Última actualización: 17.07.19

 

Es posible ahorrar dinero, tiempo y, al mismo tiempo, dejar de contribuir a la montaña de desechos con artículos perfectamente funcionales. Comprando una goma para limpiaparabrisas podrás dejar esta pieza como nueva, sin necesidad de adquirir todo el artículo completo e ir al mecánico.

 

Cuando vayas a adquirir algo nuevo, sin importar qué sea, debes tener esto en mente: las tiendas y corporaciones intentarán venderte de más para obtener mayor cantidad de dinero. ¿Has notado que vas a un lugar a comprar algo en específico y sales de la tienda con miles de cosas más? Es más común de lo que te imaginas y, a veces, esto se debe al poder de persuasión de los vendedores, a las estrategias efectivas de marketing o simplemente a no saber que se puede conseguir una alternativa mejor y más económica.

Este es el caso de los limpiaparabrisas. No importa si eres el orgulloso dueño de uno de los mejores limpiaparabrisas del 2019 (Si pulsas aquí, encuentras varios productos para elegir), si llevas tu coche a un mecánico para cambiar el limpiaparabrisas, este querrá cambiar toda la pieza. Pero, ¿no es una pérdida innecesaria de dinero reemplazar piezas como el brazo o las escobillas si estas están en perfecto estado? A menos que haya habido algún accidente, la mayoría de las veces lo único que se desgasta es la goma del limpiaparabrisas debido al constante roce con el vidrio. Entonces, si deseas ahorrar dinero, eso es lo único que deberías cambiar.

 

 

Cambiar solo la goma del limpiaparabrisas

Reemplazar solo la goma del limpiaparabrisas es una de las mejores decisiones que puedes tomar, por diversas razones.

Primeramente, es obvio que gastarás mucho menos dinero. Usualmente, el precio de los limpiaparabrisas se encuentra entre los 15 y los 20 euros, sin embargo, las gomas pueden costarte menos de la mitad de ese precio, si sabes buscar. El restante puedes usarlo para adquirir otros complementos para tu coche o para comprar un líquido que complemente la limpieza del parabrisas.

Por otro lado, también es una alternativa ecológica. La pieza que cambies terminará siendo desechada y así cada vez que la reemplaces, por lo que, si no lo haces, no estarás causando un cúmulo de desechos innecesarios y estarás reutilizando tu limpiaparabrisas hasta que realmente ya no sirva. No obstante, ten en mente que puede durar intacto por muchos años.

Por último, si decides no cambiar un limpiaparabrisas excelente, le estarás dando a tu coche la mejor calidad. Muchos modelos antiguos tienen una estructura robusta y resistente, por lo tanto, cambiar a un nuevo modelo, además de hacer que gastes dinero, podría hacer que termines con una pieza de menor valía.

 

Las gomas en el mercado

Estas, como todos los artículos existentes, varían de precio dependiendo de la marca que las fabrique y del modelo de coche para el cual hayan sido creadas. Muchas de ellas comparten su compatibilidad con múltiples coches de forma simultánea, sin embargo, algunos vehículos tienen medidas específicas que hacen que requieras de gomas hechas para ellos exclusivamente.

Mide las escobillas de tu coche y compara con las medidas de las gomas que se encuentren a la venta, antes de adquirir alguna alternativa que no puedas utilizar. Algunas están hechas a medida, sin embargo, es posible comprar gomas por metros para que tengas exactamente lo que necesitas.

No obstante, sin importar qué modelo adquieras, presta atención a su calidad y compra gomas que hayan sido fabricadas bajo estrictos estándares para que puedas obtener un producto duradero.

 

 

¿Cómo realizar el montaje del nuevo limpiaparabrisas?

No dejes que te persuadan a comprar un limpiaparabrisas nuevo diciéndote que el cambio de la goma es muy difícil. Tampoco permitas que te pidan dinero por hacerlo por ti. Cambiar las gomas es un proceso bastante sencillo y siguiendo los pasos adecuados podrás realizarlo en poco tiempo y de la forma correcta.

Lo primero que debes hacer es separar el limpiaparabrisas del vidrio con cuidado. No hagas este proceso de forma brusca para evitar que la pieza se dañe o se rompa. Tampoco lo separes más allá del límite, pues también podrían desprenderse del parabrisas, causando daños al coche y a sí mismo.

En la unión de la varilla con el brazo, la mayoría de las veces, se encuentra una pequeña pestaña que, al presionarla, permitirá que separes ambas partes. Presiona y mueve cuidadosamente hasta que sientas que la varilla se desliza. Finalmente, podrás separarlas. Recuerda la posición para poder devolver la varilla a su lugar.

Inspecciona la varilla y, usando algún objeto que te ayude a hacer presión, suelta el muelle por un extremo mientras que por el otro tira con un poco de fuerza para que el muelle salga completamente.

Utiliza una herramienta para hacer palanca y desprende la goma por uno de los extremos. Al aflojarse, tira suavemente por el otro extremo para que la goma se deslice y salga con facilidad.

Mide las gomas originales con las que utilizarás para el cambio y, si la nueva es más larga, córtala hasta que tenga el mismo tamaño que la anterior. De esa manera, estarás seguro de que podrá utilizarse en tu limpiaparabrisas.

Si está dentro de tus posibilidades adquirir unas gomas iguales a las que usabas,   entonces hazlo si estas te han funcionado correctamente por bastante tiempo. Solo necesitas verificar el modelo marcado en el limpiaparabrisas.

Introduce la goma nueva por la varilla. Asegúrate de que las piezas de plástico encajen en los pequeños canales de la goma para que esta esté segura y no se deslice.

Vuelve a introducir el muelle en el lugar correspondiente, con cuidado, y asegúrate de que también se mantenga en su posición correcta. Si tienes dificultades, da pequeños golpes por un extremo hasta que encaje.

Al terminar este proceso, solo debes encajar la varilla nuevamente en el brazo, haciendo el primer paso pero con los movimientos a la inversa hasta que la pestaña deje la varilla fija.

Después de eso, solo necesitas hacer lo mismo con la segunda varilla y repetir el proceso para tener gomas nuevas allí también. Aunque separar la varilla del brazo para hacer el cambio no es completamente necesario, sí te facilitará el trabajo enormemente.

Esto es todo lo que requieres para tener nuevas gomas y seguir utilizando tu limpiaparabrisas en perfecto estado. Reutilizarás las piezas, ahorrarás dinero y alargarás la vida de los accesorios de tu coche.