Última actualización: 09.07.20

 

En la actualidad, es usual que los usuarios se unan a la tendencia de contar con un novedoso dispositivo de grabación y opten por adquirir una cámara para coche, en especial las dashcam, que se mantienen como unas de las predilectas debido a su coste asequible, funciones y fácil instalación. 

 

Ir en coche mientras se graba el recorrido con el uso de una cámara “on board” o dashcam es una ventaja con la que ahora todos pueden contar y su uso se hace cada vez más popular, por lo que son miles los usuarios que con frecuencia acuden a las diferentes tiendas físicas u “online”, con el fin de revisar las mejores opciones para decidirse por uno de estos equipos.

La oferta de estos innovadores dispositivos dotados con la más avanzada tecnología es bastante extensa y son muchas las marcas que se han dedicado a fabricar este tipo de cámaras, quienes colocan a disposición del mercado diversos modelos aptos para satisfacer las necesidades y gustos de todos los usuarios. 

Entre la gran oferta disponible, se pueden conseguir equipos muy funcionales y de calidad comprobada, cuyo coste ronda los 20 euros en adelante. Este precio, que se considera barato para el tipo de rendimiento que ofrece la cámara, aunado a su utilidad, fácil manejo e instalación sencilla, hace que estos sean algunos de los equipos más buscados y vendidos en la actualidad, por lo que se han convertido en una herramienta casi infaltable para llevar en cada coche.

Uso apropiado

Estos dispositivos no requieren una instalación compleja, por lo que cualquiera que lo desee puede colocar la cámara en el área del salpicadero de manera rápida y sencilla, sin que su uso cause ningún tipo de inconveniente o infrinja la ley, pues en España no es ilegal llevar una cámara para coche, siempre y cuando esté ubicada de modo que no interrumpa la correcta visibilidad del conductor. Tampoco está permitido manipular estos dispositivos mientras se está al volante del coche, así como  usar el teléfono al conducir, ya sea para comunicarse o navegar por medio de él. 

Aunque, por otro lado, hay circunstancias en que el uso del contenido de estas cámaras sí podría restringirse, ya que existe una ley que ampara la identidad de las personas que pudieran verse involucradas en las escenas de estos vídeos, por lo que se consideraría una violación a la privacidad de los datos personales, en caso de que los registros de estas cámaras llegasen a hacerse públicos. Ello es así porque solo las fuerzas de seguridad son quienes tienen el aval de hacer uso de este tipo de material grabado en áreas públicas, para establecer responsabilidades en un posible accidente. 

 

Dónde comprarlas

Existen diferentes sitios web que ofrecen la posibilidad de adquirir productos originales y variados que, además, cuentan con el respaldo de un gran número de usuarios, quienes los recomiendan por la atención inmediata, rapidez en la entrega y garantía de servicio. Entre los más visitados y reconocidos en España, Europa y a nivel mundial se encuentran Amazon y eBay, lugares donde puedes filtrar tu búsqueda de acuerdo a la categoría y características del artículo que deseas comprar. 

Si quieres la mejor cámara para coche de relación calidad precio, allí podrás encontrar numerosas ofertas, desde las más baratas hasta las un poco más costosas, con grabaciones en Full HD y sensor de movimiento o las que se usan como espejo retrovisor. Las hay para todos los gustos y bolsillos, puesto que sus precios suelen oscilar entre 20 y 40 euros. Las más costosas y complejas pueden conseguirse entre 50 y más de 100 euros.

Instalación de las dash cam

Para instalar uno de estos equipos no es necesario ser un experto ni tampoco acudir a un servicio técnico extra, pues la instalación de una cámara para coche se realiza de forma muy simple y de manera similar en la mayoría de modelos de los diferentes fabricantes, aunque no está de más tener a la mano las instrucciones precisas del modelo, en caso de que algo falle. A continuación, conoce la forma más sencilla de instalar una dashcam en solo 4 pasos.

 

  1. Elige el lugar

Escoge el lugar idóneo para colocar la dashcam de acuerdo al uso que esperas darle, pero recuerda que es importante que esta no quede en un sitio donde pueda obstaculizar tu visión. El lugar no necesariamente debe ser un sitio fijo, ya que podrás moverla cuando quieras. Lo que sí debes procurar es que los cables alcancen lo suficiente hasta el sitio a donde la muevas.

 

  1. Coloca el soporte

La mayoría de cámaras para coche de este tipo incluye un soporte con una ventosa para sujetarla al parabrisas o salpicadero. La cámara debe acoplarse de manera adecuada a su respectivo soporte y esto suele hacerse de forma manual sin complicaciones. Une ambas partes y sujétalas bien.

 

  1. Cubre los cables

Este tipo de cámaras se alimentan por medio del mechero del coche, por lo que se debe conectar a esta área. Algunas cámaras pueden conectarse, mientras el cable permanece suelto. No obstante, esto resultaría muy incómodo y no se vería bien, por lo que lo más conveniente sería ingeniárselas y ocultar todo el cableado. 

Por ello, algunas cámaras incorporan un cable un poco más extenso, con el fin de aprovechar las separaciones de plástico que recubren tanto el salpicadero como el techo y las puertas de los coches, así como las alfombrillas, para pasar los cables detrás de estas áreas y mantenerlos en uso de manera discreta.

 

  1. Conecta al mechero

Una vez fijado el sitio donde permanecerá la dashcam y luego de haber colocado los cables para que queden ocultos y no estorben, solo resta completar un sencillo paso para comenzar a usarla. Para terminar la instalación, se requiere conectarla al mechero del coche y para ello solo debes introducir el adaptador del dispositivo en el encendedor de cigarrillos y tratar de que el cable que permanece a la vista no interrumpa el acceso ni el control de la palanca.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments