Última actualización: 16.11.19

 

La temporada de vacaciones es la época del año en la que todos queremos salir de viaje en familia con nuestros vehículos, lo que supone un gasto importante en combustible; especialmente si llevamos una carga extra de equipaje fuera del coche. Por esto, debemos considerar algunas medidas para evitar un consumo más allá de lo necesario.

 

Se ha estimado que el consumo de combustible al año por conductor, es aproximadamente de 600 euros, cifra que no es nada despreciable; por lo que vale la pena analizar algunos factores que incrementan el consumo. En este sentido, debemos tener presente que tanto la manera de conducir como el estado del coche en general, son aspectos determinantes que podrían ayudarnos a ahorrar combustible cada año.

 

Algunos consejos valiosos para mejorar la conducción

Una conducción eficiente no solo nos ayuda a consumir menos combustible, también ayuda a reducir en gran parte la contaminación ambiental y a disminuir los riesgos de accidentes en carretera. Por esto, es fundamental poner en práctica algunas pautas para mejorar la conducción.

Ante todo, si tienes un coche con motor de gasolina, debes iniciar el desplazamiento inmediatamente después del arranque; si por el contrario es diésel, debes esperar unos segundos para iniciar la marcha. También es aconsejable que elijas la marcha de una manera adecuada, según la velocidad; ya que con esto estarás ahorrando hasta un 15% de combustible, lo que representa hasta 250 euros por 20.000 km recorridos.

En este sentido, la primera marcha solo debes utilizarla al momento de iniciar el desplazamiento, cambiando a segunda lo más pronto posible; la tercera marcha debes ponerla al superar los 30 km/h y al llegar a una velocidad de 40 km/h, poner la cuarta. La quinta marcha debe usarse cuando sobrepasas los 50 km/h y la sexta debe ponerse cuando el vehículo ha alcanzado los 80 km/h.

Desacelerar es tan importante como acelerar, por lo que debes hacerlo progresivamente. Para ello, comienza levantado el pie del acelerador y deja que el coche se desplace con la marcha que lleves para el momento. Pisa el freno suavemente y reduce la marcha, cuanto más tarde en hacer el cambio mejor.

Así mismo, debes conservar un espacio prudente con el coche que va adelante (uno o dos vehículos), a fin de anticipar cualquier movimiento del otro conductor. La idea es mantener un ritmo constante, evitar aceleraciones, frenazos bruscos y cambios de marcha que no son necesarios. De igual modo, es conveniente mantener esta distancia cuando se quiere visualizar a tiempo algún obstáculo en la vía o algún reductor de velocidad. En estos casos, solo deberás levantar el pie del acelerador y maniobrar con prudencia.

 

 

Otra opción válida para ahorrar combustible mientras conduces, es detener el coche sin que hayas reducido la marcha; así mismo, dejar de acelerar cuando se ha seleccionado una marcha, siempre y cuando las revoluciones se mantengan por encima del ralentí. Además, si detienes el auto por más de 60 segundos, lo mejor es que apagues el motor.

Cabe recordar, que al viajar con las ventanillas abiertas a 100 km/h equivale a un aumento de hasta un 10% de consumo de combustible; igualmente sucede si encendemos la calefacción o el aire acondicionado (en este caso el aumento es del 25%). Aunque lograr la temperatura ideal para el viaje no es un asunto sencillo, debemos estar conscientes que el confort no será gratuito.

Por otro lado, debes vigilar la carga que transportas; ya que se ha demostrado que al viajar con equipaje extra fuera del vehículo, se dispara el consumo de combustible hasta en un 39%, aunque tengas instalada la mejor baca para coche (si pulsas aquí, encuentras varios productos para elegir). Esto sucede especialmente cuando el vehículo alcanza una velocidad mayor a los 120 km/h. Además, debes tener presente que por cada 100 kg adicionales de peso, aumenta un 5% el consumo del carburante.

Aunado a esto, no debes dejar de lado la aerodinámica; por lo que es conveniente evitar en la medida de lo posible, transportar objetos voluminosos en el exterior del coche, ya que estos aumentan la resistencia del aire y por ende, el consumo de combustible.

 

Revisa el funcionamiento del coche antes de viajar

El estado en el que se encuentre el vehículo, es determinante para establecer el consumo de carburante. Por esto, es recomendable revisar la presión de los neumáticos antes de viajar; si te desplazas con una presión inferior a la indicada por los fabricantes, el gasto aumenta en un 3%. También debes usar el tipo adecuado de aceite para tu coche, ya que una mala elección podría incrementar un 3% el consumo.

De la misma manera, debes revisar los controles electrónicos y el nivel del agua y del aceite, ya estos aspectos influyen notablemente en el consumo y funcionamiento del motor. Por esto, el aceite debe estar limpio, al igual que el filtro del aire; además, las bujías deben estar con el electrodo en perfecto estado y los inyectores libres de cualquier obstrucción.

 

 

Bacas o cofres porta equipajes y su relación en el consumo de combustible

La necesidad de espacio en nuestro coche es siempre algo que no necesariamente tiene que ver con el tamaño del mismo, pues si tenemos un vehículo grande, la familia también lo es y si se trata de un auto pequeño, resulta que no es lo suficientemente espacioso para transportar todo lo que se necesita llevar.

Si de vacaciones se trata, el maletero nunca será suficiente y más aún cuando las maletas se multiplican. Así mismo, si vamos al parque lo primero que quieren los niños es llevar su bici y si queremos darnos una escapada a la playa, vamos a necesitar las tablas de surf. Por esto, siempre hay una gran variedad de cosas que debemos transportar fuera del coche y para ello están las bacas para coches.

Debemos recordar que a mayor peso mayor será el consumo y al montar una baca cargada con equipaje, o con cualquier otro objeto, estamos propiciando que el vehículo necesite de mayor esfuerzo a la hora del arranque y del desplazamiento; tanto por el peso que se añade como por la resistencia al viento.

Según lo ha indicado el Organismo dependiente del Ministerio de Energía, IDAE, la baca para coche o el cofre portaequipaje generan un consumo extra de combustible, aunque se encuentren vacíos. En este sentido, el hecho de llevar la baca incrementa el consumo en un 7,5% y si se trata del cofre, el aumento puede llegar a un 16%. Por esto, si durante el resto del año no estás utilizando estos accesorios, lo mejor es desmontarlos y así ahorrar combustible.