Última actualización: 14.12.19

 

Todos conocemos los beneficios de utilizar un Sistema de Posicionamiento Global, también llamado GPS, al indicarnos cómo llegar a nuestro destino rápida y eficientemente, incluso, si no sabes la ruta. Sin embargo, un estudio realizado en Londres ha determinado que el uso en exceso de este dispositivo apaga nuestro cerebro.

 

Si eres un conductor frecuente, seguramente habrás utilizado un GPS en algún momento para poder llegar a tu destino rápidamente. Por lo que, sin duda, ya conocerás las ventajas que brinda el uso de los GPS en la conducción. Sin embargo, un equipo de científicos de la University College de Londres ha descubierto que, tras un estudio realizado en el año 2011, el hecho de seguir las indicaciones de cualquier Sistema de Posicionamiento Global para poder llegar a nuestro destino a la larga apaga zonas de nuestro cerebro.

Además, actualmente, ya son varios los medios de comunicación que han tocado este tema de manera que los usuarios que utilizan este dispositivo abran los ojos a tiempo y empiecen a utilizar menos estos sistemas. Cuando utilizamos un dispositivo GPS en exceso, éste se convierte en una herramienta necesaria para llegar a nuestro destino, lo que hace que no nos fijemos en los avisos y elementos que podamos encontrar en la ruta, además de que, en muchos casos, ni siquiera podamos recordar el camino de vuelta sin la ayuda del GPS. Esto hace que cometamos más errores al conducir, a la vez de que nos convertirá en personas menos competentes.

No obstante, antes de achacarles toda la culpa a estos aparatos de navegación, es importante que sepamos qué es un GPS y cómo funciona, de manera que podamos entender cuál es el uso correcto que se le debe dar a estos dispositivos y, si queremos adquirir uno, saber cuál es la mejor marca de GPS para coche.

 

 

¿Qué es y cómo funciona un GPS?

Un GPS, o Sistema de Posicionamiento Global, es un aparato que da la posibilidad tanto de enviar como recibir señales de posicionamiento. Este sistema está formado por exactamente 24 satélites, los cuales constantemente orbitan la tierra a aproximadamente 20.200 kilómetros de altura con referencia a la superficie terrestre.

Dichos satélites se entrelazan y conectan entre sí, formando una estratégica y gigante red de comunicación que le da cobertura al planeta en su totalidad, por lo que en cualquier lugar en donde te encuentres tendrás posibilidad de conocer tu ubicación precisa.

Para su funcionamiento, el GPS utiliza la comunicación bilateral entre los satélites y los dispositivos de geoposicionamiento. Debido a que todos los GPS del mercado funcionan como receptores de la señal, los satélites procederán a enviar varias señales a los dispositivos, los cuales se activan de forma automática, respondiendo y compartiendo tu ubicación geográfica exacta. La ubicación de los dispositivos GPS se realiza de forma fácil y sistemática, ya que están configurados con un sistema de coordenadas, el cual está orientado en grados, minutos y segundos.

 

Ventajas de contar con un GPS

Entre las ventajas más destacables del mejor GPS para coche, podemos señalar que este sistema permite encontrar cualquier aparato GP sobre la tierra, lo que es muy importante en caso de extravío o cuando vas de viaje y desconoces por completo el terreno. Desde el punto de vista de la seguridad, estos dispositivos son altamente prácticos, ya que podrás conocer la ubicación de tu dispositivo con GPS en caso de robo.

Sin embargo, aunque es un dispositivo que brinda varias ventajas importantes, muchos usuarios no conocen bien su funcionamiento y no saben cómo usarlo, además de que su uso en exceso puede ser dañino para nuestro cerebro.

 

 

A lo que no le damos suficiente uso, se atrofia

Con esta premisa, cuando a los usuarios se les indica qué camino deben tomar para llegar a su destino, ya no hay la necesidad de pensar en la ruta correcta, por lo que no guardamos en nuestra memoria dicha ruta y mucho menos prestamos atención a los avisos del entorno. Tomando en cuenta esto, muchos neurocientíficos se están dando cuenta de cómo actúa el cerebro cuando los usuarios reciben una instrucción detallada.

Tras el estudio realizado por un grupo de investigadores en el año 2017 a un grupo de conductores en Londres, quienes realizaron una prueba de simulación virtual de conducción y estuvieron monitoreados para analizar su respuesta cerebral directamente en el hipocampo, los neurocientíficos descubrieron que los sujetos que fueron guiados por un GPS presentaron una actividad cerebral mucho menor que los sujetos que no utilizaron este dispositivo.

Los estudios concluyeron que las personas que se dejan guiar por un sistema de navegación tienden a no utilizar el área del cerebro que se encarga de controlar y orientar la navegación espacial del ser humano, como es el hipocampo, encargado también de la memoria episódica y de mantener nuestros recuerdos de eventos pasados. Por lo tanto, al no ser utilizada, esta área se reduce notablemente.

Por el otro lado, los conductores que utilizan de forma habitual la memoria espacial y la usan con frecuencia para estructurar sus estrategias de navegación presentan con el tiempo un aumento de la materia gris que se encuentra en el hipocampo. Además, hay que considerar que la actividad cerebral va en aumento cuando el número de alternativas que tenemos enfrente crece.

En conclusión, es por este motivo que los ejercicios para mejorar la capacidad de navegación y memoria espacial de los lugares que nos rodean pueden llegar a compensar y ayudar con los trastornos cognitivos que presentamos con la edad, además de las enfermedades neurodegenerativas. Por lo tanto, los investigadores que han estudiado este tema aseguran que apagar el GPS para entrenar nuestra habilidad para navegar sin duda puede brindar grandes ventajas y beneficios cognitivos para nuestra salud en el futuro.