Última actualización: 19.01.21

 

Si hay algo que ningún conductor puede saltarse es el tiempo en el que es conductor novel. Un periodo durante el que se nos somete a ciertas limitaciones a la hora de conducir, que conviene conocer para no sufrir de sanciones fácilmente evitables.

 

Cuando salimos de la autoescuela, todos sabemos que son las luces de gálibo, cómo se mantiene una batería de coche, a quién hay que cederle el paso en un cruce con un camino de tierra y otras muchas cuestiones del código de circulación. Sin embargo, lo que seguramente no sepamos todavía, o no del todo, es a movernos con seguridad en carretera sin tener a nuestro instructor al lado. 

Precisamente por ello existe la figura del conductor novel. Un paso que no podemos saltarnos y que establece ciertas limitaciones y obligaciones durante nuestros primeros días al volante. Algo necesario hasta que logramos desarrollar nuestras habilidades y que nos ayuda a ganar en seguridad, tanto propia como del resto de usuarios de la vía.

 

Qué es un conductor novel

Un conductor novel es aquel que acaba de sacarse el carnet de conducir. Este periodo se extiende durante el primer año de vigencia del mismo. Durante todo este tiempo, el conductor estará sometido a una serie de limitaciones y obligaciones relativas a su comportamiento al volante, aunque en la práctica no son cuestiones que supongan graves limitaciones. De hecho, estas funciones no limitan los tiempos de conducción, la distancias o el horario durante el cual el novel puede circular. No obstante, analizaremos al detalle el tema en el siguiente apartado.

Limitaciones y obligaciones del conductor novel

En la actualidad, existen una serie de limitaciones que implican a los conductores noveles, afectando a la forma en que deben comportarse en carretera. Una de las más importantes tiene que ver con los puntos del carnet de conducir. A diferencia de los conductores veteranos, el conductor novel tiene solo 8 puntos en su carnet. Estos puntos se van incrementando en los tres años siguientes hasta llegar a los 12, siempre que no haya sanciones que motiven la pérdida de puntos.

Otra obligación del conductor novel es llevar la placa con la L debidamente colocada en la parte posterior izquierda de la luneta trasera. Aunque hay mucha gente contraria a lucir este distintivo, lo cierto es que la multa por no llevar la L asciende a nada menos que a 100 euros. Así que si eres de los negacionistas de llevar esta placa, quizá te convenga cambiar de opinión.

El conductor novel tampoco debe olvidar que, como cualquier conductor, es obligatorio llevar el carnet de conducir. En caso de que aún no le haya sido enviado el mismo, deberá presentar el correspondiente certificado que emite la DGT, mientras llega el carnet definitivo.

Por cierto, aunque durante un tiempo la velocidad máxima del conductor novel en cualquier vía era de 80 kilómetros por hora, con el tiempo se ha comprobado que, más que favorecer la seguridad, esta medida suponía un riesgo adicional. Por eso, esta ley fue derogada en 2011 y hoy día los conductores noveles pueden circular a la velocidad máxima de cada tipo de vía en la que viajen.

 

¿Cuál es la tasa de alcohol máxima permitida a un conductor novel?

Hemos dejado este apartado aparte por dos motivos. El primero es por su importancia, dado que lo mejor sería que el conductor nunca consuma alcohol si se va a poner al volante. Y el segundo motivo es porque tal vez las cosas cambien dentro de no mucho tiempo, respecto de la relación entre noveles y alcohol.

A día de hoy, el conductor novel tiene una tasa de concentración de alcohol máxima más reducida de la que se aplica a los conductores experimentados. En concreto, esta tasa es de solo 0,30 gramos por litro en sangre o 0,15 por litro de aire espirado, algo más de la mitad de las tasas aplicadas al conductor normal, de 0,50 gramos por litro de sangre o 0,25 miligramos por litro en aire. 

No obstante, esto puede cambiar en un cierto tiempo, pues está en estudio la idea de imponer una tasa de alcohol cero a los conductores noveles, que también sería aplicable a los profesionales. Algo que ayudaría a reducir la siniestralidad, aunque por ahora sigue en estudio.

Otras precauciones

Como cierre de este artículo, queremos dejarte algunas precauciones más para que, como conductor novel, circules con mayor seguridad. Muchas de estas ideas son aplicables también a conductores experimentados, aunque la influencia es mayor en algunos conductores jóvenes.

Una de estas precauciones tiene que ver con el móvil. Hoy día, contamos con mil opciones para usar el móvil en manos libres a precios económicos, lo que reduce riesgos a la hora de conducir. En última instancia, siempre es más importante centrarnos en la carretera que responder a un Whatsapp.

Otro aspecto clave y en el que queremos insistir es el alcohol. La mejor tasa de alcohol para conducir es 0, así que si bebes mejor no conduzcas. Aunque parezca que el alcohol no afecta a tu capacidad, sí lo hace, especialmente cuando eres novel.

Mantener la seguridad interior también es clave si viajas con animales. Así que es muy recomendable usar un transportín para gatos o para perros, donde tus mascotas viajen cómodas y sin riesgos. Si tu perro es más grande,entonces la opción es recurrir a una red para mascotas, que ayuda a alojarlas cómodamente en el asiento trasero o en la zona del maletero. Por cierto, esto también afecta a los niños, que deben viajar siempre con sus dispositivos de retención correspondientes debidamente instalados y asegurados.

La última precaución tiene que ver con el seguro del conductor novel. Es clave que estos conductores estén siempre recogidos en la póliza del seguro, para evitar riesgos en caso de accidente. Muchas aseguradoras no se responsabilizan si el conductor no está declarado, lo que puede agravar más las consecuencias de un accidente.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments