Última actualización: 14.10.19

 

Las mediciones eléctricas son clave, tanto en nuestro vehículo como en cualquier entorno en el que se use energía. Por ese mismo motivo, hay muchas cosas que podemos hacer mal durante el proceso y afectar a nuestra seguridad o la de la instalación.

 

Cuando trabajamos con electricidad, todas las precauciones son pocas. Da igual que lo hagamos en casa, con algún equipo electrónico o sobre nuestro vehículo. En todos estos casos, un error a la hora de realizar estas mediciones o repetir ciertos hábitos que ya tenemos como habituales puede acabar siendo una fuente de problemas y riesgos. Por eso, queremos analizar algunos de los errores más habituales durante el proceso de medición y corrección de entornos eléctricos, cuyas consecuencias pueden ser funestas.

 

#1 Usar fusibles de baja calidad

Si hemos elegido el mejor multímetro del mercado, seguramente hayamos dedicado bastante tiempo a buscar un producto eficiente y de calidad. Una calidad presente en todos los elementos del producto, tales como la pantalla, la carcasa o las varillas de medición. Pero esa calidad también está presente en el fusible que incluye el dispositivo, que es el responsable de cortar la corriente y evitarnos una descarga en caso de problemas. Por eso, es fundamental que el fusible del multímetro se reemplace por otro de la misma calidad y capacidad de protección. Si no lo hacemos, tenemos muchas posibilidades de acabar teniendo un accidente, dado que seguramente que el nuevo fusible no sea capaz de ofrecernos el nivel de protección que venía ofreciéndonos el que teníamos instalado en el dispositivo previamente.

 

#2 Cambiar el fusible por un alambre o pieza metálica

Otro error habitual en el que incluso caemos cuando hacemos instalaciones o montajes eléctricos. Si el fusible del multímetro se rompe, este no debe ser cambiado nunca por una pieza metálica, un alambre u otro elemento similar. Principalmente porque estamos anulando la capacidad de ese fusible de protegernos y se incrementan las posibilidades de tener un accidente. Un alambre o una pieza metálica tiene una resistencia eléctrica indeterminada y que casi siempre va a ser superior a la que tenía el fusible original. Así que si usamos estos elementos como fusible, estamos permitiendo un mayor paso de corriente eléctrica por el multímetro en caso de problemas, que va a acabar en nuestro cuerpo.

 

#3 No utilizar los elementos de protección individuales correspondientes

Al igual que al realizar cualquier tarea de mantenimiento del vehículo, en que deberíamos usar guantes, gafas protectoras o mascarilla, según lo que vayamos a hacer, es clave usar estas medidas de seguridad cuando hagamos este tipo de trabajos. Los guantes son algo obligado, no estando de más el uso de gafas, por si en el proceso se desprende humo o polvo. De todos modos, las medidas de seguridad necesarias varían, dependiendo del trabajo que vayamos a realizar, tanto en uso doméstico como si es sobre nuestro vehículo.

 

 

#4 Trabajar en un circuito con corriente

A menos que sea estrictamente imprescindible, por las circunstancias del trabajo que tenemos que realizar, nunca deberíamos trabajar sobre un circuito que esté en carga o en tensión. Esto es importante para el uso de multímetros sobre nuestro vehículo, aunque resulta aún más importante cuando se trata de realizar trabajos sobre instalaciones eléctricas domésticas o de otro tipo. En caso de tener que trabajar con el circuito eléctrico en tensión, es clave asegurarnos previamente de que el proceso de medición que tengamos previsto realizar no va a suponer un riesgo considerable. Y de paso, también conviene comprobar que ese riesgo es asumible por las medidas de seguridad integradas en el multímetro que estemos usando.

 

#5 Realizar múltiples tareas a la vez

En caso de que tengamos que trabajar sobre circuitos en tensión, es importante no sostener el multímetro con la mano mientras realizamos las pruebas. El motivo es que este comportamiento puede acabar generando flujos de corriente en nuestro cuerpo que pueden causarnos daños. Precisamente por eso, prácticamente todos los multímetros actuales cuentan con una pinza, que permiten sostener el multímetro a cualquier estructura del vehículo o del entorno, sin necesidad de usar las manos. También debemos usar la toma de tierra del multímetro, que corta ese circuito y reduce los riesgos de descarga derivados del uso del dispositivo. Y como siempre que se trabaja con electricidad, es clave mantener plena atención sobre lo que estamos haciendo, a fin de no tocar donde no debemos o realizar, por descuido, alguna acción que pueda suponer un peligro para nuestra integridad física.

 

 

#6 No cuidar adecuadamente el material

Todos los elementos presentes en un multímetro tienen tendencia al desgaste. El tiempo pasa, las mediciones se acumulan y los diferentes elementos del dispositivo se deterioran. Por eso, es fundamental que mantengamos siempre el multímetro en buen estado, con unos cables que mantengan un aislamiento adecuado y una estructura que presente roturas ni otros defectos. En caso de que estos problemas aparezcan, deberemos cambiar los elementos afectados o bien reemplazar el multímetro por otro si estos defectos son de consideración. Siempre merece la pena invertir en un producto nuevo a tener un accidente.

 

#7 No renovar los medidores

Si le echamos un vistazo a un coche de hace 20 años y lo comparamos con uno actual, veremos cómo este ha cambiado mucho. El vehículo nuevo será menos contaminante, consumirá menos combustible y tendrás muchas medidas de seguridad nuevas. Pues bien, con los multímetros y demás elementos de medida pasa lo mismo. Precisamente por eso es fundamental que no usemos el mismo equipo de medida por más tiempo del necesario, dado que un cambio a tiempo nos permitirá acceder a nuevas medidas de seguridad que no estaban disponibles cuando compramos nuestro equipo viejo. Algo que añade un extra de seguridad a todo el proceso de medición y a todos los usos que le demos al dispositivo, además de incrementar la precisión de dichas mediciones.