Última actualización: 14.10.19

 

Antes de los actuales sistemas de geolocalización que conocemos como GPS y que en la modernidad se encuentran en casi todos los dispositivos portátiles que utilizamos, desde teléfonos inteligentes y tabletas hasta consolas, existía un sistema por cassette de GPS.

 

Los sistemas de GPS se han introducido tanto actualmente en nuestra sociedad que los logramos encontrar en casi cualquier dispositivo portátil que llevemos a la mano como, por ejemplo, los vehículos, los teléfonos móviles inteligentes, las tabletas o, incluso, las consolas de videojuego portátiles. Los mapas se han vuelto más exactos y precisos, tomando en cuenta cada vez más calles y vías por donde circular. En resumen, la tecnología de los GPS ha evolucionado muchísimo desde su origen, pero ¿sabías que esta tecnología tiene varios años ya en funcionamiento y para la década de los años setenta, ya existía un sistema de GPS que funcionaba con cassettes? 

Antes de conocer este antiguo sistema de GPS por cassette, repasemos de qué se trata esta tecnología y recordemos exactamente qué es un GPS y cómo funciona. De esta manera, estarás más atento a la hora de elegir el mejor GPS para coche (Aquí puedes encontrar unas opciones para comprar).

 

¿Qué es un GPS?

La abreviatura GPS corresponde al Global Positioning System, el cual es un sistema de navegación por radiofrecuencia basado en un grupo de satélites desarrollados y creados en los Estados Unidos por el Departamento de defensa. Este sistema permite a cualquier persona que tenga un GPS conocer su ubicación, dirección, velocidad de desplazamiento y altura. Gracias a este sistema de navegación, podrás conocer todos estos datos en cualquier momento del día.

La historia de este sistema de geolocalización tiene su origen aproximadamente después de la Segunda Guerra Mundial gracias al departamento de defensa de los Estados Unidos, quienes utilizaron todo su conocimiento y fuerza en crear un sistema de posicionamiento global y con absoluta precisión, por lo que crearon y experimentaron con varios modelos y sistemas como el Transit y Loran, antes de inventar el GPS.

 

 

Para entender el principio básico de este sistema, es importante tener en cuenta que todos los sistemas de GPS están compuestos por puntos o componentes que se ven involucrados en el funcionamiento de estos dispositivos, los cuales son el elemento espacial, el control y el elemento de usuario. 

En cuanto al elemento relacionado al espacio, este componente está constituido por toda una flota de satélites que orbitan alrededor de la tierra, aproximadamente a unos 20.200 km de distancia, los cuales están distribuidos en 6 planos orbitales, de manera que siempre haya un mínimo de 4 satélites por encima del horizonte, desde cualquier punto que te encuentres de la superficie del planeta y a cualquier altura.

En cuanto al componente relacionado al control, está constituido por un sistema de estaciones de rastreo que funciona con 5 puntos distribuidos a lo largo del globo, además de una estación o punto principal de control. El componente del control es el encargado de rastrear los satélites y actualizar la posición orbital, procediendo a calibrar y sincronizar todos los GPS. Además, en este punto se determinan las órbitas de los satélites y se logra pronosticar la trayectoria para todo un día de anticipación.

Por último, el componente determinado por el usuario es directamente el relacionado a los receptores y dispositivos GPS que reciben y transforman la señal en datos e información de posicionamiento, tiempo y velocidad. En definitiva, el sistema de GPS está compuesto por una estratégica red de comunicación que nos permite estar localizados en todo momento. Sin embargo, aunque suene a tecnología de ciencia ficción, la geolocalización está en funcionamiento desde los años 70 gracias a una invención que se piensa es el origen del sistema que conocemos actualmente.

 

¿GPS por cassette?

En el año 1971, el programa de televisión de la cadena BBC, Tomorrow´s World, dedicado a enseñar todos los avances tecnológicos modernos de aquella época, permitiendo a los televidentes soñar en un futuro que cada vez se veía más cercano, dedicaba un programa completo a este novedoso invento para aquella época.

Tomando en cuenta que la función más básica de un GPS es situar al usuario en el mapa, mientras que simplemente le va orientando y ayudando a realizar determinado recorrido, se puede asegurar que, incluso, no hace falta ningún elemento satelital involucrado. Según esta premisa, el sistema de GPS setentero fue creado. Para entender mejor su funcionamiento, hay que plantearse la siguiente situación: si necesitas desplazarte de un punto A, en dirección a un punto cualquiera B, podrías hacer uso de un cassette que tenga grabada las indicaciones para seguir esa ruta o trayecto.

 

 

La grabación saltaría la pista del cassette justo en el momento necesario, de manera que puedas realizar desvío o giro justo en el momento indicado, no antes ni después. Sin embargo, es importante considerar que no se debía salir de la ruta establecida en ningún momento, ya que, entonces, las indicaciones del cassette dejarían de ser del todo correctas. En otras palabras, si por algún motivo la ruta te obligaba a salirte o desviarte ligeramente de la trayectoria, el sistema se salía de sus esquemas y no permitía volver a guiarte, a menos de que regresaras al punto de inicio.

Para el correcto funcionamiento de este tipo de navegación GPS tan antiguo, se requería que el coche tuviera instalada una unidad de control principal debajo del cuadro de mandos conectada al cuentakilómetros. Además de que se requería realizar una serie de calibraciones para no caer en ningún tipo de error, por lo que había que programar el sistema en función al modelo de coche que manejabas e, incluso, al tamaño del neumático que llevabas montado.

En definitiva, aunque nos parezca un invento completamente moderno, hay que saber que el sistema de GPS tiene un origen bastante más arcaico de lo que pensábamos, realizando, esencialmente, la misma función que los modelos con pantalla a color que existen en el mercado actual.