Última actualización: 14.12.19

 

No es necesario dejar el coche en casa cuando esté nevando mucho, como tampoco lo es caminar bajo la inclemente nieve con temperaturas bajas. Tan solo tener el coche listo y preparado para invierno, siguiendo 7 consejos, evitará que tengas problemas la próxima vez que nieve.

 

La época invernal es un momento bastante hermoso que permite que pases tiempo con tus familiares y amigos más cercanos y que la ciudad tome un bonito tono blanco debido a la nieve. A pesar de todo, aunque existen características muy positivas, es verdad que la nieve te quita, en cierta manera, tu libertad. Algunas actividades diarias, como conducir o salir con amistades, pueden tornarse complicadas y hasta peligrosas, considerando los accidentes de coche que suelen ocurrir en invierno.

Deslizamientos y derrapes, junto a la falta de visibilidad, son las cosas que pueden hacer que desplazarse en coche sea más complicado. Por esa razón, es necesario tomar todas las precauciones que sean necesarias para evitar cualquier tipo de problemas. Además, no solo es recomendable seguir pasos de seguridad, también podrías considerar llevar a cabo ciertas acciones por tu comodidad en la temporada invernal.

De esa manera, tu vida podrá seguir con total normalidad, sin importar la temperatura a la que te encuentres y la cantidad de nieve que esté cayendo. Realizar algunos pasos sencillos podrían marcar la diferencia.

 

Revisa la batería de tu coche

¿Has notado la forma en la que tu teléfono móvil pierde el porcentaje de batería más rápidamente cuando te encuentras en ambientes fríos? Esto puede hacerte creer que el teléfono se dañó, pero, en realidad, solo te muestra cuánto le afectan las temperaturas bajas a la batería.

Lo mismo pasa con este artefacto cuando se trata de un coche. Es posible que tu batería haya sido adquirida recientemente y que no te haya dado ningún problema, sin embargo, esta igual puede negarse a funcionar, pues la potencia de una batería puede disminuir hasta un 50% debido al frío.

Cuando el invierno esté bastante fuerte, intenta dirigirte a un mecánico para evaluar el estado de tu batería y diagnosticar si se necesita un cambio o no.

 

 

Compra nuevos neumáticos o unas cadenas

Los neumáticos son para tu coche lo que tus pies son para ti, una base que da la estabilidad necesaria para mantenerte firme y desplazarte con seguridad. Por esa razón, es imperativo mantenerlos en buen estado.

Con el hielo y la nieve, las vías suelen estar más resbaladizas de lo normal y, debido a eso, es necesario manejar a menor velocidad y moverte con cuidado para evitar que el coche derrape. Es necesario mantener la tracción, por lo que, a pesar de que tus neumáticos estén en excelentes condiciones, es recomendable tener en cuenta la posibilidad de adquirir unos especiales para nieve, si esta abunda mucho en la calle o quieres evitar desgastar tus neumáticos.

Utilizar cadenas también resulta conveniente y, a diferencia de los nuevos neumáticos, estas pueden quitarse y ponerse sin problema alguno. Las cadenas disminuirán la velocidad a la que puedes ir, pero, como retribución, funcionan como un efectivo sistema antideslizante que te mantendrá seguro en la vía.

 

Presta atención a tu limpiaparabrisas

Si este producto está desgastado, no te preguntes por mucho tiempo qué limpiaparabrisas comprar y solo adquiere uno lo más rápido posible, si es que deseas salir. Esta es una pieza que no debe faltar no solo en nevadas, sino en la lluvia y otras condiciones ambientales.

El limpiaparabrisas se encarga de mantener el vidrio delantero despejado para no afectar tu visión, además del vidrio trasero para tener mejor control de tu entorno. No permitas que tu escobilla se dañe por completo y, al primer signo de desgaste, procede a cambiarla. No comprometas nunca tu campo de visión, pues tus ojos pueden salvarte de un accidente.

 

Adquiere bolsas de arena

¿Tienes un coche destacado por su tracción trasera? Entonces te gustará saber que simplemente colocando algunas bolsas de arena en el maletero u otros elementos que pesen significativamente, la tracción aumentará, por si lo necesitas.

Además de ser muy baratas, te ayudarán a distribuir el peso.

 

Haz una cita en el mecánico

El frío seguramente te hará ir al médico por gripe y, al igual que tú, tu coche necesita su médico en estas condiciones, es decir, el mecánico.

Si no sabes cómo inspeccionar tu coche, no dudes en llevarlo a un profesional para que verifique cada pieza y sistema y determine si tu coche es apto para utilizarse en invierno. Si no lo es, haz los ajustes necesarios para poder salir con él de forma segura, pero si no hay problema, solo presta atención y llévalo nuevamente después de un tiempo.

 

 

Protege tu auto

Si dejas tu coche fuera sin ningún tipo de protección, es inevitable que amanezca cubierto de nieve y con hielo en ventanas y parabrisas. Si vas tarde al trabajo, seguramente perderás valioso tiempo deshaciéndote de todo esto.

Para evitarlo, tienes dos opciones. La más sencilla es simplemente estacionar tu coche en algún lugar techado y preferiblemente cálido para que la nieve no caiga en él. Sin embargo, si esto no está dentro de tus posibilidades, entonces adquiere una cubierta y colócala sobre el coche. Al despertar, solo necesitarás quitarla, para después repetir el proceso a diario.

 

Ten un kit de emergencia siempre a la mano

No es sano pensar siempre que todo lo malo te va a pasar, pues esta paranoia puede elevar tus niveles de estrés y ansiedad, pero sí es inteligente estar preparado para cualquier escenario. Mantener un kit de emergencia podría ser tu salvación en caso de un accidente.

La hidratación y comida no deben faltar nunca, tampoco los medicamentos que te ayuden a lidiar con heridas. Para mantenerte comunicado y con visibilidad máxima, incluye cargadores portátiles, linternas y baterías para tus artefactos.

Una pala e incluso arena de gato pueden ayudarte a deshacerte de la nieve a tu alrededor, si esta te atrapa en el medio de la carretera. Si necesitas quedarte esperando, unas mantas te ayudarán a combatir el frío. 

Estos pasos, además de ser sencillos y no cambiar drásticamente tu rutina, harán que estés completamente seguro en las temporadas invernales y, si te sientes así, entonces es más fácil disfrutar de cada viaje.