Última actualización: 16.11.19

 

Los compresores de aire para coche nos permiten inyectar una cantidad de aire comprimido para algunos trabajos en donde se requiera inflar un neumático, un colchón o alimentar una pistola de pintura comprimida. Sin embargo, para disfrutar de su funcionamiento óptimo, será necesario que les brindes el mantenimiento adecuado cuando lo requieran.

 

Todos somos conscientes de que las tareas que realizamos en el hogar pueden llegar a volverse un poco agotadoras y fastidiosas, ya que nos piden entregar mucho esfuerzo de forma sostenida por un largo lapso de tiempo. En esas ocasiones, aunque pongamos todo nuestro esfuerzo, terminaremos completamente agotados y con un resultado insatisfactorio, ya que para realizar algunas tareas, será imprescindible contar con un sistema que nos permita manipular aire comprimido a nuestro antojo.

Un compresor de aire es una herramienta que está diseñada y desarrollada para sustraer el aire que está en el ambiente, luego almacenarlo y comprimirlo dentro del calderín que es un tanque interno del compresor. Con ese aire comprimido, podrás poner en marcha distintas herramientas de tipo neumáticas, así como realizar tareas más sencillas, como hinchar los neumáticos de los vehículos, además de poder rociar pintura para limpiar o cambiar el color de las paredes de tu casa.

Sin embargo, para emplear una de estas herramientas y adquirir el mejor compresor de aire del momento, es recomendable conocer cómo funcionan estos aparatos, además de que deberás realizarle un mantenimiento a esta herramienta para que pueda brindar una mayor durabilidad y tenga un mejor rendimiento al funcionar.

 

¿Cómo funcionan los compresores de aire?

El principio de los compresores de aires es sustraer aire del ambiente, comprimirlo en un calderín y ponerlo a disposición para utilizarlo cuándo lo necesitemos, dándonos la posibilidad de liberarlo por un tubo flexible y regulando la presión mediante el uso de un práctico presostato. Para conocer cómo funciona un compresor de aire, es muy necesario conocer cuáles son las partes que integran un compresor de aire y su funcionamiento. 

En general, los compresores de aire están fabricados con tres grandes piezas. En primer lugar, evidentemente, la pieza más importante de este sistema es el propio compresor. Se trata de un cilindro con un pistón que es impulsado mediante un pequeño motor eléctrico, el cual le permite tomar el aire del ambiente para seguidamente comprimirlo.

El tanque del depósito es otra de las piezas fundamentales en el funcionamiento de un compresor. El tanque o calderín es una especie de depósito o recipiente en donde se almacena el flujo de aire comprimido, permitiendo tenerlo al alcance para el momento en que sea necesitado.

 

 

Por último, pero no menos importante, se encuentra el equipo de control y suministro, el cual es la parte del sistema que se encarga de recibir el aire comprimido por el pistón del compresor que anteriormente se ha almacenado en el tanque de depósito y, gracias a un presostato, controla el nivel de presión con la que el aire comprimido saldrá a través de la manguera.

Al conocer cómo funcionan los compresores de aire, es muy posible saber cómo darles el mejor uso en cualquiera de las distintas actividades de bricolaje que vayas a hacer en tu casa, ya sea inflar un par de neumáticos, limpiar el jardín de las hojas secas de otoño o, incluso, pintar las paredes de tu casa, utilizando una pistola de aire. Así mismo, podrás regular la presión de salida de aire, según el objeto que requiera del flujo de aire.

 

¿Cómo utilizar un compresor?

Ya que conocemos cómo funciona un compresor de aire, así como las distintas partes que lo componen, te recomendamos aprender a utilizar esta herramienta de manera que puedas evitar cualquier daño que nos podamos hacer a nosotros y nuestro equipo de trabajo.

En primer lugar, si tu modelo de compresor de aire tiene ruedas, deberás ensamblarlas antes de utilizar el aparato. Seguidamente, procede a instalar el filtro de admisión de aire. Luego, se necesitará retirar y cambiar el tapón de transporte que va instalado en la tapa, que sí cuenta con un orificio. Es importante verificar el nivel de aceite en el cárter, sobre todo si es la primera vez que lo utilizas. A través del orificio que tiene de carga, se deberá llenar de aceite hasta que alcance el nivel indicado. Antes de enchufar a la corriente, comprueba de que el interruptor esté en apagado. Por último, procede a encender el compresor de aire y apagarlo cuando lo termines de utilizar.

 

 

El mantenimiento de un compresor de aire

En realidad, hacerle el mantenimiento adecuado a un compresor de aire es una tarea sencilla, sobre todo en la actualidad, ya que estas herramientas están siendo diseñadas de forma mucho más simple, por lo que son aparatos de uso muy sencillo.

El mantenimiento de esta herramienta se realiza en tres procesos básicos de cuidado periódico, de manera que podamos permitir a estas máquinas que sigan prestando un servicio óptimo durante un mayor lapso de tiempo. Estos procedimientos son: el mantenimiento o cambio de filtro de aire, el cambio de aceite y la extracción del aire comprimido remanente dentro del calderín.

En realidad, el mantenimiento del filtro de aire es un proceso muy sencillo. Únicamente necesitarás desenroscar el filtro que está sujeto en la zona de arriba del compresor. Procede a abrir el recipiente del filtro, retíralo y sacúdelo de manera que puedas eliminar toda la suciedad que se pueda haber acumulado.

Para el cambio de aceite, se aconseja que, cada 150 horas de trabajo, se le haga un cambio de aceite a un compresor, de manera que pueda conservar las características lubricantes que le dan la posibilidad de funcionar a una potencia adecuada.

En el último paso, para extraer el aire que queda en el calderín, será necesario encontrar la ubicación del tapón que se encuentra en alguna parte de la zona inferior del tanque. Al conseguirlo, deberás desenroscarlo, permitiendo que el aire remanente que se encuentra en el calderín salga libre, siendo anunciada su salida por un silbido que sale de la apertura del tanque.