Última actualización: 23.09.21

 

Los coches japoneses son sinónimo de potencia, diseño e innovación. Las marcas niponas han sido reconocidas tradicionalmente por sus automóviles de formas deportivas, en los que es posible encontrar los últimos avances tecnológicos aplicados a la conducción. Al mismo tiempo, son responsables de modelos utilitarios económicos y eficientes, que gustan a todo el mundo.

 

Las marcas de coches asiáticos, como KIA, son conocidas por fabricar modelos utilitarios asequibles y eficientes. Estos automóviles son muy apreciados por los conductores, ya que cuentan con las mejores prestaciones y las últimas tecnologías a precios aptos para cualquier bolsillo. Es por esto, que se trata de coches que se venden en todo el mundo.

Por otra parte, las marcas de coches japoneses, además de utilitarios, suelen ser famosas por sus deportivos y coches de gran cilindrada. Del país del Sol naciente han salido algunos de los modelos de coche más reconocidos de todos los tiempos. Estos automóviles, que se han convertido en clásicos, cuentan con las principales características del motor japonés; un diseño moderno y atrevido, prestaciones deportivas y motores de última generación.

Muchos de estos modelos se han convertido en verdaderas leyendas para los amantes del motor, sentando las bases para los coches que llegaron después. Si eres aficionado al mundo del motor, no te pierdas los mejores coches japoneses de la historia.

1. Nissan Datsun 240Z

Nissan es una de las mejores marcas japonesas de coches y el Datsun 240Z uno de sus modelos más icónicos, ya que inaugura la línea “Z” de coches deportivos. Apareció en 1976 y fue la respuesta del mercado japonés a los coches deportivos europeos y a los muscle car americanos. 

El diseño, de tipo coupé y a medio camino entre los deportivos y los muscle car, se convirtió en un icono del motor. El 240Z sería el primero de una serie de grandes deportivos japoneses de Nissan que, con el tiempo, ha refinado la gama con el 300Z, 350Z y 370Z ofreciendo automóviles con prestaciones de competición.

2. Honda Civic Type-R

El Honda Civic Type-R se ha convertido en uno de los coches japoneses más populares y vendidos de la historia. Se trata de la sexta generación de Civic a los que se les redujo el peso y se le cambió la caja de marchas, por la que solían llevar los Honda Integra. Además, se le dotó de un sistema diferencial delantero con limitación de deslizamiento y chasis monocasco reforzado.

Estas opciones de diseño, junto a un motor de 185 CV y 7500 rpm, lo convirtió en uno de los favoritos de los rallies.

3. Mitsubishi Lancer

Mitsubishi ha sido reconocida mundialmente por sus coches deportivos, como el Mitsubishi Lancer EVO, uno de los más reconocidos y vendidos. Se trata de la versión japonesa de las berlinas deportivas de BMW y Mercedes. 

Este modelo es uno de los automóviles más icónicos de las competiciones de los años 90 e inicios de los 2000. Un coche que ha granjeado muchos éxitos en las WRC (World Rally Championship).

4. Subaru Impreza

El Impreza y el Lancer EVO fueron los Messi y Ronaldo del rally durante los 90. Aunque con el tiempo el icónico coche de Subaru se ha convertido en un compacto, en 1992 fue toda una bestia. De hecho, en su tiempo fue uno de los coches importados de Japón más vendidos en todo el mundo.

El Impreza construyó el primer motor con diseño bóxer de cilindros opuestos. Esta decisión de diseño innovadora se convertiría en la insignia de la marca, que poco a poco empezó a brillar en las competiciones. 

 5.Toyota Prius

Si los dos modelos anteriores compitieron por la corona de los rally, el Prius es el rey indiscutible de los coches híbridos y eficientes. El primer Prius, que jamás llegó al mercado español, es de 1997 y ya contaba con tecnología eléctrica híbrida.  En aquel momento se trataba de un producto innovador, con una construcción sólida y un buen kilometraje.

Hoy en día, Prius es el buque insignia de Toyota, convirtiéndose en uno de los modelos más vendidos en todo el mundo. 

6. Honda NSX

Un coche creado para la competición por el propio Ayrton Senna. Desarrollado hace más de 30 años, es todo un camaleón, ya que se ha ido adaptando a los diseños de cada década.

En los 90, con un motor V6 de 274 CV, supuso toda una revolución y fue la respuesta de la marca japonesa a los deportivos americanos; sobre todo al Chevrolet Corvette que entonces dominaba completamente el mercado.

7. Mazda RX-7

Si buscas un coche icónico de los 80, el RX-7 es la respuesta. A finales de los 70, el mundo de los deportivos utilitarios lo gobernaba con mano férrea el Porsche 924. En el 78, Mazda se sacó de la manga un coche deportivo, pero de uso diario, con un motor rotativo Wankel de 105 CV.

8. Toyota Supra

El Toyota Supra fue la respuesta de la marca japonesa a los Honda NSX, un superclase deportivo con espíritu de competición. También tuvo su época de esplendor en el WRC, llegando a eclipsar al famoso Toyota Celica que reinaba en su época. El Supra fue el icónico coche de Carlos Saiz y Luis Moya, dúo vencedor de muchos rallies en los 90.

9. Mazda MX5

El modelo más icónico de la marca de Hiroshima apareció en 1989. El Mazda MX5 sería el primer roadster de la marca y, hasta hoy en día, el más vendido de la historia. Su diseño ha cambiado muy poco con el tiempo, siendo un biplaza descapotable fácilmente reconocible en la carretera.

10. Suzuki Jimny

El primer 4×4 de la marca japonesa y uno de los modelos más icónicos de la historia del automóvil. Se trata de un todoterreno compacto, muy manejable y asequible para todos los bolsillos. 

Hasta aquí nuestra lista de los coches japoneses más reconocidos de la historia, esperamos que los hayas disfrutado. Ahora, pon a punto tu coche, revisando el nivel de aceite y cambiando por el mejor aceite 5w30 como los que analizamos en este artículo.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS