Coches híbridos: ventajas e inconvenientes

Última actualización: 25.06.22

 

Dentro de las opciones que tenemos actualmente disponibles para conseguir una movilidad más sostenible, el coche híbrido es una de las más interesantes, gracias a su polivalencia. Sin embargo, este tipo de vehículos también tiene algunos inconvenientes, que conviene conocer.

 

Si estás pensando en comprar un coche nuevo, seguramente tengas muchas ideas en mente. Y es probable que una de ellas sea buscar el mejor coche híbrido del momento, gracias a las ventajas que tienen estos vehículos. De hecho, cada vez son más quienes apuestan por este tipo de motorizaciones, tanto por sus ventajas medioambientales como por el ahorro en combustible que estos turismos ofrecen.

Sin embargo, es importante saber que, aunque son muchas las ventajas del coche híbrido, este también tiene sus inconvenientes. Si no sabes por qué no comprar un híbrido, te dejamos un resumen de lo que debes saber.

 

Cómo funciona un coche híbrido

Un coche híbrido es un vehículo que cuenta con dos motores distintos. Uno de ellos es un motor térmico tradicional, generalmente de gasolina, mientras que el segundo es un motor eléctrico. La ventaja de estos vehículos es que, gracias al sistema de gestión que incluyen, el coche sabe en cada momento qué motor usar para ser más eficiente. En general, cuando rodamos por ciudad y a baja velocidad se usa el motor eléctrico. Si rodamos en carretera o autopista, se activa el motor de gasolina o bien los dos, según lo que sea necesario.

También hay algunas opciones para elegir respecto del sistema de carga del vehículo. Lo habitual es que encontremos en el mercado coches híbridos enchufables y un sistema que combina la tecnología en serie y en paralelo. En el caso del enchufable, las baterías de coche se cargan directamente con cable, aunque también se suelen incluir sistemas de carga regenerativos, mediante las frenadas. 

Estos últimos sistemas son la fuente principal de recarga de los coches híbridos en serie o paralelo. La diferencia entre ambos sistemas es que un modelo en serie también usa el motor de gasolina como generador para el motor eléctrico, mientras que en el paralelo modo usan ambos motores a la vez para rodar. La mayor parte de los híbridos actuales usan ambos sistemas, dependiendo de lo que es necesario. Y hecha esta descripción, es momento de hablar de los motores híbridos y sus ventajas y desventajas.

Ventajas del coche eléctrico

Menor consumo de combustible: Es una de las ventajas del híbrido más destacadas. El consumo de combustible de estos vehículos es más reducido que el de un modelo equivalente con motor convencional. Tomando como referencia los consumos declarados por el fabricante, ese gasto se reduce en un 30% a un 50% de media.

Vehículo urbano: Si haces muchos recorridos por ciudad, el coche híbrido es la mejor opción. Su bajo consumo en este entorno, su capacidad regenerativa al frenar y la eficiencia del motor eléctrico a baja velocidad hacen de las zonas urbanas el terreno donde más se perciben las ventajas de los coches híbridos.

Ventajas legales: Dada la actual apuesta por la movilidad más sostenible, hay numerosas ventajas fiscales para el coche híbrido. Entre ellas, tenemos un impuesto de matriculación cero o muy reducido, bonificaciones en el impuesto de circulación, etc. También hay otras ventajas al circular, como la posibilidad de acceder a zonas como los centros urbanos, vetadas a los coches con motores de combustión, aparcamiento gratuito, uso de carriles especiales, etc. 

Conducción: La conducción es más sencilla, gracias a la tecnología de asistencia y el panel de control incluido en el vehículo. La inteligencia con la que están dotados este tipo de coches nos ayuda a mantener la velocidad, a no exceder la misma en zonas prohibidas y a llevar un ritmo más estable y sin tirones, frente a lo que ocurre con un vehículo de motor térmico convencional.

Efecto medioambiental: No podemos olvidarnos de las ventajas para el medio ambiente que tiene un coche híbrido. Las dos principales son la reducción de emisiones frente a un vehículo de combustión, así como el menor nivel de ruido que genera. Este último se limita al del rodaje de los neumáticos en modo eléctrico, dado que un coche híbrido no hace ningún ruido más si no usa el motor de combustión.

Inconvenientes del coche eléctrico

Coste de adquisición: Debido a la mayor complejidad de fabricación del vehículo híbrido frente al tradicional, el coste del primero suele ser mayor al del segundo. Sí es cierto que el gobierno suele ofrecer subvenciones para la compra de estos coches más ecológicos, pero también es necesario cumplir los requisitos establecidos al respecto y gestionar el trámite antes de la compra.

Gastos de mantenimiento: En general, el mantenimiento de los coches híbridos y sus averías siempre son más caros que los de un coche normal. Pensemos que a los gastos de mantenimiento normales hay que sumarles las revisiones y cambios de componentes de la parte eléctrica. En esta sección, la parte más cara son las baterías de coche eléctrico, cuyo coste de reemplazo puede suponer varios miles de euros. Como extra, debido a la complejidad de estos motores, no todos los talleres son capaces de mantenerlos como se debe, lo que supone tener que gastar en un servicio cualificado.

Espacio: Aunque este inconveniente está desapareciendo poco a poco, la mayoría de los vehículos híbridos que encontramos suelen ser compactos. Algo que se relaciona con esa potencia ajustada y el carácter urbano que venimos comentando en este tipo de automóviles. 

Control de la conducción: Otro de los problemas de los coches híbridos es que el cambio es automático, por lo que no podemos apurar las marchas como haríamos en un modelo de gasolina. Esto limita la conducción, de la misma manera en que lo hace el sistema de gestión de potencia y motores. Así que si te gusta conducir de verdad, quizá este tipo de coches híbridos no sean lo más adecuado para ti.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS