Última actualización: 14.12.19

 

A diferencia de los coches modernos, los clásicos necesitan de una protección especial por la forma en que su motor fue diseñado. Por eso, los aceites modernos no son la mejor solución, sino que es clave recurrir a aceites pensados como hace 30 años.

 

La definición de coche clásico es algo que varía según a quién le preguntemos. Según la administración, un coche clásico es aquel que tiene más de 25 años de antigüedad desde su fecha de matriculación. Para el usuario, el clásico es aquel vehículo que tiene ya bastantes años a sus espaldas y que pertenece a una saga que ha marcado historia en el mercado. En todo caso, este planteamiento da igual a la hora de cuidar de los vehículos más veteranos, que necesitan de productos específicos para mantener el rendimiento de siempre.

Esto nos lleva a tener que buscar neumáticos, filtros o incluso aceites pensados específicamente para este tipo de vehículos. Recordemos que la forma de construcción de estos motores, tanto en lo que se refiere a los materiales como a su diseño, dista mucho de cómo se construyen los vehículos actuales. Así que es posible que usar productos de hoy, como los modernos aceites sintéticos, no es una buena solución. Por mucho que te empeñes en ponerle a un clásico el mejor aceite 5W30 que puedas encontrar, probablemente el resultado no sea satisfactorio.

 

 

Qué aceite de motor utiliza un coche clásico

Cuanto se trata de vehículos clásicos, lo primero que debemos saber es la escala SAE que debemos utilizar. Esta escala es la que marca la temperatura que soporta el aceite sin degradarse, tanto por el lado del frío como por el calor. En el caso de los vehículos clásicos, el aceite más habitual es el 10W40, aunque también son varios los vehículos que incluso requieren de un 20W50, debido a las altas temperaturas de funcionamiento que pueden alcanzar durante la marcha. Todo ello sin olvidar que algunos de estos clásicos incluso están refrigerados por aire y no con líquido, lo que fuerza al aceite a soportar temperaturas aún mayores.

No obstante, este no es el único motivo por el que usar uno de estos aceites. Otra de las razones que justifican el uso de este tipo de aceites es la base de los mismos. Los aceites de esta escala SAE no tienen la base sintética que tienen los aceites modernos. Una base que contiene todo tipo de elementos adecuados para cuidar bien de los motores modernos, pero no tanto de los motores más antiguos. Algo que incluso puede ser un problema, dado que los aceites de hace 25 o 30 años no tenían propiedades detergentes o de limpieza del motor, tal como tienen los aceites actuales. Esto provoca que si usamos un aceite moderno en un vehículo clásico este pueda desprender depósitos de suciedad que acaben por circular por todo el motor sin quemarse, causando considerables problemas en todas las piezas del mismo.

En paralelo, estos ingredientes modernos del aceite también pueden ser agresivos para algunas piezas del motor. Entre otras piezas, los aceites actuales y con composición moderna pueden dañar los cojinetes del motor pero también la zona de los pistones, los cilindros y el resto de elementos que forman parte del sistema de combustión. Un problema grave, considerando además que estos motores ya cuentan de por sí con un cierto deterioro, derivado del amplio kilometraje que suelen tener.

 

Aceites específicos, la mejor solución

Dado que el uso de un aceite moderno es un problema considerable para un vehículo clásico, lo cierto es que los fabricantes se han tomado las molestias necesarias como para que nosotros no tengamos que hacerlo por ellos. La prueba la tenemos en la línea de productos que todas las empresas que elaboran lubricantes han diseñado específicamente para este tipo de vehículos.

Dentro de esta gama, nos encontramos con productos de escala SAE 10W40 y 20W50, principalmente, de carácter multigrado y generalmente con base mineral. Una mezcla y una formulación que protege adecuadamente todos los elementos del motor y mejora su rendimiento. Además, son aceites que, dentro de la durabilidad ajustada de los aceites minerales, ofrecen rendimientos adecuados en lo que a kilometraje se refiere. 

Pero seguramente lo más importante de estos aceites específicos es que los mismos cuentan con los aditivos y las fórmulas que se empleaban hace 25 o 30 años, sin ningún aditivo moderno que pueda causar problemas. Todo ello en productos cuyo precio es tan ajustado como el de un aceite actual, con precios que rondan los 10 euros por litro, haciendo así accesible darle a nuestro coche clásico el cuidado que se merece.

 

 

Cómo cambiar el aceite a un coche clásico

Cerramos este artículo con un recordatorio para los usuarios más manitas, esos que siempre quieren hacerlo todo. Estos usuarios seguramente querrán saber si el cambio de aceite de un coche clásico es un proceso complicado o si es igual de sencillo que el cambio de un vehículo moderno.

Por suerte, el proceso es igual de sencillo de lo que sería cambiar el aceite en un vehículo convencional. En prácticamente todos los vehículos tenemos la posibilidad de hacer el cambio por abajo, a través del tapón del cárter, o bien a través de la varilla de comprobación del aceite, siempre que la misma tenga la medida adecuada como para meter la manguera de extracción de aceite.

El único problema que podemos encontrarnos a la hora de hacer estos cambios es localizar ese tapón de cárter o el filtro de aceite. En algunos modelos compactos, tales como el 600 o los Mini, el tamaño reducido del motor también es un hándicap a la hora de trabajar. De todos modos, es muy fácil encontrar hoy día guías en la red, tanto en lo que se refiere a manuales de mantenimiento como a vídeos del proceso, con los que resulta fácil localizar los diferentes elementos necesarios para realizar el cambio de aceite con éxito.