Última actualización: 08.04.20

 

Mucho más que un complemento estético, los guantes han sido un elemento indispensable desde el inicio de la industria automotriz, protegiendo las manos al momento de conducir. Por tal motivo, aunque muchos usuarios actualmente ven este accesorio como moda, en realidad la importancia de su uso es más que estético.

 

Muchas veces, veíamos a nuestros abuelos lucir sus finos guantes de cuero marrón cuando salíamos de paseo en su coche el domingo por la mañana, pero, aunque para él había toda una razón lógica por la cual debía llevarlos puestos al conducir, para muchos de nosotros no significaba más que una prenda de vestir elegante aunque algo anticuada.

Sin embargo, ahora que somos un poco más mayores y conducimos nuestros propios vehículos, entendemos claramente que no era un gusto estético de nuestros abuelos, sino que por una amplia cantidad de motivos, el uso de guantes para conducir es algo que debemos tener en cuenta al tomar el volante de nuestro coche.

Todo comienza al hacernos una simple pregunta: ¿por qué el pequeño compartimento que se encuentra en nuestro coche que solemos utilizar para guardar documentos del vehículo entre muchas otras cosas se llama “guantera”?

Al analizarlo rápidamente, nos damos cuenta de la respuesta se encuentra claramente en su nombre. Dicho compartimiento recibe este “misterioso” porque era un lugar especialmente dedicado para guardar los guantes para conducir, ya que desde la aparición de los primeros automóviles a principios del siglo XVIII e inicios del siglo XIX, los prototipos de estos vehículos incorporaban una caldera de vapor muy parecida a las que utilizan algunas máquinas locomotoras pero a un tamaño mucho más reducido, la cual expulsaba grandes cantidades de calor y vapores que resultaban ser muy nocivos. Por lo que, para evitar cualquier quemadura al conducir el vehículo o, incluso, ponerlo en marcha, se debían utilizar un par de guantes de protección en las manos.

Al tener tal importancia para conducir, los guantes se solían guardar en algún sitio muy cerca del conductor, de manera que en todo momento estuvieran a su alcance. Sin embargo, claro está que esos prototipos de vehículos ya no existen y el uso de los guantes ha cambiado notablemente en la actualidad, la “guantera” sigue existiendo en todos y cada uno de los vehículos que se fabrican, conservando el mismo nombre que obtuvo hace muchos años atrás.

Aunque en la era moderna muchos usuarios poco curiosos ven este accesorio meramente como un elemento estético, es importante recordar los motivos más importantes por los cuales el día de hoy los guantes para conducir siguen teniendo mucha importancia a la hora de conducir, incluso, aun cuando ya no tengamos una caldera de vapor en el motor de nuestros coches.

Algunos beneficios de los guantes de conducir

Independientemente que conduzcamos una motocicleta o un coche, contar con los mejores guantes para moto o coche es algo de lo que deberemos preocuparnos si pensamos tomar el volante, sobre todo si planeamos recorrer un trayecto largo dentro de la ciudad en nuestro día a día o si tenemos pensado viajar a varios lugares el fin de semana. ¿Cuáles son los motivos de hacer esto?

 

Un mejor agarre

Siendo el principal aspecto, y quizá el más importante en cuanto a la conducción, el uso de los guantes para conducir nos proporciona definitivamente un mejor agarre al volante, lo que nos permite obtener una experiencia notablemente más cómoda y agradable al momento de manejar un vehículo, por lo que este producto se convierte en un accesorio imprescindible.

Con ellos puestos, la sensación de agarre es muchísimo mayor, evitando que las manos se resbalen por culpa del sudor que podrían producir nuestras manos cuando manejamos durante una larga distancia o en un día muy caluroso, pudiendo causar situaciones de riesgo que no son recomendables para nadie. Además, si la carretera presenta muchas curvas agradecerás llevarlos puestos, porque mejoran la adherencia ayudándonos a maniobrar con más seguridad en cualquier tipo de carretera.

 

Más protección

Directamente asociado al cuidado de nuestras extremidades, la segunda ventaja más importante que conlleva el uso de este tipo de accesorios al ir en coche o moto es la protección que dará a nuestras manos.

Si somos conductores frecuentes de algún tipo de vehículo, ya conoceremos muy bien que tanto en verano como en invierno, la conducción se vuelve un poco hostil, ya que el clima extremo causa ciertas molestias como el sudor o el congelamiento respectivamente, por lo que los guantes se convertirán en uno de nuestros mejores aliados.

Cuántas veces no ha ocurrido que nos bajamos de nuestro vehículo dejándolo durante algunas horas al sol y al volver a tomar el volante la sensación de quemadura se hace notar instantáneamente o cuando vamos en nuestra moto en invierno las manos se nos entumecen y duelen hasta el punto que perdemos el tacto. La solución para esto es adquirir el modelo de guante adecuado según la estación, ya que varían en diseño y materiales de fabricación.  

Menor desgaste

Por último, un aspecto que involucra al vehículo como tal y es que, como todos los objetos que usamos a diario, el desgaste de los materiales y de la superficie se hace notar al tiempo, dándoles un aspecto desagradable a nuestras cosas. Esto mismo sucede con el volante de nuestro vehículo, así como con otras piezas plásticas, por lo que, para conservar la calidad y aspecto de los materiales durante más tiempo, es recomendable utilizar un elemento que aísle nuestra mano de la superficie.

Ya sabemos muy bien que el volante es una de las partes de nuestros vehículos que son más susceptibles al desgaste, luciendo realmente terrible cuando ya ha alcanzado un punto extremo. Esto es a causa de que es un elemento que se encuentra expuesto al sol directo que entra por el cristal y en contacto directo de la grasa de nuestras manos, la cual envejece notablemente casi cualquier material, siendo los guantes un elemento perfecto para evitar esto.

 

Deja un comentario

avatar
  Suscribir  
Notificar de