Última actualización: 19.10.21

 

Al igual que un panadero debe contar con hornos y batidoras y un peluquero necesita de secadores y tijeras, cuando se trata de un mecánico, este debe contar con las herramientas de taller imprescindibles para su labor. Algo clave para ser eficiente y trabajar con seguridad y comodidad.

 

Todo buen profesional debe tener siempre a mano aquellas herramientas que necesite en su día a día. Algo que es fundamental cuando se trata de un mecánico, debido a la gran cantidad de sistemas que permiten que un vehículo se mueva: sistema eléctrico, tracción, electrónica, etc. Por eso, hay una serie de herramientas que nunca deben faltar en un taller, ya sea doméstico o de carácter profesional. Veamos cuáles son.

 

Sistema de elevación

Cuando se trata de trabajar en un coche o moto, es necesario contar con un sistema de elevación adecuado. Algo imprescindible para cambiarle las ruedas a un coche o acceder a la zona baja del motor. Para ello, podemos utilizar un simple gato y unos calzos, si trabajamos a nivel doméstico, usar rampas elevadoras o bien recurrir a los modernos puentes de elevación para vehículos, para los profesionales. 

Cajas y carros de herramientas

Otro elemento clave para un taller son las herramientas básicas. Debido a la multitud de piezas que montan los coches, se necesitan llaves de vaso, de carraca, llaves inglesas, destornilladores, alicates y muchas cosas más. Las cajas y los carros con cajones nos permiten tener toda esta pequeña herramienta a mano, bien ordenada y sin ocupar más espacio del necesario.

 

Mesas de trabajo y caballetes

No es extraño que mientras trabajamos en un vehículo tengamos que desmontar una pieza para repararla o ajustarla. Un proceso donde es básico tener una zona adecuada para trabajar, como una mesa de trabajo. También es frecuente que necesitemos caballetes para colocar piezas, ya sea para su reparación o para pintarlas. Una vez más, el equipamiento dependerá del espacio disponible y de las ramas de la automoción en las que tengamos previsto trabajar.

 

Equipos de protección

Aunque podríamos haberlos dejado para el final, la seguridad durante nuestro trabajo es tan importante que hemos preferido darles un puesto más adelantado a los equipos de protección. Cuando trabajamos en un vehículo, corremos todo tipo de riesgos, que van desde el clásico martillazo en un dedo a la caída de objetos, proyección de partículas y otros muchos problemas. 

Para todos ellos existe un EPI adecuado, que elimina dicho riesgo o, en el peor de los casos, reduce las consecuencias de un posible accidente durante el trabajo. Por cierto, tan importante como comprar esos EPIs es usarlos correctamente y reemplazarlos cuando sea necesario.

 

Sistema de aire

El aire es un fluido básico para trabajar en un taller. Una pistola de aire, por ejemplo, hace mucho más fácil la tarea de montar y desmontar neumáticos, amortiguadores y otros elementos del vehículo. También es necesario para realizar tareas relacionadas con la pintura a pistola o bien las de lijado y pulido de piezas o carrocería, mediante productos alimentados con este aire. 

La potencia del sistema deberá ajustarse al número de herramientas que tengamos previsto usar, incluyendo igualmente las mangueras necesarias para alimentar esas herramientas con comodidad. Los talleres domésticos pueden solventar esta demanda con un compresor de aire móvil, mientras que en los talleres profesionales se requieren montajes más complejos, con compresores e instalaciones fijas.

 

Sistemas de iluminación

Todos somos conscientes de lo importante que es verlo todo claro a la hora de trabajar. Esto implica que el taller debe tener un sistema de iluminación adecuado y con una buena potencia. No obstante, esto no siempre es suficiente para llegar a las zonas más complicadas del vehículo. Para estos casos, debemos comprar herramientas de alumbrado adecuadas, tales como linternas, tubos de iluminación portátiles o algún otro tipo de lámpara móvil, que sean fáciles de colocar donde las necesitemos.

 

Herramientas eléctricas y electrónicas

Los vehículos son cada vez más complejos. Cada día que pasa incluyen más elementos eléctricos y electrónicos, que es necesario conocer para repararlos correctamente. En este apartado, es clave disponer de un lector de códigos OBD, que se conecta a la centralita del coche y nos indica los posibles fallos que tenga el sistema. Estos afectan a cualquier elemento, electrónico o no, por lo que esta herramienta es imprescindible.

También es necesario el multímetro, que nos sirve para medir la tensión de cualquier circuito del vehículo y es vital en el diagnóstico de averías eléctricas. A ella se unen todos los fusibles, herramientas para trabajos eléctricos, cargadores de batería, etc.

Herramientas específicas

Es momento de hablar de algunas herramientas específicas y fundamentales para realizar ciertas tareas en nuestro taller. Entre ellas, tenemos los centradores de llantas, que facilitan el montaje de las llantas de aluminio cuando se manipulan. También tenemos que hablar de los centradores de embrague, que tienen el mismo cometido cuando se trata de realizar este trabajo, o bien las llaves dinamométricas, con las que se rematan las tareas de apriete de alta precisión, logrando una tensión óptima, pero sin dañar las tuercas

 

Gestión de residuos

Finalizamos nuestro listado hablando de las herramientas necesarias para lograr una adecuada gestión de los residuos de nuestro taller. Algo que podemos saltarnos si tenemos un taller doméstico y desechamos los mismos de forma segura, pero que es obligatorio en los talleres de carácter profesional. En estos últimos, es imprescindible tener una zona designada para almacenar esos residuos, usando para ello una serie de contenedores específicos, conforme a la naturaleza del producto a almacenar. 

Además de ese almacenaje, es necesario contratar los servicios de una empresa especializada en la retirada y tratamiento de este tipo de residuos. La ventaja es que estas compañías incluso pueden ofrecerte los contenedores para ese almacenamiento y darte el asesoramiento necesario para cumplir con tus obligaciones correctamente.