Última actualización: 14.12.19

 

El primer modelo de compresor de aire moderno, así como lo conocemos hoy en día, fue fabricado en 1762 y lograba producir hasta 14.5 libras por pulgada cuadrada. Sin embargo, es un aparato que parte de la innovación de otro, como lo fue el prototipo del motor de agua.

 

Todos conocemos que muchas de las tareas que debemos realizar en el hogar pueden tornarse complicadas o difíciles, requiriendo un gran esfuerzo de forma sostenida o continua durante determinado lapso de tiempo. Sin embargo, al completar la actividad, terminamos muy agotados y con la tarea hecha a medias. Para evitar esto, será totalmente necesario adquirir un práctico compresor de aire. Pero, antes de correr a una tienda para adquirir uno, te recomendamos aprender un poco más sobre estas herramientas, conociendo su funcionamiento y, sobre todo, su origen.

En las próximas líneas, explicaremos qué es y cómo funciona un compresor de aire, además de que conoceremos a su inventor, así como la evolución de los distintos modelos y tipos de compresores.

 

Los compresores de aire, ¿qué son?

Los compresores de aire son unas prácticas herramientas, las cuales facilitan muchas tareas de bricolaje o, incluso, a nivel industrial, ayudándonos en muchas de las tareas que requieren de un gran esfuerzo físico y, mucho más, en las que el esfuerzo se debe mantener durante un largo período de tiempo.

Esta herramienta ha sido creada con la finalidad de que, aprovechando el aire del ambiente, o gas, pueda almacenarlo y comprimirlo en algún tipo de tanque, de manera que, posteriormente, se le pueda dar un uso diferente. Entre las actividades más comunes que  se pueden realizar con un compresor de aire se encuentran: el llenado de aire de los neumáticos de los coches, motocicletas o bicicletas, además de que es una herramienta muy útil para las distintas tareas de limpieza o bricolaje como pintar con pistola.

 

¿Cómo funcionan?

En general, los compresores de aire están fabricados por tres partes o piezas principales, las cuales tienen un funcionamiento distinto y necesario para que el compresor funcione. El compresor, es básicamente un cilindro con un pistón que funciona gracias a un motor, de manera que el sistema logra extraer una cantidad de aire del ambiente, de manera que, posteriormente, se le pueda dar el uso correspondiente. El calderín o tanque de depósito, es la pieza del compresor en dónde se almacena el aire que se recibe y luego se comprime. Y, por último, el Equipo de control es la pieza del compresor que tiene como objetivo recoger aire comprimido y mediante el uso de un presostato, podrás gestionar la presión que tendrá el aire cuando vaya de salida a través de la manguera o tubo flexible.

 

 

Los tipos más comunes de compresores de aire

 

En cuanto a compresores de aire, es importante conocer que existen varios modelos correspondientes a las distintas necesidades, por lo que podrás encontrar desde modelos de compresores de uso doméstico, así como modelos industriales y para uso profesional.

 

Compresores domésticos

Esta clase de compresores se utiliza para realizar tareas sencillas en el hogar, así como para algunos trabajos de bricolaje. Estos modelos permiten desde inflar un neumático hasta pintar una pared. Gracias a que son aparatos relativamente sencillos, permiten ser utilizados tanto por un profesional como un principiante.

 

Compresores industriales

Para los trabajos de pintura industrial de barnizado, pintura, refrigeración o elevación. Este tipo de compresores han sido desarrollados para trabajar con un tipo de energía limpia y más económica de lo común, lo que permite a la empresa que utiliza esta herramienta a ahorrar una notable cantidad de dinero y costes.

 

Historia del primer compresor de aire

Los compresores de aire tienen un gran uso dentro de la industria, dando aire a presión en diversas aplicaciones industriales y en el hogar pero, en realidad, el primer compresor de aire es en realidad el pulmón humano. Cuando el ser humano se dio cuenta de la capacidad que tenemos para exhalar, nuestros antepasados se aprovecharon de esto para avivar las fogatas. En esa época ya, nos empezábamos a dar cuenta de la utilidad del aire a presión, pero mucho tiempo pasó para que pudiéramos disfrutar de los mejores compresores de aire del 2019.

La persona que hizo funcionar por primera vez una bomba de vacío, a la vez que experimento con la presión de aire para ser aplicada sobre varios medios y para distintas funciones, fue un ingeniero físico alemán de nombre Otto Von Guericke. Von Guericke pudo demostrar la forma en que la bomba de aire trabaja gracias a la combustión. Gracias a estos estudios, se logró determinar, posteriormente, el uso del aire como un compresor.

 

 

El primer modelo de compresor fue creado en el año 1762 y llegaba producir aproximadamente unas 14.5 libras por pulgada cuadrada. Pero, fue en el año 1829 que el primer compresor de aire fue patentado y unos 40 años después, los fabricantes siguieron actualizando los compresores, agregándoles  un sistema de chorro de agua que ayuda a bajar la temperatura de los cilindros.

Gracias a esto, se logró aumentar el nivel de temperatura y humedad en el aire, lo que permitió conseguir un mayor nivel de eficacia que las herramientas de aire comprimido del momento. El primer compresor de aire industrial que se empleó en una construcción realizada en 1857 en las montañas Suizas, trabajando en el túnel de Mont Cenis. Para dicha construcción, se consiguió un patrón de tuberías que distribuye el aire comprimido en cantidades significativas. Las tuberías se colocaron a los extremos del túnel, por lo que se consiguió abrir un hoyo de 23.000 pies de tuberías con todo éxito.

En conclusión, los compresores de aire han llegado para solucionar una gran cantidad de necesidades de aire comprimido, brindándonos soluciones, tanto a nivel industrial como para actividades de bricolaje o tareas en el hogar. Es una herramienta que podrás llevar en tus viajes gracias a que, en la actualidad hay modelos compactos y portátiles que te permitirán llevarlo al campo y la montaña, de forma que te ayude en caso de que necesites inflar, desde un neumático hasta colchones y juguetes inflables. Por esto, recuerda que, para elegir el mejor compresor de aire del momento (En este enlace encuentras varios productos para analizar), deberás tomar en cuenta, principalmente, para qué lo necesitas.