener la carga protegida de la lluvia y el sol. Estos modelos son más baratos y los hay de diferentes dimensiones. 

• Remolques para coches o motos: Existen otros tipos de remolques enfocados al transporte de motos o coches. No nos enfocaremos mucho a ellos, ya que tienen un propósito distinto al que hemos venido abordando en esta ocasión. 

Sea cual sea el tipo de remolque que ha sido de tu interés, deberás verificar que cuente con luces de acuerdo a la normativa. Recuerda que así como las bombillas LED para coche proporcionan visibilidad para que otros conductores puedan verte en la carretera, los remolques también deben contar con su propio set de luces de advertencia. Este es un requisito indispensable para que puedan transitar legalmente. Tal aspecto no debería ser un problema si adquieres un remolque en algún sitio especializado, pero si lo fabricas por tu cuenta deberás tenerlo en cuenta.

A continuación, abordaremos los temas relacionados con las regulaciones y normas bajo las que los remolques pueden ser utilizados. 

 

Permisos para transitar con un remolque 

El tipo de permiso requerido para transitar está determinado por la masa máxima autorizada para la que ha sido diseñado el remolque. Partiendo de este hecho existen dos variantes: 

• Remolques ligeros: se consideran remolques ligeros aquellos que no sobrepasan los 750 kg de peso. Estos remolques no requieren tener una matrícula especial ni tampoco requieren que el chofer cuente con un permiso especial para poder utilizarlos. Bastará con tener un permiso de conducir tipo B para transitar sin ningún problema. 

• Remolques pesados: son los que superan los 750 kg. Para poder transitar con ellos sin incumplir ninguna ley deberán contar con su matrícula propia, además de un seguro. Estos remolques también requieren un permiso de conducir tipo B, con autorización B-96. No obstante, si la suma del peso de tu remolque y el coche tractor superan los 4.250 kilogramos, entonces será necesario que amplíes tu permiso y lo tramites con la autorización B+E. 

Consideraciones al conducir con un remolque 

Aunque puede resultar muy sencillo de comprender el uso de un remolque, no basta con saber engancharlo a tu coche. Hay algunas recomendaciones importantes relacionadas con

la conducción, las cuales no deberías pasar por alto. Al tenerlas en mente podrás evitar contratiempos y sorpresas desagradables. 

Realiza algunas sesiones de práctica antes de aventurarte a realizar tu primer viaje con remolque. De esta forma podrás familiarizarte con los giros y las maniobras necesarias para tener el control total del anexo. 

El remolque incrementa el peso que el motor de tu coche tendrá que desplazar. Por lo tanto, el consumo de combustible de tu coche se incrementará. Siendo así, notarás que tendrás que recargar tu tanque con mayor frecuencia de la que estás acostumbrado, lo que puede tomarte por sorpresa en un viaje largo. 

Al incrementar la carga del coche deberás también incrementar la presión de tus neumáticos; de lo contrario, la fricción puede acelerar el deterioro de las superficies de rodamiento. 

Recuerda que al adelantar a otro vehículo en la carretera deberás tener en cuenta las nuevas dimensiones totales de tu coche. Nunca realices este tipo de acción si considera que vas muy justo para poder pasar. 

Notarás que las subidas le cuestan más trabajo a tu coche. Si tu transmisión es manual, probablemente tengas que cambiar la marcha por una más lenta pero de mayor potencia. 

A la hora de frenar rápidamente podrías tener problemas, en especial si tu remolque trae bastante peso. En este sentido, deberás incrementar tus precauciones y sumar algunos metros a más la distancia prudencial que normalmente dejas con el coche que va delante de ti. 

Esperamos que estas recomendaciones sean de utilidad para que tu experiencia al transitar con un remolque sea positiva y cumpla tus expectativas. 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS