Cómo elegir un camión usado

Última actualización: 03.03.24

 

Por diversos motivos, numerosos vehículos industriales son puestos en venta cada año, de tal forma que en el mercado es posible encontrar alternativas que aún pueden ofrecer un buen servicio durante muchos años más. No obstante, hay que prestar atención a algunos aspectos antes de elegir.

Los vehículos industriales usados del mercado han sido utilizados normalmente en condiciones duras. Una vez en el mercado, los camiones https://autoline.es/-/camiones–c2 tienen un amplio historial. A pesar de ello, es realista elegir un camión que preste un buen servicio durante varios años. Aquí te contamos cómo elegir un camión y a qué debes prestar atención durante la inspección.

 

Peculiaridades de la elección de un camión

La compra de camiones es bastante diferente del proceso de transacciones con turismos. A la hora de elegir, no sólo se evalúa la relación entre el precio y el estado técnico del vehículo, sino también los costes de explotación, la disponibilidad de reparación, la compra de piezas de recambio, entre otros. En este sentido, es más aconsejable comprar la marca que tenga una red de servicio desarrollada en la región de explotación. Asimismo, hay que tener cuidado con los modelos raros, ya que puede haber dificultades con su mantenimiento y pueden convertirse en un dolor de cabeza cuando requieren algún tipo de reparación.

A la hora de elegir una carretilla, por ejemplo, hay que guiarse por las horas de motor, no por el kilometraje. Las horas-motor indican la vida útil restante del motor, mientras que el kilometraje puede ser una indicación indirecta de la intensidad con que los anteriores propietarios utilizaron el equipo. A igualdad de estado técnico y de recursos de las unidades, no es razonable pagar de más por una máquina con menos kilometraje. 

Ahora bien, al momento de elegir hay un aspecto que nunca debe pasar por alto. Un camión con una clase ecológica inferior a Euro-5 no puede circular en condiciones de ciudad. Por lo tanto, a la hora de elegir un camión, esta cuestión se vuelve crítica en función del lugar de explotación. Esto puede considerarse como una desventaja, ya que limita las opciones, pero no merece la pena perder el tiempo en evaluar un camión que no podrá ser utilizado para el fin que se desea.

Por otro lado, en la selección inicial de los anuncios adecuados no se debe prestar demasiada atención a la apariencia del camión, ya que te podrías perder una muy buena oferta. Los vendedores de camiones no siempre hacen fotos de alta calidad, ni se preocupan por la representatividad de la apariencia. Al mismo tiempo, un camión tan poco atractivo exteriormente puede estar en un estado técnico casi perfecto. Recordemos que se trata de vehículos que generalmente son sometidos a condiciones duras de trabajo y en muchas ocasiones no se considera como una prioridad mantener la estética del vehículo. Sin embargo, también hay situaciones opuestas, cuando el vendedor se toma muy en serio que el coche parezca presentable. No obstante, recordemos que bajo una bonita capa exterior puede esconderse un coche “con historia”, accidentes graves y unidades “muertas” a las que no se les podrá sacar mayor provecho. Lo mejor es que analices en detalle cada opción y no te guíes solo por la apariencia.

A continuación, mencionaremos de forma específica cuáles son los aspectos más importantes a revisar y en qué consisten.

En qué fijarse durante la inspección

Es necesario inspeccionar visualmente el coche. No debe haber abolladuras, ni signos visibles de enderezamiento o pintura, ni rastros de desmontaje en el capó. Las huellas de la reparación del habitáculo pueden notarse si inspeccionas cuidadosamente las soldaduras. No debe haber cables conectados directamente ni torceduras en el bloque de montaje.

Es obligatorio comprobar el número VIN en el bastidor y la placa de identificación de la cabina, en el PTS. Éstos deben coincidir. Además, el número VIN en el bastidor debe ser bien legible y no mostrar ningún signo de alteración.

El motor no debe tener fugas de aceite, ni tampoco se debe emitir humo durante el funcionamiento, respirar cuando el tapón de llenado de aceite está abierto. Por otro lado, la turbina debe ser inspeccionada cuidadosamente. La propia turbina, los tubos y los intercoolers deben estar limpios. Asimismo, las fugas visibles indican que la turbina no funciona correctamente. En lo que respecta al bastidor, este no debe tener ningún daño. También es recomendable verificar los soportes de quinta rueda.

 

Conclusión

Adquirir un camión usado puede ser una gran alternativa para equipar una flota o complementarla sin tener que hacer un desembolso significativo. Sin embargo, no debe ser un proceso que se tome a la ligera. La revisión exhaustiva de las características del vehículo en cuestión será lo que permita evaluar si se trata de una buena inversión o de un potencial problema en un corto o mediano plazo.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS