Última actualización: 09.07.20

 

Es común observar vídeos casuales a través de internet, capturados por diferentes tipos de cámaras. Ahora también se utilizan cámaras para coche dotadas con avanzada tecnología para diversos fines. Sin embargo, la divulgación de su contenido no está del todo permitida o debe ajustarse a las leyes que rigen esta actividad.

 

En algunas ocasiones, el comportamiento imprudente de algunos conductores al maniobrar sus coches ha quedado registrado por algunas cámaras presentes en el sitio. También se han visto casos en los que se utilizan los teléfonos móviles para grabar, mientras otros conductores realizan algunas peripecias arriesgadas, con el fin de tomar ventaja y adelantar otros coches sin pensar en las consecuencias. 

Hechos similares se repiten a diario, como sucedió una vez en Murcia, aunque, en esa oportunidad, la grabación fue hecha por el copiloto del vehículo al que intentaban impedir el paso y ha servido a las autoridades para dar con el paradero del apresurado conductor e iniciar el respectivo procedimiento, para establecer su responsabilidad en el hecho que pudo acarrear peores consecuencias.

Es fácil valerse de este tipo de dispositivos móviles que siempre están a la mano para ponerlos a grabar justo en el momento más idóneo, para registrar algún evento que llame la atención, pero así como los teléfonos móviles pueden hacerlo, también hay cámaras especiales puestas en el mercado por distintos fabricantes, que han sido diseñadas con el fin de fijarse en un sitio seguro del coche y grabar de forma continua cuando el vehículo está en marcha. 

Otros modelos, además, se utilizan como un método de seguridad cuando el coche permanece estacionado, para vigilar el entorno, registrar las imágenes y acudir a ellas en caso de robo. 

Este tipo de cámaras ya han ganado cierta popularidad, sobre todo en Rusia, donde algunos conductores han optado por emplearlas en sus vehículos, con la intención de contar con un elemento probatorio en caso de necesitarlo. Algunas incluso han logrado captar el momento exacto en que ocurren accidentes, situaciones asombrosas o maniobras peligrosas y muchas de estas grabaciones se han hecho virales, puesto que quienes las hacen se han encargado de hacerlas públicas por medio de las redes sociales.

No obstante, persiste la duda sobre si este tipo de grabaciones realmente serían de utilidad ante la Ley cuando se pretende usarlas para probar y establecer culpabilidades o responsabilidades durante un eventual accidente de tránsito, donde todos los involucrados hayan quedado registrados a través de la lente de una cámara para coche. De acuerdo a la opinión de algunos expertos, estos registros podrían ser válidos, aunque no en todos los casos, pues hay algunas excepciones en las que este tipo de grabaciones no son admisibles.

Tipos de grabaciones

Según algunos especialistas dedicados a esta materia, existen diferentes tipos de cámaras cuyo objetivo también es distinto, por lo que la validez del vídeo para usarlo como prueba dependería del tipo de grabación y el contenido de la reproducción que algunas cámaras pueden capturar. En consecuencia, la utilización de estos registros para evidenciar la culpabilidad o inocencia durante un accidente depende en gran parte del motivo y la forma en que se planea hacer uso de estas imágenes. Asimismo, hay casos en los que se emplean cámaras de grabación continua o videovigilancia y otros donde se usan cámaras en movimiento. 

 

Videovigilancia

En los casos de las grabaciones que registran las cámaras de videovigilancia, que permanecen encendidas y en grabación continua, mientras el coche está estacionado y el conductor no se encuentra dentro de él, son los organismos de seguridad competentes quienes pueden hacer uso de este tipo de reproducción como medio probatorio, sin requerir el consentimiento de las personas que forman parte de la grabación, mientras este contenido vaya dirigido única y exclusivamente al Defensor del Pueblo, Ministerio o tribunales correspondientes, de acuerdo a la Ley Orgánica que regula el uso de este tipo de cámaras de vídeo por parte de las fuerzas de seguridad. 

En circunstancias en las que un particular requiera utilizar el contenido grabado por su cámara de videovigilancia, este deberá cumplir con los lineamientos establecidos en la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales.

Del mismo modo, hay otras cámaras de vigilancia identificadas como tal por las empresas que las desarrollan, que ofrecen sus servicios de manera privada a personas particulares en caso de requerirlo. Estas, a su vez, ofrecen la garantía para resguardar y defender los derechos de los usuarios, mediante lo que se conoce como ARCO (Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición), por lo que, en caso de requerirlo, deberán contactar a la empresa en cuestión, que es quien dispone de los datos personales de los involucrados. 

Cámaras “On board”

Por otro lado, está otro tipo de equipos recomendados como las mejores cámaras para coche del 2020 (en este enlace encuentras para analizar varios productos), que son fabricadas por distintas marcas y con modelos variados, que han logrado calar entre las preferencias de los usuarios interesados en este tipo de dispositivos, debido a la gran utilidad que ofrecen al desplazarse en coche. 

Se trata de las dashcam o conocidas como “on board” que, a diferencia de las de vigilancia, tienen la capacidad de registrar por medio de sus grabaciones todo el recorrido mientras el coche permanece encendido y en movimiento, por lo que pueden captar un entorno más amplio, a medida que el vehículo avanza. 

El uso del contenido de estas cámaras como argumento probatorio en un caso particular donde ocurra un accidente u otro tipo de eventualidad es más permitido por algunos organismos. Sin embargo, hay casos en los que podría intervenir la Agencia Española de Protección de Datos, si esta considera que se ha violado la privacidad de algunas de las personas que han sido grabadas por estas cámaras, por lo que las imágenes obtenidas a partir de los vídeos no podrán ser mostradas a terceros, ni compartidas a través de internet y redes sociales, menos aun cuando en ellas se aprecien las matrículas de los vehículos involucrados y los rostros de las personas. 

Hay casos, además, en los que las grabaciones de este tipo de cámara para coche son válidas, siempre y cuando el único fin sea utilizarlas como pruebas en juicios ante los tribunales respectivos que así lo permitan pero, para estos casos, será necesario demostrar entonces las razones por las cuales se ha empleado una cámara, es decir, justificar el uso de la cámara, así como su proporcionalidad.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments