Última actualización: 16.11.19

 

Si no quieres sufrir un calor extremo a causa de las elevadas temperaturas dentro de tu coche, la mejor opción para lidiar con los días de verano es hacerte con un parasol. Gracias a su estructura y materiales, este accesorio es capaz de hacer frente a las radiaciones del sol y cuidar no solo tu coche, sino también tu salud.

 

El gran problema cuando dejas tu vehículo aparcado bajo los rayos del sol, es que en cuestión de minutos puede concentrarse en su interior un gran exceso de calor, por lo que ingresar en él podría ser literalmente un infierno. Esto sucede porque los rayos solares atraviesan los cristales del parabrisas y de las ventanillas, provocando un efecto invernadero; es decir, que las radiaciones que entran al coche son absorbidas por los componentes internos (tapicería, volante, salpicadero, etc.), los que las transforman en calor y al no poder salir al exterior, genera un incremento interno de la temperatura.

Este aumento de temperatura no solo produce una sensación de malestar y fatiga, sino que también está directamente relacionado con el deterioro de ciertas partes fabricadas en plástico, las cuales no son capaces de resistir el exceso de calor; incluso los rayos del sol también pueden causar daños a la pintura de la carrocería,  como a diferentes piezas electrónicas sensibles.

De cara al exceso de calor que se acumula en el habitáculo de los coches, muchos conductores optan por tintar los cristales de las ventanillas y de la zona trasera, a fin de mitigar un poco la acción del sol en el compartimento interno. Sin embargo, la media luna delantera o parabrisas no se puede tintar, por lo que para hacer frente al verano necesitas de un parasol de coche.

 

 

Lo que un parasol puede hacer por ti y por tu vehículo

Durante el verano es usual querer hacer una escapada a la playa o a la piscina, lugares que se caracterizan especialmente por estar al aire libre y sin posibilidad de sombra, por lo que aparcar el vehículo al sol es la única alternativa; lo mismo sucede en los centros comerciales, donde hay muy poco espacio para aparcar. Si cuentas con un parasol capaz de ofrecer un óptimo desempeño a la hora de repeler los rayos solares, cuando quieras ingresar a tu coche lo podrás encontrar menos caluroso y así podrás conducir con mayor tranquilidad y disminuir la sensación de fatiga.

Estos útiles accesorios están diseñados y fabricados con el objetivo de disminuir la sensación térmica y combatir eficientemente los rayos UVA. Por esto, aunque tu coche siga estando caliente por dentro, nunca será igual la temperatura si la comparas con otro que ha sido expuesto al sol sin protección alguna.

En este sentido, diversos estudios han revelado que un vehículo bajo el sol puede registrar temperaturas de 20°C por encima de la temperatura externa. Por esto, si el ambiente indica 35 grados, dentro del coche fácilmente se puede encontrar una temperatura de 55 grados, lo que resulta perjudicial para la salud y también para la vida útil del vehículo.

Por otro lado, se ha determinado que a consecuencia del calor excesivo registrado en el interior de un coche, muchas personas pueden sufrir quemaduras por contacto con las superficies internas. Así como también, ser víctimas de un golpe de calor y  ver afectada su salud por inhalar benceno, una sustancia química emanada del plástico y del poliuretano presente en el salpicadero y en la tapicería, cuando estos se encuentran bajo los rayos del sol.

Un parasol puede disminuir en un 50% no solo la sensación térmica, sino también la inhalación de benceno; adicionalmente, este accesorio podría retardar el deterioro de la tapicería en los asientos y evitar daños a circuitos o a sistemas electrónicos del coche.

 

Conoce los parasoles disponibles

A primera vista, este accesorio puede parecer un objeto simple que solo se pone en el interior del parabrisas. Pero lo cierto es, que gracias a su superficie reflectante que permite que la radiación del sol rebote y a su capacidad para disipar el calor de una manera óptima, este es un producto clave que puede marcar la diferencia en un día de verano. Siempre podrás encontrar el mejor parasol de coche, solo debes echar un vistazo a los modelos disponibles y elegir el que mejor te convenga.

En este sentido, tenemos los modelos enrollables que son aquellos que pueden enrollarse fácilmente una vez que ya no son utilizados, ocupan poco espacio y son fáciles de usar. También están los parasoles tipo cortinilla, usados con mayor frecuencia en la parte trasera del vehículo y en las ventanillas laterales, están elaborados de tela con rejilla y para su instalación se necesita montar clips y gomas de protección. Puedes elegir un modelo que combine con el parasol principal de la media luna frontal.

Así mismo, tenemos los parasoles personalizados fabricados sobre medida, de acuerdo a las dimensiones del parabrisas de tu vehículo y su estructura te permite doblarlo con facilidad para su almacenamiento. Por último, existen los modelos tipo acordeón, que ofrecen un uso cómodo que permite que pueda mantenerse estático en el parabrisas, ya que se pliega y se despliega como un acordeón.

 

 

Los materiales que podrás encontrar para un parasol

Tan importante como lo es su funcionalidad y fácil manejo, también lo es la calidad de los materiales, ya que más allá del diseño que pueda ofrecer, el desempeño óptimo a la hora de refrescar el vehículo debe ser una de sus principales cualidades. La idea es que el parasol tenga la capacidad de repeler los rayos solares eficientemente e impedir que la radiación llegue calentar en exceso el interior del coche.

Existen parasoles de vinilo y de cartón, o una mezcla de ambos. Así mismo, también los hay fabricados en fino aluminio y cuanto al formato,  algunos ofrecen una apariencia rectangular y otros circular. Lo esencial es que sea grueso, firme, manejable y brinde una cara reflectante, que haga frente a la luz del sol y que rebote la radiación de su superficie.