Última actualización: 09.07.20

 

Si quieres ahorrar dinero en el mantenimiento de tu moto, no tienes más que saber cómo cambiarle el aceite. Una operación sencilla y que no requiere de herramientas complejas. Solo un poco de tiempo y otro poco de maña.

 

Cada vez son más los usuarios que prefieren ejecutar ellos mismos las pequeñas tareas de mantenimiento de su moto. Muchas de estas operaciones son bastante sencillas, así que realmente no hace falta ser mecánico profesional para ejecutarlas. Una de estas operaciones es el cambio de aceite de la moto, que además es una de las operaciones más frecuentes que deberemos ejecutar a lo largo de la vida de la moto. Si quieres sumarte a esta nueva tendencia, no tienes más que echar un vistazo a nuestra guía y saber qué pasos debes dar para proceder.

 

Pasos previos

Antes de meternos en faena, hay un par de cosas que debemos hacer. Una de ellas es tener las herramientas adecuadas para proceder al cambio. Para ello vamos a necesitar de una llave para abrir el tapón del depósito del aceite, una bandeja para verter el aceite viejo, un embudo para introducir el aceite nuevo y, lógicamente, el mejor aceite para moto que encontremos conforme a lo que la moto necesite.

El otro aspecto que conviene hacer es calentar previamente el motor para que el aceite esté más fluido, más líquido, y sea más fácil retirarlo del motor. Es suficiente con tener el motor en funcionamiento unos cinco minutos para llegar a una temperatura adecuada. Solo deberás tener cuidado con el aceite caliente. Por cierto, no se te ocurra encender el motor sin aceite por tal de vaciarlo más, pues así solo lo sobrecalentarás y puedes acabar gripándolo.

 

Accediendo al depósito

Una vez que tenemos todo listo, es el momento de ponernos manos a la obra. El primer paso es localizar el depósito de aceite y acceder al mismo. Dado que cada motor es un mundo, será conveniente que recurras al manual de tu moto, tanto para saber dónde se encuentra como la forma de acceder al mismo.

Dependiendo del diseño de tu moto, es posible que tengas que retirar algunas piezas de la misma, principalmente las del chasis o bien la tapa inferior protectora del cárter. No te olvides de la forma en que vas desmontando piezas, pues el último paso es volver a montar todo tal como estaba.

Vaciado del depósito

Todos los depósitos de aceite para moto, igual que pasa con los de otros vehículos, tienen dos tapones independientes. Uno de ellos se sitúa en la parte superior y sirve para el llenado, mientras que el otro se encuentra en la parte inferior y es a través del que se vacía el aceite.

Para proceder con el vaciado, empezaremos abriendo el tapón de llenado, a fin de romper el vacío y permitir que el aire penetre en el interior del depósito. Este tapón puede abrirse con la mano, así que no necesitarás de un gran esfuerzo para ello. Una vez que el aire penetre y la bandeja para recoger el aceite esté correctamente situada, es el momento de abrir el tapón inferior del vaciado.

Para abrir este vaciado, sí deberemos usar una llave adecuada, pues su nivel de apriete es mucho más fuerte y tiene una forma específica que requiere del uso de una herramienta. También debes tener cuidado si has calentado el motor previamente, pues tanto el tapón como el aceite que se encuentra en su interior estarán calientes. Ve retirando el tapón y dejando que ese aceite salga, comprobando que el mismo cae en la bandeja de vaciado. Espera unos minutos hasta que no caiga más aceite y, con cuidado, inclina ligeramente la moto hacia el lateral donde esté descargando, a fin de dejar caer aún más aceite.

 

Llenado del aceite

Con el depósito de aceite ya vacío del lubricante viejo, es el momento de llenar el mismo. Empezaremos colocando el tapón de vaciado, con la llave correspondiente y apretando bien la misma. Puedes colocar un poco de teflón en la rosca si lo deseas, para una mayor estanqueidad. A continuación, colocaremos el embudo en la entrada de aceite e iremos vertiendo el mismo con cuidado. Es clave que el vertido sea lento, para no exceder la cantidad total de aceite que puede alojar el cárter.

Una vez concluido el proceso, no tenemos más que colocar el tapón de llenado en la parte superior, apretando el mismo con cuidado. Un paso clave para impedir posibles fugas de aceite una vez que la moto empiece a rodar.

Verificando el nivel

Aunque pueda parecerlo, todavía no hemos acabado con el proceso. Antes de volver a montar todo en su lugar, es recomendable que arranquemos la moto, para que el aceite nuevo pueda fluir cómodamente por el interior del motor. Este proceso también nos sirve para que el nivel de aceite presente en la moto se asiente y se distribuya adecuadamente.

Una vez que la moto haya estado en marcha unos minutos, será el momento de ver el nivel de aceite de la misma. Si el nivel está en la marca correcta, no será necesario hacer nada más, mientras que si el nivel está por debajo de lo que sería recomendable, no está de más añadir un poco más de aceite, aunque esperando a que el mismo se enfríe a un nivel aceptable.

 

Pasos finales

Si todo está en orden, solo nos queda volver a montar todas las piezas tal y como estaban antes de empezar con el cambio de aceite. Previamente, conviene coger un trapo o similar que tenga una buena absorción, a fin de limpiar los restos de aceite que hayan podido caer en el motor durante el proceso del cambio.

Una vez limpio el motor, solo nos queda volver a montar las piezas que hayamos tenido que retirar para acceder al depósito de la moto. No te olvides de colocarlo todo correctamente y dejar las piezas bien sujetas, para evitar molestias y vibraciones durante tu rodaje. Y ya que hablamos de cosas que no debes olvidar, también es muy importante que te acuerdes de revisar el nivel de aceite cada ciertos kilómetros, evitando así que la moto se deteriore por falta de aceite.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments