Última actualización: 07.07.20

 

Aunque parezca poco común, los coches pueden tener incorporados localizadores GPS sin saberlo. No necesariamente es consecuencia de que alguien te acecha, sino que, si compraste un auto usado, puede que tenga el rastreador instalado. Afortunadamente, hay varios mecanismos para hacer un barrido electrónico que ayude a encontrar los rastreadores ocultos y hacer una limpieza. 

 

Los localizadores de sistema de posicionamiento global para coche son equipos prácticos que pueden ser de mucha ayuda como sistema de seguridad y vigilancia, ya que proporcionan al usuario información precisa y favorable sobre la ubicación del vehículo en tiempo real. Incluso, algunas alternativas son capaces de brindar el audio de lo que ocurre en el interior del vehículo.

Estos beneficios son interesantes y útiles si se desea prevenir un robo o tener un mecanismo de respuesta inmediata que ayude a las autoridades a dar con el paradero del coche. De hecho, estos dispositivos proporcionan tranquilidad. Sin embargo, esto solo ocurre cuando han sido instalados por la propia iniciativa, no cuando alguien más ha introducido el rastreador de forma oculta con algún propósito.

 

Tipos de rastreadores 

Antes de entrar en pánico, es prudente saber que hay mecanismos para inhabilitar estos rastreadores, así como para localizarlos y removerlos del coche. Lo primero es saber que existen dos tipos de localizadores: los activos y los pasivos. 

En el primer caso, es un dispositivo que transmite una señal constante mediante una cámara WiFi espía o puede ser un localizador GPS. En el segundo, no transmite una señal, sino que la recibe. 

De acuerdo al tipo, la forma de localizarlos cambia. De modo que, para un localizador activo, es preciso que se utilice un scanner de frecuencia, mientras que, para un dispositivo electrónico pasivo, se deberá utilizar un detector de juntas no lineales.

Tracker o GPS

Por otro lado, los GPS son dispositivos de transmisión a ráfagas, que supone el envío de datos de forma periódica, y que están equipados con un módulo receptor de sistema de posicionamiento global, así como con un módulo transmisor GSM/GPRS, que es utilizado para dar la posición exacta mediante un satélite a un dispositivo activo.

Ahora que se conocen estos términos y que existe un mecanismo para encontrar los dispositivos, conoceremos los pasos que deberás seguir para buscarlos y poder inhabilitarlos.

 

Búsqueda visual y electrónica 

Para poder extraer este dispositivo del coche, lo primero que se deberá hacer es encontrarlo o al menos identificar su existencia. Por ello, es necesario hacer un reconocimiento visual de todos los componentes y elementos en el coche, con la finalidad de hallar alguna pieza extraña que pueda estar conectada en determinados lugares del vehículo. 

Lo más frecuente es encontrarlos en lugares como la batería, caja de fusibles, salpicadero, bajo los asientos, toma de mechero, guantera, bajo el vehículo, conexión OBD, en los portaobjetos de los laterales e incluso en el motor. 

Después de la búsqueda visual, se deberá hacer un reconocimiento electrónico. Para ello, será necesario que se use un detector de frecuencia digital, un sistema sencillo y rápido, que es capaz de revelar incluso la existencia del mejor localizador GPS para coche.

La mayoría de los localizadores GPS se configuran con la finalidad de que se activen cuando hay movimientos. De modo que el resto del tiempo se mantienen en estado de reposo. Aunque se crea que esto es algo positivo, no lo es en el caso de establecer una búsqueda electrónica porque, si el GPS no transmite ninguna señal, no podrá ser localizado.

 

Métodos para encontrar un localizador

Para localizar el dispositivo en el interior del coche, lo recomendado es llevar el vehículo hasta un lugar alejado de las frecuencias. Después, será necesario aparcar a un lado de la autopista o en el campo y poner el teléfono en modo avión. Lo siguiente será colocar en modo “cellphone” y ajustar la sensibilidad de frecuencias digitales a su menor expresión y seleccionar audible.

Para continuar, coge todos los objetos del maletero, guantera y laterales e introdúcelos en una caja. En ese momento, deberás encender el detector digital de frecuencias y permitir que haga un escaneo durante un par de minutos. Deberás mantenerte atento por si detecta una frecuencia GSM de manera constante y repetitiva, en un lapso de tiempo que pudiera ser de 30 segundos. 

Ahora, coge el detector de frecuencias y colócalo sobre el salpicadero del coche y conduce un par de kilómetros para observar el scanner de frecuencia. Después, deberás regresar al lugar sin interferencias para comenzar la búsqueda en el exterior del coche. 

Búsqueda en exteriores

Para la búsqueda en exteriores, es preciso que esta se divida en cuatro partes, una delantera, una trasera, así como en los laterales derecho e izquierdo. En cada una de estas zonas se deberá permanecer al menos unos tres minutos y, en medio de cada una de las revisiones de las áreas, es necesario que el vehículo se mueva, para mantener activa la señal del GPS en caso de que esté en reposo. 

Otro método eficiente es con un inhibidor de frecuencia. Sin embargo, es preciso alertar que el uso de estos equipos está prohibido en Europa. De hecho, hay sanciones para quienes intenten comercializar o exportar estos productos. Las multas rondan entre los 500 y los 20 millones de euros, por lo que no es recomendable su uso, a menos de que se encuentre fuera del territorio de la comunidad europea. 

En ese caso, al emplear el inhibidor, lo que se hará es forzar la pérdida de señal GSM del rastreador GPS, para después detectarlo en el momento que se restablezca. Al no tener señal, intentará conectarse a la red constantemente hasta que lo logre y será en este momento que puede ser detectado. 

En todo caso, también es posible acudir a un mecánico para hacer una búsqueda exhaustiva, detallada y profunda en todas las partes del coche, ya que un rastreador podría estar alojado en un cableado, en el motor o en cualquier rincón del vehículo, con la finalidad de pasar desapercibido. Este puede tener tamaños pequeños, similares al de una caja de cerillas, por lo que es necesario estar atento ante la presencia de cualquier objeto inusual.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments