¿Qué es un coche híbrido?

Última actualización: 03.12.22

 

En un mundo en el que los coches dotados de motor térmico se han convertido en el enemigo a eliminar y donde el automóvil eléctrico aún no es capaz de cubrir las necesidades de los usuarios, el vehículo híbrido se ha convertido en la alternativa más interesante.

 

Desde el principio de la automoción, los vehículos tradicionales y basados en motores de combustión han sido la mejor y casi única opción para circular. Sin embargo, la nueva movilidad presenta diferentes alternativas, basadas principalmente en el poder de la electricidad. Esto nos lleva a los vehículos con un planteamiento eléctrico, cuyo nivel de contaminación y de consumo de energía resulta mucho más eficiente que el de los vehículos con motor de combustión. Sin embargo, el inconveniente de estos nuevos vehículos de carácter todo eléctrico es la capacidad de su batería, que aún está lejos de ofrecer kilómetros suficientes como para que estos coches sean atractivos a los usuarios. Un defecto en vía de solución pero que, por ahora, penaliza a estos vehículos a la hora de hacer grandes viajes.

Por fortuna, entre ambos extremos existe un tipo de vehículo que mantiene lo mejor de ambos mundos. Hablamos de los coches híbridos. Si nunca has oído hablar de estos coches o tienes dudas respecto de las mejoras que un vehículo híbrido tiene, es momento de desvelar las mismas.

¿En qué consiste un coche híbrido?

La primera pregunta a la que vamos a responder es saber qué es un coche híbrido. Este tipo de coches son vehículos tradicionales pero, en vez de contar con un motor de combustión interna o uno eléctrico, incorporan un motor híbrido. Este motor incluye tanto el sistema de combustión del motor térmico, en gasolina o diésel, así como un sistema eléctrico, capaz de mover el vehículo bien de forma autónoma o bien en combinación con el motor de combustión incluido.

Esta definición ya nos deja resuelta también la cuestión de cómo funciona un coche híbrido. La clave de ese funcionamiento depende de la velocidad, dado que según  la zona en la que circulemos y la velocidad a la que rodamos, el ordenador de a bordo usará el motor eléctrico, el de gasolina o ambos.

En circunstancias en las que circulamos a baja velocidad, como en ciudad, el protagonista es el motor eléctrico. Sin embargo, cuando rodamos en autovía o autopista y a altas velocidades, es el motor de combustión el que se emplea, combinado ocasionalmente con el eléctrico. 

Este es el planteamiento de los llamados híbridos paralelos, en los que el vehículo se mueve con uno o los dos sistemas integrados en el vehículo. No obstante, la opción más actual y pujante es la llamada híbrido serie – paralelo. En este modo, el motor térmico puede servir tanto para impulsar el vehículo como para cargar las baterías, logrando así mejores rendimientos y menores consumos de carburante.

 

Ventajas del coche híbrido 

A la hora de valorar la compra de un coche hybrid, es conveniente conocer las ventajas que este sistema nos ofrece. Entre ellas, tenemos el gasto en combustible, derivado del menor consumo del coche híbrido. Gracias al empuje del motor eléctrico, sobre todo en ciudad, el gasto en carburante de estos vehículos se reduce en torno a un 30%, dependiendo del modelo, su potencia, el combustible que usa y el tipo de vías por las que rueda el vehículo.

No obstante, hay más ventajas a la hora de circular con un híbrido, tales como un menor mantenimiento. Gracias a la aplicación del motor eléctrico, se reduce el uso del motor de combustión y se obtienen vehículos con menos piezas, lo que obviamente reduce el desgaste y los costes. Pensemos que un motor híbrido puede prescindir de piezas como el motor de arranque clásico, la batería de coche tradicional o el alternador, que son piezas que suelen dar problemas y requieren de mantenimiento.

Por supuesto, no podemos olvidarnos de los efectos sobre el medio ambiente a la hora de conducir un vehículo híbrido. Dado que el consumo de combustible es menor, también lo es la cantidad de contaminación generada por el vehículo, sin importar el tipo de conducción que realicemos. También se reduce el nivel de ruido, dado que cuando funciona en modo eléctrico el coche es totalmente silencioso, incluso demasiado.

Finalmente, no podemos olvidar de las ventajas legales que tiene conducir un coche híbrido. Todos estos vehículos, ya sean híbridos puros o mezcla de híbrido y eléctrico, tienen garantizada la pegatina ECO de la DGT. Algo que supone reducir el coste del vehículo mediante un menor impuesto de matriculación y bonificaciones en el impuesto de circulación. También son vehículos que cuentan con acceso libre a los centros urbanos o a ciertas zonas de aparcamiento, entre otras ventajas.

Inconvenientes del coche híbrido

Aunque las ventajas de esta tecnología son muchas, lo cierto es que el coche híbrido también tiene ciertos inconvenientes. Uno de ellos tiene que ver con el precio, dado que un vehículo dotado de esta tecnología siempre va a ser más caro que su “hermano” con motor de combustión. Por eso, antes de comprar es clave hacer números y ver si el kilometraje que vas a hacerle al vehículo puede compensar el coste de adquisición.

Otro problema importante tiene que ver con la duración de la batería de los coches híbridos. Algo que seguramente te suene cuando de pequeño tenías coches teledirigidos y sus pilas apenas duraban unos minutos. Sí es verdad que al contar con un motor de combustión no te quedarás tirado por falta de energía en la batería, pero lo cierto es que la vida útil de las baterías de coche (aquí puedes encontrar unas opciones para elegir) y su necesidad de recambio es algo que le quita el sueño a muchos conductores. 

Afortunadamente, las mejoras tecnológicas de estas baterías han aumentando su vida útil a unos 8 o 10 años apropiadamente. En cuanto al coste de cambiar la batería de un coche híbrido, el mismo va de 750 a 2.000 euros. Un importe que, visto a largo plazo tampoco es un desembolso especialmente elevado. De todos modos, la prueba del ahorro que suponen estos vehículos a largo plazo la tenemos en un gremio tan experto como los taxistas, en los que la presencia de híbridos entre sus flotas es más que considerable. Así que si los que saben apuestan por ellos es porque sus ventajas son mayores que sus inconvenientes.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS