¿Cómo se limpia el motor del coche?

Última actualización: 28.01.22

 

Limpiar el motor del coche es una tarea necesaria para asegurar su óptimo funcionamiento. En este sentido, los expertos recomiendan hacer mantenimiento al compartimento del motor con regularidad, ya que esto te permite evitar los daños causados por la acumulación de suciedad, lo que también aumenta la vida útil de tu vehículo.

 

Si el tiempo de trabajo no es un problema, limpiar el coche por tu cuenta te puede ayudar a ahorrar dinero. En especial cuando se trata del motor, ya que esto te permite hacer un trabajo más profundo y cuidadoso. Por otro lado, realizar el trabajo con tus propias manos puede ser muy útil para detectar a tiempo fugas de líquidos y otros problemas de funcionamiento.

Si te preguntas cómo limpiar el motor de un coche, debes saber en primer lugar que existen algunos peligros. Por lo general, los motores de los vehículos modernos pueden soportar una cierta cantidad de penetración de agua, lo que aumenta la seguridad ante los accidentes, siempre y cuando se tomen ciertas medidas preventivas.

 

7 pasos para la limpieza del motor del coche

 

1. Calentar un poco el motor

Antes de empezar, debes asegurarte de que el motor no esté demasiado caliente, ya que en este caso hay peligro de sufrir quemaduras. Sin embargo, lo más recomendable es que tampoco esté completamente frío al realizar la limpieza de motor, ya que el aceite a base de sedimentos puede ser eliminado más fácilmente cuando el aparato está un poco caliente. Por lo tanto, es apropiado encender el vehículo y dejarlo funcionar por 1 o 2 minutos, solo lo necesario para calentar las grasas y suciedades.

2. Cubrir los conectores sensibles

Con el motor a la temperatura adecuada, es hora de usar unas bolsas de plástico para envolver las zonas que no deben estar en contacto con agua o productos químicos. En este caso, los elementos que debes proteger con mayor cuidado son los filtros de aire, el alternador, la unidad de control de motor y la batería, aunque en este último caso puedes retirarla para mayor seguridad. De igual forma, estos aspectos pueden variar dependiendo del modelo de coche, lo que es importante considerar al momento de cubrir todo. Después, es posible usar cinta adhesiva para sellar los bordes de las bolsas y mantenerlas en su lugar. También, pueden ser apropiadas las cintas elásticas para esta tarea.

 

3. Rociar agua y desengrasante

En este paso, lo más práctico es mojar el motor con agua. También, puedes utilizar un aspirador de coche o un propulsor de aire comprimido para remover escombros, hojas de árboles y otras suciedades que puedan estar escondidas debajo. Una vez que el agua haya eliminado la suciedad, debes rociar desengrasante para coche en todas las áreas, enfatizando en las más sucias. Después, tienes que dejar que el desengrasante actúe de forma natural durante el tiempo sugerido en la etiqueta del producto. Por lo general, el tiempo de remojo es de aproximadamente 5 minutos. De esta manera, puedes evitar que el desengrasante resulte corrosivo para las superficies.

Ahora, es momento de frotar las áreas más sucias utilizando dos cepillos, uno de cerdas suaves y otro de cerdas duras. El de cerdas suaves puede resultar muy útil para no arañar ni dañar zonas muy delicadas, mientras que el de cerdas duras es apropiado para remover la suciedad más incrustada. Por otro lado, si notas que el desengrasante se está secando demasiado rápido, debes rociar el motor con agua y aplicar una nueva dosis de producto en las zonas que aún no has frotado. Esto ayuda a evitar que el desengrasante se endurezca y te permite eliminar cualquier residuo que haya quedado de la primera pasada.

 

4. Enjuagar

Ahora que has aflojado y removido la suciedad, debes rociar todo el compartimiento del motor nuevamente con una manguera de jardín o una hidrolavadora. En este último caso, debes establecer una configuración de presión baja para evitar daños por exceso de fuerza en la salida del agua.

5. Secar

Para este paso, necesitarás paños de microfibra que te ayuden a secar todo rápidamente, reduciendo el riesgo de manchas de agua y grasa en las hendiduras del motor. De igual forma, puedes usar un compresor de aire o soplador que te permita remover el agua estancada en las zonas difíciles de alcanzar, así como eliminar la suciedad rebelde en las superficies. Cuando te asegures de que todo se ha secado correctamente, debes retirar las bolsas de plástico y secar cualquier residuo de agua que se haya introducido entre las bolsas.

 

6. Protección de los elementos impulsores

Ahora es momento de protegerlo todo con un restaurador de plástico, diseñado para aplicar una capa protectora en el compartimento del motor. Este es un paso opcional, pero lo hemos considerado porque se trata de un producto que, por lo general, brinda un aspecto más atractivo a las diferentes superficies de la máquina, haciendo que las piezas plásticas y las gomas se vean más brillantes. De igual forma, esto facilita el lavado del motor en un futuro.

 

7. Lavar el coche

Limpiar las partes del motor de un coche generalmente produce residuos de desengrasante y otros productos que pueden dañar la pintura del vehículo. Si te preguntas cómo limpiar el coche a profundidad, debes saber que lo más apropiado es aplicar detergentes diseñados especialmente para esta tarea y una esponja suave, ya que de otro modo puede ser contraproducente. Además, es muy importante aclarar con abundante agua.

Para finalizar, vale la pena mencionar que es recomendable consultar con tu mecánico personal o cualquier otro profesional en el área automotriz, sobre todo si tienes alguna duda sobre cuál es la manera más segura de realizar la limpieza del motor dependiendo del modelo de tu coche. 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS